INTERNACIONAL
01/06/2019 09:27 CEST

Matteo Salvini, el héroe de la extrema derecha en Europa

Su éxito en las elecciones europeas podría llevarle a romper la coalición de Gobierno en Italia y a convocar unas elecciones en las que la ultraderecha partiría como favorita.

Emanuele Cremaschi/Getty Images
Salvini deposita su voto en las urnas en las elecciones europeas del 26 de mayo.

De pie ante una estantería adornada con una foto del presidente ruso Vladimir Putin y una gorra con el lema de Trump Make America Great Again (Hagamos a América grande de nuevo), Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia, posó este domingo con un cartel que decía: “Primer partido de Italia. Gracias”. Liga Norte, el partido de Salvini, ha recibido el 34% de los votos de su país en las elecciones europeas, convirtiéndose por primera vez en su historia en el partido más votado y dándole a la extrema derecha aún más poder.

Por toda la UE, los partidos tradicionales de centro-izquierda y centro-derecha han sufrido una pérdida de poder, mientras que los partidos verdes de izquierda y los partidos antiinmigrantes de extrema derecha han florecido. Pocos políticos han sacado más provecho de esta fractura que Salvini, un político de 46 años cuyo partido es tan fuerte actualmente que podría romper la coalición de Gobierno con el M5S (Movimiento 5 Estrellas) y precipitar unas nuevas elecciones generales.

 

Los populistas de extrema derecha históricamente tienden a permanecer en la oposición, creciendo desde el margen o desplomándose en cuanto llegan al poder y no logran cumplir sus promesas. Sin embargo, Salvini y su Liga Norte llevan más de un año en el Gobierno y no han hecho más que aumentar su popularidad, eclipsando al otro partido antisistema, el M5S, y convirtiéndose así en la fuerza dominante de la coalición.

A medida que ha crecido la influencia de Salvini, se ha consolidado como el centro del poder de la extrema derecha europea. Tras conocer los resultados electorales, afirmó que estaba trabajando para formar una alianza de partidos de extrema derecha en la que entrarían líderes internacionales como la francesa Marine Le Pen, el húngaro Viktor Orbán y el británico Nigel Farage, defensor del Brexit duro.

“Esto parte desde Italia. Este sueño, este proyecto, esta visión, este futuro, todo parte desde Milán y Roma”, comentó Salvini a The New York Times el mes pasado sobre su plan de formar una alianza internacional.

En plena forma y preparados para ganar las elecciones europeas el próximo 26 de mayo con Matteo Salvini.

No está claro si se llegará a materializar del todo esta coalición, dados los distintos objetivos de cada partido nacionalista y sus dificultades para trabajar juntos. Hasta entonces, Salvini se ha convertido en la figura más prominente de la extrema derecha y se ha posicionado a sí mismo como la alternativa a la visión europeísta del presidente francés Emmanuel Macron.

El auge de Salvini ha coincidido con una ola de crímenes de odio contra inmigrantes y de apoyo a símbolos fascistas en Italia. Sin embargo, Salvini ha defendido a sus seguidores de extrema derecha contra las acusaciones de extremismo y ha jugado a su antojo con tabúes sociales de la historia fascista del país. Tuiteó una cita del dictador Benito Mussolini en la fecha del cumpleaños del líder fascista el pasado mes de julio y dio un discurso a comienzos de mayo desde el balcón que utilizó en una ocasión Mussolini. En abril, Salvini no asistió al acto de conmemoración de la liberación de Italia del fascismo en 1945. Ha expresado su apoyo a las autoridades que desalojaron campamentos de romaníes y lanzó duras críticas contra el multimillonario George Soros, un objetivo frecuente de los ataques de los conspiranoicos de extrema derecha.

“En esta plaza no hay extremistas. No hay racistas. No hay fascistas”, dijo ante una muchedumbre de seguidores mientras se le acercaban los manifestantes.

ASSOCIATED PRESS
Matteo Salvini, junto con otros líderes de partidos nacionalistas de Europa, organizó una manifestación en Milán el 18 de mayo de 2019 con vistas a las elecciones europeas.

Aunque el discurso de Salvini es sorpendentemente similar al de otros líderes de extrema derecha, ha sido mucho más efectivo a la hora de transmitirlo. Se ha apoyado en un aparato mediático en las redes sociales que rivaliza con el de Donald Trump. Una vez en el poder, ha seguido fiel a su discurso y ha mantenido un control férreo sobre su partido para que todos defiendan el mismo mensaje. Así como otros populistas de extrema derecha han intentado abarcar problemas que escapaban a sus conocimientos, Salvini ha centrado su partido en oponerse a la inmigración, en exigir concesiones a la UE y en atacar al Islam. Nunca ha dejado de hacer campaña y se ha anotado grandes victorias simbólicas en materia de inmigración como prueba de su éxito pese a ignorar por completo otros problemas del país.

“En Italia ha logrado convertirse en el rostro de una política de inmigración estricta y ha cosechado sus recompensas”, explica Duncan McDonnell, profesor de la Universidad Griffith de Australia y experto en la extrema derecha europea.

“La persona más importante de Europa” (según Orbán)

El protagonismo de Salvini lo ha convertido en una figura atractiva a ojos de otros políticos de extrema derecha de toda Europa, que han hecho fila para visitarlo y lo han puesto al frente de su nuevo intento de formar una contradictoria alianza internacional de nacionalistas. Orbán, el primer ministro húngaro, cuyo fortalecimiento en el poder y progresiva erosión de la democracia han servido de modelo para los populistas de extrema derecha, elogió a Salvini al considerarlo “la persona más importante de Europa en la actualidad”.

La popularidad nacional de Salvini, junto con el hecho de que Italia es la tercera mayor economía de la zona euro y un país situado en la primera línea de migración hacia Europa, le ha granjeado un poder considerable en la UE. También llega con menos bagaje que otras figuras de la extrema derecha, como es el caso de Le Pen u Orbán.

Hay que esperar para ver si Salvini es realmente el nuevo líder de la extrema derecha europea o si solo es una cara bonita y amable para esta nueva fase.Duncan McDonnell
 

“Muchos países, especialmente los nórdicos, ven a Le Pen como hija de un antisemita y representante de una extrema derecha muy radical. Hay que esperar para ver si Matteo Salvini es realmente el nuevo líder de la extrema derecha europea o si solo es una cara bonita y amable para esta nueva fase”, sostiene McDonnell.

ASSOCIATED PRESS

No obstante, en Italia Salvini puede convertirse en el próximo líder. Aunque el partido que ganó las elecciones generales el año pasado fue el M5S, su apoyo se ha disipado y ha estado constantemente enfrentado a la Liga Norte. Otros partidos de la oposición siguen sufriendo los catastróficos resultados electorales del año pasado o un liderazgo cada vez más débil, como sucede con el ex primer ministro Silvio Berlusconi y su partido de derechas Forza Italia. La creciente popularidad de la Liga Norte y su éxito en las elecciones europeas podría llevar a Salvini a iniciar la ruptura de la coalición, lo que obligaría a los italianos a volver a las urnas para unas elecciones anticipadas en las que la extrema derecha partiría como favorita.

Si Italia acaba votando de nuevo, quizás Salvini y su partido tengan que devanarse los sesos para encontrar el modo de lidiar con los innumerables problemas que sufre el país.

“Salvini ni siquiera roza los temas económicos. Habla de inmigración. Habla de Europa. Habla de asuntos candentes. La pregunta es: ¿cuánto tiempo puede resistir así?”, plantea McDonnell. 

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Los candidatos a las elecciones europeas en España See Gallery

PULEVA PARA EL HUFFPOST