POLÍTICA
10/02/2020 19:25 CET

Las elecciones gallegas cogen a la órbita de En Marea, Cs y Vox sin candidato

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reunirá este martes a la Ejecutiva del PP para cerrar el nombre del cabeza de lista.

EFE
El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

La convocatoria electoral en Galicia para el próximo 5 de abril pilla sin candidato a la órbita de En Marea —el denominado espacio rupturista—, a Ciudadanos y a Vox. También al propio PPdeG, a falta de que el presidente, Alberto Núñez Feijóo, confirme su candidatura a la reelección.

Los estatutos de los populares gallegos, cuya junta directiva se reunirá para abordar el nombre del cabeza de lista este martes a las 12:30 horas, señalan que el presidente del partido es el candidato a la Presidencia de la Xunta.

El PSdeG, con Gonzalo Caballero llamado a liderar una alternativa en caso de que el PPdeG no consiga la mayoría absoluta ni tenga con quien pactar, hace tiempo que zanjó esta cuestión con críticas por su rapidez para presentar un cabeza de cartel.

Los nacionalistas gallegos del BNG, otra de las fuerzas que previsiblemente,  será necesaria para articular una coalición alternativa al PPdeG, también ha cerrado el candidato que ocupará el número uno. Será Ana Pontón, como en 2016.

Las dudas en la órbita de En Marea

Es en el denominado espacio rupturista donde más dudas hay, ya que las formaciones que en 2016 consiguieron ser segunda fuerza en el Parlamento, con 14 diputados, bajo el paraguas de En Marea, se hallan debaten cómo concurrir a los comicios.

En Marea, que se ha quedado con la marca y agrupa a algunas de las denominadas mareas municipalistas, ha quedado relegada a un papel menor tras los comicios generales de abril, con apenas un 1% de los votos, y decidió no presentarse en noviembre.

En el Parlamento autonómico se ha roto el grupo parlamentario, de modo que hay 9 diputados por una parte y 5 por otra. Podemos y Esquerda Unida, al igual que en el conjunto del Estado, pretenden ir unidos y negocian, de momento, con fuerzas como Anova y también con integrantes de otras mareas municipalistas. Eso sí, las más fuertes; las que en las municipales de 2015 llegaron al poder en A Coruña, Santiago y Ferrol, aunque en 2019 fueron desalojadas del poder por gobiernos en minoría del PSdeG.

Los naranjas sin cabeza de lista

Ciudadanos, sin representación autonómica ni diputados en el Congreso por Galicia, y apenas dos docenas de concejales en toda la comunidad, tampoco tiene candidato a la espera de que el portazo de Núñez Feijóo a la fórmula Mejor Unidos se levante. Tampoco tiene candidato Vox, si bien su situación es aun peor que la de Ciudadanos, sin representación.

Atendiendo a los resultados de las cuatro elecciones realizadas en Galicia en 2020 -las generales de abril y noviembre y las municipales y europeas de mayo- la abstención y la división de voto tradicional del PP, con opciones como Ciudadanos y Vox, serán dos elementos a tener en cuenta para las aspiraciones de la formación de Núñez Feijóo para seguir en el Gobierno gallego.

Ciudadanos se hundió en Galicia al igual que en el conjunto de España en los comicios de noviembre y perdió a sus dos únicas diputadas, logradas siete meses antes, mientras que su representación es inexistente en el Parlamento autonómico y testimonial en los ayuntamientos.

Vox, en cambio, logró subir casi 30.000 votos y superó las 100.000 papeletas, si bien tampoco tiene presencia en la Cámara gallega ni en los ayuntamientos.

En las generales de abril el PSdeG, encabezado por Gonzalo Caballero, que ya es el candidato a las elecciones gallegas consiguió por primera vez ser la primera fuerza en Galicia, por delante del PP; lo que repitió un mes después en las elecciones europeas.

En cambio, en las elecciones municipales de este mismo día de mayo fue el PP la primera fuerza en Galicia, con un empate técnico con el PSdeG en cuanto a número de votos; una situación muy similar -menos de un punto y 10.000 votos de ventaja- a la que se produjo en las generales de noviembre.

Los socialistas confían en mantener y superar esta barrera del medio millón de votos -inédita desde marzo de 2009 y que no llegó para mantener la Xunta- y en que las diferentes formaciones como Podemos, Esquerda Unida y Anova, además de En Marea, se presenten finalmente como se presenten, así como el BNG puedan aportar los diputados necesarios hasta sumar 38 actas.

Precisamente la forma en que las diferentes fuerzas del autodenominado espacio rupturista se presenten y con qué candidatos es otra de las incógnitas que los gallegos verán despejada en los próximos meses, ahora en semanas

Photo gallery La lluvia se ceba con Galicia See Gallery

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST