TENDENCIAS
16/07/2019 13:59 CEST | Actualizado 16/07/2019 14:04 CEST

Las nuevas cifras sobre el VIH/Sida son esperanzadoras, pero aún queda mucho por mejorar

El informe de ONUSIDA presentado muestra cómo ha evolucionado la situación en los últimos años.

Getty

El número de muertes relacionadas con el sida cayó en 2018 a 770.000, un tercio menos que en 2010, según los datos del informe presentado este martes en Sudáfrica por ONUSIDA.

Sin embargo, no todo son buenas noticias y Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado de que el importante descenso que se venía produciendo en el número de muertes desde 2005 se ha estancado en los últimos cinco años.

Las muertes relacionadas con esta enfermedad se han reducido en solo 30.000 en 2018, frente a las 40.000 que se redujeron en 2017 con respecto a 2016, señala MSF.

Estas son las cifras que arroja la actualización anual del informe de ONUSIDA:

Personas que viven con VIH

En 2018 había 37,9 millones de personas en todo el mundo que padecían VIH frente a los 36,9 millones de 2017. Del total, 36,2 millones eran adultos y 1,7 eran menores de 15 años.

Nuevos contagios

1,7 millones de personas contrajeron la enfermedad en 2018 (frente al 1,8 el año anterior). El informe de ONUSIDA señala que cada día se producen alrededor de 5.000 nuevas infecciones por VIH, de las cuales el 61% son en África subsahariana. Unos 500 nuevos contagios se producen en menores de 15 años y 4.400 en adultos.

El 47% de los nuevos infectados son mujeres y el 32% jóvenes de 15 a 24 años.

El 95% de las nuevas infecciones en Europa oriental, Asia central, Oriente Medio, África oriental y septentrional se produjeron en consumidores de drogas, hombres que practican sexo con otros hombres, transexuales, presos y trabajadoras sexuales.

No obstante, y pese a estas cifras, el organismo recuerda que se ha reducido un 16% el número de nuevas infecciones respecto a 2010, gracias a los avances alcanzados en Sudáfrica. Aunque no hay olvidar que todavía queda “mucho camino por recorrer” en África oriental y meridional, y su vez, se muestra “preocupado” por los casos de nuevos contagios en Europa oriental y Asia central (29%), Oriente medio y norte de África (10%) y América Latina (7%).

Muertes relacionadas con el virus del VIH/Sida 

En 2018 se produjeron 770.000 muertes relacionadas con el virus, un año antes se habían producido casi 1 millón en 2017 en todo el mundo. 670.000 eran adultos y 100.000, jóvenes.

Con respecto a esta cifra y a pesar de que el total ha descendido considerablemente desde 2005, MSF señala que este descenso se ha estancado desde en los últimos cinco años.

Objetivos

Los estados miembros de la ONU acordaron en 2018 el objetivo 90-90-90 de ONUSIDA, cuyo propósito es que el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado, el 90% de los que son VIH positivos reciban tratamiento con antirretrovirales y el 90% de las personas en tratamiento tengan una carga viral indetectable.

A principios de este año, MSF y el Departamento de Salud de Sudáfrica comprobaron en Eshowe, Sudáfrica, que es posible alcanzar el objetivo 90-90-90 y reducir la incidencia , con servicios comunitarios intensivos vinculados a la atención primaria y apoyados por formación, tutorías y monitoreo.

Menos de 500.000 muertes al año en 2020

MSF recuerda que en 2016, los Estados miembros de la ONU aprobaron la meta de reducir las muertes relacionadas con el sida en un 50% para 2020. “Es decir, a menos de 500.000 por año. A seis meses después de este plazo, estamos lejos de alcanzar este objetivo”, recuerda la organización.

MSF apunta que el uso a tiempo de herramientas de diagnóstico y de medicamentos eficaces para tratar el VIH/sida podría prevenir la mayoría de las muertes, pero el descenso del número anual de muertes relacionadas con el sida se ha estancado desde hace cinco años.

Por su parte, ONUSIDA critica que se haya disminuido en unos 880 millones de euros (1.000 millones de dólares) la financiación para luchar contra el VIH, situándose en 2018 en 16.000 millones de euros (19.000 millones de dólares). “Los donantes han desembolsado menos y las inversiones nacionales no han crecido lo suficientemente rápido como para compensar la inflación. Por ello, instamos a nuestros socios a intensificar las acciones y aumentar la financiación”, asegura el organismo.