NOTICIAS
20/07/2020 11:47 CEST

Las vacunas necesarias para tus hijos que aún no conoces

Hacen que el cuerpo pueda defenderse de virus y bacterias

HuffPost Spain

Las vacunas son necesarias en algunas etapas de la vida. Consisten en productos biológicos que previenen enfermedades infecciosas que puedan dar se con el tiempo. Se realiza mediante la activación del sistema inmunitario y que se desarrollen anticuerpos que puedan combatir las enfermedades. Las vacunas en la edad temprana de los hijos son fundamentales, si necesitas más información en Savia encontrarás todo lo necesario. En este post os contamos las vacunas necesarias para vuestros hijos que aún no conocéis.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas hacen que el cuerpo pueda defenderse de virus y bacterias. Cuando las vacunas se ponen se inocula una cantidad pequeña del agente que produce la infección. En ese momento los anticuerpos neutralizan los agentes causantes de la enfermedad y evitan que la misma pueda desarrollarse. Las vacunas hacen que se produzca inmunidad frente a microorganismos.
Las vacunas se suelen poner en los primeros meses de vida, cuando el sistema inmunitario del bebé puede recibir más vacunas a la vez y el bebé puede reaccionar inmunológicamente.


Entre los tipos de vacunas que hay para ponerle a tus hijos están:
- Vacunas de microorganismos inactivos: En esta vacuna se inocula una parte del virus.
- Vacunas de virus atenuados: El virus está debilitado por lo que no causa enfermedad, pero si generan inmunidad.
- Vacunas toxoides: En este tipo de vacunas se usa la toxina que causa el virus y no a la infección en sí. 
- Vacunas biosintéticas: Se inoculan sustancias artificiales similares de los agentes infecciosos. 


Por tramos de edad, las vacunas han de ponerse a los hijos en las siguientes edades:
1. Recién nacido: La de hepatitis B.
2. A los dos meses: Rotavirus, difteria, tétanos, tosferina, meningitis y neumococo.
3. A los 6 meses: La vacuna de la gripe.
4. Entre los 9 y los 12 meses: Es recomendable la vacuna de la fiebre amarilla.
5. Entre los 12 y los 18 meses: Se pone dosis de recuerdo de las vacunas anteriores y, además, la vacuna de la varicela, hepatitis A y sarampión, paperas y rubéola.
6. Entre los 4 y los 6 años: Es fundamental repetir las vacunas del tétanos y tosferina. Además la vacuna de la polio, varicela y sarampión.
7. A los 9 años: Se recomienda vacunar a los hijos contra el papiloma humano.

En definitiva, criar a un hijo supone hacer lo necesario para que crezca sano y sin complicaciones en su salud. Se prepara el cuerpo para posibles complicaciones posteriores, liberándose de virus. Las vacunas son la opción más segura y con la eficacia comprobada científicamente.

Los científicos y profesionales médicos evalúan toda la información disponible acerca de cada vacuna, de sus efecto y de los síntomas que puede ocasionar, actualizándose los componentes de las mismas. Lo bueno es saber que casi todos los niños pueden vacunarse de forma segura teniendo cierto cuidado en los casos en los que los niños cuentan con alergias de algún tipo o que su sistema inmunitario se vea debilitado debido a algún tratamiento por causa de una enfermedad.