POLÍTICA
19/05/2021 09:21 CEST | Actualizado 19/05/2021 10:41 CEST

Laya, sobre la asistencia al líder del Polisario: "Nunca lo vimos como una agresión"

La ministra de Asuntos Exteriores indica que hay un compromiso humanitario con Brahim Ghali, pero "tendrá que responder ante la Justicia".

Juan Medina / GTRES
La ministra de Exteriores, Arancha González Laya

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha analizado la situación diplomática entre España y Marruecos, 24 horas después del estallido de la crisis social por la llegada masiva de 8.000 migrantes a Ceuta. En una entrevista en RNE, Laya ha hecho una defensa de las relaciones entre ambos países y la necesidad de mirar al futuro para reconducir la situación. Además, ha abordado el que se ha comprendido como la clave del conflicto, la situación del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, que se encuentra en un hospital en Logroño.

González Laya ha hablado abiertamente sobre la presencia del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática indicando que “España tiene un compromiso con el señor Ghali, que es darle una asistencia humanitaria para su recuperación, ni más ni menos”. Y, cuestionada sobre si el líder del Frente Polisario debería tener que atender la citación judicial de la Audiencia Nacional, ha dicho que “tendrá que responder ante la Justicia como cualquier otro ciudadano”. En este sentido, el magistrado Santiago Pedraz reabrió este martes un segundo procedimiento contra él.

Un gesto “humanitario”

Laya ha explicado que la decisión de asistir a Brahim Ghali es “un gesto que era y es humanitario, hacia una persona que está gravemente enferma. Nosotros nunca le dimos un carácter de agresión y no vamos a entrar en un ejercicio de escalada”. También ha rechazado cualquier posible aumento de las tensiones en el conflicto, puntualizando que “vamos a ser firmes en la defensa de la integridad territorial”.

Además, ha recordado que el Gobierno ya había dado explicaciones sobre la presencia del máximo dirigente del Polisario y que “España es un país que tiene una tradición humanitaria y tiene que poder ejercer su función, respetando a sus vecinos, nunca buscando una agresión”. No obstante, ha señalado que el conflicto del Sáhara debe ser resuelto en el seno de las Naciones Unidas por medio de la “negociación política” y que no variará la postura española sobre este conflicto. Así, ha dejado claro sobre el origen del conflicto que “hay un rechazo a un gesto humanitario de nuestro país que crea una crisis migratoria”.

Mirar al futuro significa que los que hayan entrado de forma irregular sean devueltosArancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores

La representante del Gobierno se ha referido también a la reunión mantenida con la embajadora marroquí, a la que le ha transmitido la necesidad de mirar al futuro para que no vuelvan a ocurrir incidentes similares como los de Ceuta, dejando claro que “mirar al futuro significa que los que hayan entrado de forma irregular sean devueltos”. González Laya ha desvelado que las líneas de comunicación con Rabat continúan abiertas “por distintos canales”, en referencia a la llamada a consultas de la embajadora española en Marruecos.

Ante la cuestión de si el Consejo de Ministros debería haber anulado ayer una partida económica millonaria a Marruecos, destinada a las tareas de control de la inmigración irregular, la ministra de Asuntos Exteriores ha defendido la decisión de mantenerla. “No se debería haber anulado, la postura española no es debilitar ni romper nuestras relaciones con Marruecos, es nuestro vecino y un socio especial para España”, ha reafirmado Arancha González Laya.

La posición de Estados Unidos

González Laya ha abordado el espaldarazo diplomático de Estados Unidos a Marruecos. Sobre esta postura ha afirmado que el Gobierno no va a juzgar la posición de un aliado tan cercano y ha vuelto a esgrimir la necesidad del “respeto de la legalidad internacional”, puesto que “hay resoluciones en las que se ha marcado el camino para resolver este contencioso [sobre el Sáhara Occidental]”.

La ministra ha reconocido que no le sorprendió el posicionamiento estadounidense, cuestión que enmarcó en el recrudecimiento del conflicto árabe-israelí, puesto que Marruecos juega un papel esencial en este tras el acercamiento de su Ejecutivo y el de Israel, fruto de la mediación de la Administración Trump. “Es lógico que hablen”, ha reiterado Laya señalando el contexto de los bombardeos y lanzamientos de misiles.

Photo gallery Al menos 8.000 migrantes llegan a Ceuta en una jornada histórica de migración See Gallery

NUEVOS TIEMPOS