NOTICIAS
25/06/2019 13:00 CEST

Le piden 26 años por asestar 68 puñaladas porque no le dejaban dormir

En Alicante.

EFE

La Fiscalía pide 26 años y medio de cárcel para un hombre acusado de asestar 68 puñaladas en un ascensor de un edificio de Alicante a la hija de una vecina anciana porque ésta última “no le dejaba dormir”.

El supuesto asesino, el alicantino Raúl M.T., de 43 años, será juzgado a partir de este miércoles por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Alicante como supuesto autor de un delito de asesinato.

Los hechos tuvieron lugar a las 15 horas del 28 de marzo de 2018 en un edificio situado en la avenida Doctor Jiménez Díaz de Alicante cuando la víctima, de nombre África y de 58 años, se disponía a salir del ascensor para acceder a su vivienda junto a su madre, María del Pilar, de 92.

En ese momento, el procesado la cogió por el cuello, la derribó y le asestó hasta 68 puñaladas en la cara, cuello, pecho, tronco y brazos con la navaja que portaba, con una hoja de 10 centímetros de longitud.

Según la fiscalía, el acusado actuó sin que la agredida pudiese defenderse y la dejó postrada sobre un charco de sangre, todavía con vida, mientras le decía a su madre, María del Pilar, que a ella no le iba a hacer nada “porque era muy mayor”.

No obstante, sí le dijo que se iba a “acordar de él por no dejarle dormir” y, al mismo tiempo, alardeaba de su determinación sosteniendo que era “valiente” y que iba a esperar a la Policía.

Los agentes y una ambulancia se personaron en el lugar para atender a la víctima y trasladarla al hospital, donde falleció poco después como consecuencia de las heridas.

La Fiscalía pide para el acusado de asesinato una pena de 25 años de prisión y otro año y medio de cárcel por amenazas, así como que indemnice con 150.000 euros al viudo, 100.000 euros a cada uno de sus dos hijos y otros 75.000 a su madre.

El acusado sufre un trastorno de personalidad por consumo de drogas, aunque en el momento de los hechos “no presentaba alteraciones mentales que afectasen a su inteligencia y su voluntad”.