TENDENCIAS
20/03/2019 17:40 CET | Actualizado 20/03/2019 18:43 CET

La llamada de Jorge Javier Vázquez a 'Sálvame': "Ha sido un episodio del que podría haber salido francamente mal"

"Estoy en planta, en observación, porque todavía hay peligro", ha contado el presentador a Paz Padilla.

TELECINCO

Con una gran ovación. Así ha recibido el público de Sálvame (Telecinco) la llamada que Jorge Javier Vázquez ha hecho esta miércoles a Paz Padilla en directo. Dos días después de haber sido intervenido por un cuadro de hemorragia subaracnoidea de origen aneurismático, el presentador se ha puesto en contacto con el programa para informar personalmente de su estado de salud. 

“Ante todo muchísimas gracias por todo el cariño que estoy recibiendo. Muchísimas gracias al programa, muchísimas gracias a todos los compañeros de la cadena. No puedo ver mucho la tele, no puedo veros las cara porque me voy emocionar. Ha sido un episodio del que podría haber salido francamente mal”, ha empezado diciendo.

El presentador, que ingresó en el hospital de la Zarzuela en Madrid el sábado 16 de marzo y que fue intervenido el lunes 18, reconoce que no fue consciente de la gravedad del asunto hasta este martes 19, cuando los médicos fueron a la habitación a hablar con él.  

“Fue como a las 6 o 7 de la tarde. Me dijeron: ’Es hora de que hablemos francamente de lo que ha sucedido. El fin de semana cuando te desmayaste te dio un ictus y las consecuencias podrían haber sido muy muy graves. Podrían haber sido nefastas”, ha contado el presentador, que ha insistido en que prefiere no pensar en esas consecuencias: “No quiero recrearme en lo que pudo haber sido”. 

Para el presentador de 48 años, este episodio no va a marcar su vida. “No quiero vivir con miedo, no me lo voy a permitir”, ha asegurado Jorge Javier, que permanece en observación y que asegura que aún está en peligro: “Es muy importante que me controlen. Me han mandado un mes de reposo absoluto”. Dentro de un mes le tendrán que repetir las pruebas.

Tengo 48 años. No quiero vivir con miedo, no me lo voy a permitir.Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier Vázquez, que habló con cada uno de sus compañeros en la llamada a Sálvame y agradeció a Belén Esteban la estampita de Judas Tadeo que le llevó al hospital, ha explicado que todo empezó el miércoles 13 de marzo “con un dolor de cabeza muy fuerte”, aunque no fue hasta el sábado 16 cuando fue al hospital. 

“Había tenido algún antecedente, el fin de semana anterior, el sábado [9 de marzo] estando en Marraketch, me había desmayado y estuve inconsciente durante dos o tres minutos, pero no le di mucha importancia”, ha confesado Vázquez, que ahora es consciente de la suerte que tuvo ya que en esas condiciones tuvo que coger un vuelo de regreso a Madrid. “También me mareé otro día en plató. Vino el servicio médico, pero yo lo achacaba a estar demasiado tiempo de pie en la misma postura”. 

El sábado 16 fue cuando con el dolor terrible se fue al hospital, le hicieron un escáner y le detectaron una manchita en una parte del cerebro. “Me hicieron una plaquita, me recomendaron no salir del hospital, me ponían medicación y el dolor no se iba”, ha explicado el presentador, al que le hicieron una resonancia el lunes 18 justo después de desayunar.

En el momento en que acabó la prueba escuché al doctor diciendo: 'Aquí hay algo muy grave'.

“En la resonancia vieron algo y me dijeron que para asegurarse bien tenían que hacerme un cateterismo. Yo iba tranquilísimo porque pensaba que me iban a sedar y con lo que me gusta a mí que me seden... pero lamentablemente no fue de ese tipo de sedaciones. En el momento en que acabó la prueba escuché al doctor diciendo: ‘Aquí hay algo muy grave’. Incluso oí la palabra gravísimo”, ha explicado el presentador, cuya operación tenía que haber sido mucho más inmediata, pero hubo que esperar porque había desayunado.  

“Paz, yo no sabía a lo que me enfrentaba. Veía a los médicos con muy mala cara. Fueron unas horas de muchísima incertidumbre. Pensaba: vine por una migraña, y después de hacerme una resonancia y un cateterismo me tengo que operar de la cabeza. No entendía nada”, ha confesado Jorge Javier Vázquez, para el que su máxima preocupación era contárselo a su madre. 

Reposo y vuelta al trabajo

Al relato de Jorge Javier le han seguido las palabras de sus compañeros, a los que ha vuelto a agradecer sus muestras de cariño y preocupación y ante los que ha insistido en mostrarse optimista.

TELECINCO

“Soy muy feliz trabajando”, le ha dicho a Kiko Hernández cuando éste ha insistido en la necesidad de que pare el ritmo y se cuide. “Te puedo asegurar que voy a hacer todo lo que me digan los médicos, pero también es verdad que ya está. Cuando pasan estas cosas tampoco eres un enfermo”, ha insistido el presentador, para el que hay una cosa muy clara: “Vivir implica esto”. 

“No puedes estar todo el tiempo pensando porque sino no vivirías. No quiero verme ni con una mantita, ni con una caldo, ni como Carmen Borrego”, ha dicho tirando de sentido del humor que le caracteriza y que sabe que puede perderlo cuando le den el alta. “Los médicos me han dicho que al volver a casa puede darme un bajón”. 

Photo gallery Así han cambiado los colaboradores de 'Sálvame' Copy See Gallery