INTERNACIONAL
16/03/2021 07:41 CET | Actualizado 16/03/2021 14:29 CET

Londres busca aplacar la crisis con propuestas para frenar la inseguridad de las mujeres

El rapto y asesinato de una joven que volvía a casa sola por la noche desata una ola de indignación en Reino Unido.

REUTERS
Protestas en Londres.

El rapto y asesinato de una joven que volvía a casa sola por la noche en Londres ha desatado una ola de indignación en Reino Unido y ha obligado al Gobierno a comprometerse a buscar estrategias contra la inseguridad que sufren las mujeres en las calles.

El primer ministro, el conservador Boris Johnson, reunió este lunes a los principales miembros de su Gobierno con responsabilidades en Seguridad y Justicia, así como a altos mandos policiales, para poner en marcha un plan de actuación contra la violencia de género, mientras que la ministra de Interior, Priti Patel, anunció en el Parlamento que diseñará una “nueva estrategia” en ese ámbito.

“Demasiadas de nosotras hemos caminado a casa desde la escuela o el trabajo y hemos escuchado unos pasos incómodamente cercanos por detrás. Demasiadas de nosotras hemos fingido hablar por teléfono con una amiga para espantar a alguien”, dijo Patel ante la Cámara de los Comunes.

La ministra aspira a presentar este año una renovada hoja de ruta contra la violencia de género, mientras el Parlamento ultima al mismo tiempo una Ley de Abusos Domésticos que comenzó a tramitarse en marzo del año pasado y ampliará la lista de los delitos asociados a la violencia contra las mujeres.

Inseguridad en Londres

El alcalde de la capital británica, el laborista Sadiq Khan, encabezó las llamadas a una revisión de las leyes y los planes para proteger a las mujeres.“Esta última semana hemos asistido a un torrente de dolor e ira”, afirmó. “La terrible realidad es que muchas mujeres y niñas no se sienten seguras. Me comprometo a hacer todo lo que esté en mi mano para solucionarlo”, agregó.

A pesar de las restricciones por la pandemia, que llevaron a la policía a disolver el sábado una vigilia en el barrio londinense de Clapham, cientos de personas volvieron a manifestarse hoy en las inmediaciones del Parlamento británico.

“No he conocido en toda mi vida una mujer que no haya sido acosada sexualmente, o incluso algo peor. Si no hacemos eso (protestar) no sé cómo lo vamos a cambiar”, expresó a Efe Rosie, de 26 años, una de las participantes en esa protesta.

“No dejaremos de gritar por las mujeres que han sido silenciadas”, se leía en la pancarta que portaba esa manifestante.

Uso excesivo de la fuerza

La ira que ha provocado el asesinato de Sarah Everard, de 33 años, ha llevado a cientos de personas a salir a la calle en los últimos días.

El uso de la fuerza por parte de la policía para disolver la vigilia del sábado ha levantado fuertes críticas y ha llevado al primer ministro a confirmar públicamente su confianza en la jefa de la Policía Metropolitana de Londres, Cresidda Dick, que por su parte ha rehusado presentar la dimisión.

Tanto Johnson como su ministra de Interior avanzaron, sin embargo, que se abrirá una investigación sobre la actuación de los agentes el sábado para “aprender lecciones” sobre lo sucedido.

Ante los diputados, Patel defendió la necesidad de que la policía haga cumplir las normas contra el coronavirus para evitar “más muertes” en esta pandemia.

Derecho de manifestación

La controversia ha coincidido con el inicio de la tramitación en el Parlamento de la Ley de Policía, Crimen, Sentencias y Tribunales, que entre otras medidas ampliará la capacidad de las fuerzas de seguridad para limitar y evitar manifestaciones que provoquen “intimidación” o “alarma” entre otros ciudadanos.

Esa sección de la legislación se diseñó tras las protestas del grupo en favor del medio ambiente Extinction Rebellion, que paralizaron varias zonas de Londres en 2019.

El Partido Laborista, el primero de la oposición, se ha pronunciado en contra de limitar el derecho de manifestación, así como de la legislación en su conjunto, dado que en su opinión no hace lo suficiente para proteger a las mujeres.

El texto “dice muchas cosas sobre (proteger) estatuas y casi nada sobre proteger a mujeres y niñas”, recriminó al Gobierno el líder laborista, Keir Starmer. 

Photo gallery Las mejores imágenes del 8-M de 2021 See Gallery

EL HUFFPOST PARA AMBAR