ECONOMÍA
01/05/2019 09:47 CEST

Los 5 datos que sacan los colores a España sobre las personas con discapacidad

Solo una de cada cuatro personas con discapacidad está trabajando.

spukkato via Getty Images

Este viernes 3 de mayo se celebra por primera vez el día nacional de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas. La Fundación Once ha aprovechado la ocasión para dar a conocer los resultados de un informe en el que evalúan la situación de estas personas en el mercado de trabajo.

Los principales resultados han sido presentados por Sabina Lobato en un acto organizado por el periódico económico Cinco Días:

1. Casi 2 millones de personas invisibles

España cuenta con 1.860.600 personas con discapacidad en edad laboral, es decir, con edades comprendidas entre 16 y 64 años. Desde el año 2014, la población con discapacidad se ha incrementado en 118.400 personas.

Si se compara con el total de la población de esa franja de edad —unos 30 millones—, representan el 6,2%. “El 6,2% del talento del país reside en estas personas”, señala Lobato.

¿Cómo se reparten? El 57,5% (más de un millón) son hombres y el 42,5% (unas 800.000) son mujeres.

A mayor edad, aumenta la discapacidad. El 70,5% de las población activa con discapacidad en España tiene entre 45 y 64 años.

Cerca del 45% de los mismos tienen una discapacidad física, mientras que uno de cada 10 tiene una discapacidad intelectual. La discapacidad visual y auditiva representa en torno al 5% cada una. 

Si no puedes el gráfico, sigue este enlace.

2. Solo 1 de cada 4 personas con discapacidad trabaja

Encontrar trabajo en España sigue siendo misión imposible para muchos ciudadanos. La tasa de paro en el país se sitúa en el 14,79%, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2019. Pero esa tarea es todavía más complicada si se trata de una persona con discapacidad. 

De ese total de 1,8 millones, solo 651.700 están ocupadas y paradas, es decir, se les puede considerar como dentro del mercado laboral. La tasa de actividad apenas representa el 35%, mientras que en las personas sin discapacidad asciende al 77%. “Es muy baja”, reconoce Lobato.

Solo uno de cada 4 personas con discapacidad en España se encuentra trabajando. Además, el 17,4% de los ocupados con discapacidad (83.604 personas) está contratado en un centro especial de empleo. El 70% de la plantilla de estas empresas está constituida por personas con discapacidad igual o superior al 33%. El grupo ONCE tiene 41.138 personas con discapacidad en plantilla. 

Si no puedes ver el gráfico, sigue este enlace.

3. Tener empleo no garantiza salir de la pobreza

La recuperación todavía no ha llegado a muchos hogares españoles. Uno de cada cuatro españoles (el 24,4%) se encuentra en riesgo de pobreza. 

La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social mide la proporción de personas afectadas por al menos una de estas situaciones:

  • Bajo nivel de ingresos.
  • Privación de material severa.
  • Baja intensidad laboral.

Las personas con discapacidad se ven todavía más afectadas: la tasa alcanza al 31,5% de la población. Tener trabajo tampoco es una garantía de salir de la pobreza. “Un 17,1% de las personas con discapacidad ocupadas están en riesgo de pobreza”, recuerda Lobato. 

Esta tasa de riesgo de pobreza se dispara entre los jóvenes. Más de la mitad de ellos (el 50,6%) se encuentran en esa situación.

Las condiciones laborales de las personas con discapacidad no son buenas. Por ejemplo, los salarios son un 17,1% inferiores a los de las personas sin discapacidad. Además, el 90,1% de los contratos de este colectivo son temporales. 

 Si no puedes ver el gráfico, sigue este enlace.

4. Solo el 17% llega a la universidad

El 5,1% de la población con discapacidad en esas edades (94.300 personas) no posee ningún tipo de estudios. La brecha aquí con el resto de la población es muy grande, ya que esto solo le ocurre al 0,4% de las personas sin discapacidad.

La mayoría de personas con discapacidad, más de un millón de ellos, tiene estudios secundarios. La educación en España es obligatoria entre los 6 y los 16 años.

La presencia de personas con discapacidad en las universidades todavía es muy limitada. “El 1,7% de los estudiantes universitarios son personas con discapacidad”, señala Nuria Grané, vicerrectora de estudiantes y empleo de la Universidad de Alicante. El perfil de estos alumnos: un hombre, con discapacidad física y estudiante de ciencias sociales.

El nivel formativo es determinante a la hora de encontrar trabajo. A mayor nivel de estudios, mayor tasa de actividad. La tasa de empleo entre las personas discapacitadas con estudios superiores asciende al 45,3%. 

 Así se reparten las personas con discapacidad según el nivel de estudios:

 Si no puedes ver el gráfico, sigue este enlace.

5. Siete cada 10 trabajadores españoles no conviven con personas con discapacidad

Todas las empresas españolas que tengan una plantilla de 50 o más trabajadores están obligadas a que al menos el 2% de sus asalariados sean personas con discapacidad. Esto no siempre se cumple. 

La Fundación ONCE denuncia que el 70% de los trabajadores en España trabajan en entornos no inclusivos con las personas con discapacidad. “Siete de cada 10 trabajadores que están en esas empresas de 50 o más trabajadores, que deberían cumplir esa cuota, están en entornos que no incluyen a personas con discapacidad”, apunta Lobato.

Si no puedes ver el gráfico, sigue este enlace.

EL HUFFPOST PARA IKEA