NOTICIAS
17/02/2021 18:50 CET | Actualizado 17/02/2021 19:08 CET

Los 9 datos por los que Sanidad dice que "lo peor" ya ha pasado (pero pide no relajarse)

En apenas 15 días todo ha cambiado radicalmente, pero, advierten los expertos, la tercera ola sigue muy activa.

ASSOCIATED PRESS

La consigna es clara: prohibido relajarse, pero ciertamente comienza a verse algo de luz al final del túnel que es la tercera ola. Desde Sanidad llevan varias semanas defendiendo que la evolución de la pandemia en España invita a cierto optimismo sin que se pueda cantar victoria aún. El país ya sabe lo que ocurre por relajar las medidas antes de tiempo, hasta la OMS lo ha recordado en vista de que algunas comunidades ya optan por relajar sus restricciones.

Madrid, Extremadura, las dos Castillas, Cataluña... son muchas las que se agarran al radical cambio de ‘fotografía’ que deja la pandemia con respecto a una quincena atrás. A comienzo de febrero la incidencia sobre 14 días aún marcaba registros superiores a 850 casos por cada 100.000 habitantes. Y era aún peor a nivel autonómico, con siete territorios por encima del millar. Ahora, el contraste es evidente: la incidencia nacional se mueve por debajo de los 350 casos y no hay ninguna región que supere los 600 (el tope lo establece Melilla con 550,37).

Otro de los motivos que anima a la ministra Carolina Darias o a Fernando Simón es la evolución de la incidencia a siete días, actualmente a 118,76, cuando hace escasas fechas se movía alrededor de los 400 casos. Por situarlo de modo más directo, la media de casos a siete días hace medio mes era superior que la media actual sobre 14. Comienzan a notarse los efectos de la vacunación, aún centrada en personas mayores y sanitarios.

A principios de febrero, la incidencia media de casos a siete días era mayor que la actual incidencia sobre 14

No es simple estadística. Menor incidencia significa menos contagios y por tanto menor presión hospitalaria. Un par de semanas atrás las UCI de toda España aún se movían en cifras de ‘colapso’, con un 45,30% de ocupación solo por pacientes de covid y zonas en situación crítica, como La Rioja, a un 71,26%, o Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana o las dos Castillas, muy por encima de un 50%. Mediado el mes, los hospitales van liberando camas. Las UCI están a un nivel de saturación del 36,12% y solo La Rioja se mantiene por encima del 50%.

También hay un fuerte cambio en la ocupación de camas en planta por razón de coronavirus, de un 24,96% a un 14,34%%. No obstante, recuerdan autoridades y expertos, siguen siendo cantidades muy altas para estar asociadas a una sola patología

Reconvertidos en informes personales, esos porcentajes pasados significaban que a 1 de febrero, 6.962 pacientes requirieron hospitalización durante esa semana en España, de los cuales 563 fueron tratados en cuidados intensivos. Ahora la proporción es casi de la mitad (3.556 y 289, respectivamente) y la tendencia prosigue a la baja.

Muchas más altas que ingresos

Respira, algo, el personal sanitario. El balance ingresos-altas vuelve a marcar una evolución buena, aunque la experiencia demuestra que es fácilmente reversible. Febrero comenzó con una diferencia de más de un millar entre ingresos (2.485) y altas (1.400). La tendencia es ahora la inversa, con 1.421 ingresos y 2.509 altas a fecha de este jueves 17.

No todos los datos tienen que ver con hospitales. La positividad, otro de los elementos fundamentales en las métricas de Sanidad, nota la misma mejoría del resto de apartados. A finales de enero la tasa nacional se movía entre el 14,44 y 12,96% de positivos entre los test efectuados (el Gobierno cifró en 10% el porcentaje considerado de riesgo). La bajada de la transmisión del virus pese a que se sigue haciendo un alto número de test lleva a porcentajes que oscilan entre un 8 y un 7%, con los datos actualizados a este miércoles.

NUEVOS TIEMPOS