INTERNACIONAL
21/12/2018 11:27 CET | Actualizado 21/12/2018 13:17 CET

Los asesinos de las dos turistas escandinavas en Marruecos juraron lealtad al ISIS

Rabat confirma que ha sufrido un atentado terrorista pero defiende, pese a ello, que "es un país seguro".

El gobierno de Marruecos confirmó hoy que el asesinato de dos turistas escandinavas el pasado lunes en una región montañosa del Atlas cercana a Marrakech fue "un atentado terrorista", pero el portavoz del gobierno, Mustafa Jalfi, subrayó que éste es "un país estable y seguro".

En rueda de prensa, Jalfi utilizó en varias ocasiones la palabra "terrorista", que hasta ahora las autoridades se habían mostrado reacias a emplear, para calificar el asesinato el pasado lunes de la estudiante danesa Louisa Vesterager Jespersen, de 24 años,y de la noruega Maren Ueland, de 28.

Poco después de la declaración del portavoz, se hizo público un vídeo en el que aparecen los sospechosos del atentado jurando lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI, ISIS, Daesh), en medio de referencias a la guerra en Siria y de insultos al propio rey Mohamed VI.

Cuatro individuos aparecen con la bandera negra del EI a sus espaldas mientras juran lealtad al emirAbu Bakr al Bagdadi: "Tienes en Marruecos a unos soldados que nadie conoce aparte de Alá, y van adelante para apoyar la religión de Dios", señala el líder del grupo ante la cámara.

Tienes en Marruecos a unos soldados que nadie conoce aparte de Alá, y van adelante para apoyar la religión de Dios

Los cadáveres de las dos turistas escandinavas fueron encontrados, degollados, en una tienda de campaña donde habían pasado la noche del domingo, en las faldas del monte Toubkal, la cumbre del Atlas (4.167 metros), uno de los destinos preferidos por el turismo de montaña en Marruecos.

Hay cuatro sospechosos detenidos por su relación con el caso, pertenecientes según la Fiscalía a "un grupo extremista" que hasta el momento no se menciona oficialmente.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

El HuffPost
Louisa Vesterager Jespersen y Maren Ueland, las turistas asesinadas en Marruecos.

Rapidez policial

El portavoz del gobierno sí recalcó que los presuntos autores han sido detenidos "en un tiempo récord" -uno de ellos el martes y los otros tres esta misma mañana-, lo que según él es una señal de la "confianza" que merece Marruecos.

"Es un país seguro y estable, y seguirá siéndolo", recalcó el ministro, que subrayó además que un crimen así es "ajeno a los valores y tradiciones del país y de la región" donde ocurrió el suceso.

Según coinciden en señalar diversos medios, los tres hombres más buscados de Marruecos, que tienen entre 25 y 32 años, fueron detenidos esta misma mañana dentro de un autobús en la estación de Bab Dukala de Marrakech cuando trataban de huir hacia Agadir, en el suroeste.

Se ha especulado sobre si uno de los cuatro había participado previamente en la guerra en Siria, pero Jalfi se negó a comentar este detalle.

En los pasados dos años -recalcó el ministro- la policía marroquí ha desmantelado 20 comandos terroristas, que son casi sistemáticamente "leales" al llamado Estado Islámico.

Jalfi tampoco quiso confirmar "por el momento" la autenticidad de un vídeo que desde ayer circula profusamente por las redes sociales, grabado por los presuntos asesinos y que muestra el momento en que un hombre decapita a una mujer tendida en el suelo mientras pronuncia palabras como "Enemigos de Alá" o "Esto es por los hermanos de Hayín (población siria)".

11 millones de turistas al año

Marruecos ha dosificado durante tres días la información disponible sobre el incidente, según los observadores para no alarmar al turismo, que con más de 11 millones de visitantes en 2017 es una importante fuente de divisas para el país y supone hasta el 11% del Producto Interior Bruto, según cifras del ministerio de Turismo.

Al respecto, una fuente de ese ministerio dijo a Efe que "con excepción de casos raros y aislados, no se ha producido hasta ahora ninguna ola significativa de anulaciones", y que la actividad turística en general, y en la región de Marrakech, "no ha sufrido perturbaciones".

La declaración contrasta con testimonios recogidos por Efe en Imlil, donde se produjo el asesinato, y que desde el martes hasta hoy hablan de numerosos grupos de montañeros que han acortado sus viajes y salido de la región, una región que depende casi exclusivamente del turismo para vivir.

Fuentes cercanas a la investigación resaltaron el hecho de que las dos turistas, que estudiaban en la misma universidad, viajaban solas, sin guía de montaña (algo inhabitual) y pernoctaban fuera de los campamentos vigilados, lo que ha dificultado mucho las investigaciones.

Con el atentado del pasado lunes, Marruecos deja de ser la "excepción árabe" que durante siete años ha sido: el último atentado antes de éste se produjo en 2011 contra el Café Argana, una cafetería en la plaza más turística de Marrakech, y acabó con la vida de 17 personas, casi todos turistas extranjeros.

ESPECIAL PUBLICIDAD