POLÍTICA
05/11/2019 01:41 CET

Los ausentes en el debate: la juventud, el medio ambiente, la cultura, la ciencia, la Unión Europea...

Los candidatos no han hablado de ninguna de estas problemáticas.

PIERRE-PHILIPPE MARCOU via Getty Images

Como en cada debate electoral, a los candidatos no les ha dado tiempo a hablar de todos los temas posibles. Esta vez ni la juventud ni el medio ambiente ni la cultura ni la ciencia ni la Unión Europea han estado presentes en el plató de la Academia de RTVE. 

El debate de los cinco candidatos a la Presidencia del Gobierno ha estado dominado en el plano de las anécdotas por los atrezos de la puesta en escena del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha sorprendido desde el inicio al sacar un adoquín para criticar la respuesta del Gobierno ante los disturbios de independentistas en Cataluña en protesta por la sentencia contra los líderes del ‘procés’.

En el debate del 10-N organizado por la Academia de TV se ha bromeado con ‘un banco azul supletorio’ para acoger a los nuevos ministerios mezclados con anuncios de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha cometido un lapsus al confundir manada y mamada. También se ha aludido a los sobres con dinero negro del PP o el caso ERE de Andalucía, así como a los ‘chiringuitos políticos’ en los que participó Santiago Abascal antes de fundar Vox. Pero más allá de eso ha dejado una imagen clara: la de la España bloqueada. Hemos salido tan mal como hemos entrado.

A pesar de que los jóvenes son el colectivo generacional más decepcionado y con más desafección hacia los políticos del momento —lo cual no significa que no sean generaciones politizadas—, los candidatos no han hecho mucho por ganárselos. Las dos únicas veces donde se han mencionado problemáticas de la juventud ha sido cuando Iglesias ha leído la carta de una joven en su minuto de oro o cuando Sánchez ha mencionado por encima el alquiler. 

Por su parte, la Cultura también ha quedado relegada al segundo plano. Ni una mención. Igual que ha pasado con la Ciencia y la Investigación. Tampoco la política europea ha interesado mucho a los líderes de las formaciones, que en términos internacionales han preferido hablar sobre Donald Trump y sus aranceles. 

El otro gran ausente ha sido el Medio Ambiente. Y eso que la cumbre del clima tendrá lugar en diciembre en nuestro país y que durante los últimos meses, la lucha contra el cambio climático ha sido una de las grandes luchas sociales a nivel mundial.

#YONOMEOLVIDO