Los diamantes de laboratorio llegan para todos

La marca danesa Pandora ha decidido apostar a lo grande por ellos.
Anillo de Pandora.
Anillo de Pandora.
Noam Galai

Los diamantes, esos que son los “mejores amigos de una mujer” —rememorando la mítica frase de Marilyn Monroe—, también pueden ser nuestros, y además de mentira. De mentira en el sentido de que no hablamos de diamantes naturales sino de los fabricados sintéticamente, mucho más respetuosos con el medio ambiente y con los habitantes de los países ricos en piedras preciosas.

En esta línea de respeto al medio ambiente y de reputación social corporativa, el fabricante de joyas Pandora ha decidido apostar a lo grande por los diamantes fabricados en laboratorio con su lanzamiento en América del Norte.

Pandora ya anunció en el 2021 que dejaba de utilizar diamantes extraídos de minas. Ahora, la multinacional danesa ha anunciado que lanza una colección con gemas de laboratorio en América del Norte. El objetivo es atraer a compradores más jóvenes con piedras más baratas y sostenibles y garantizando que no provienen de zonas de conflicto.

El lanzamiento se ha realizado de forma conjunta en 269 tiendas en Estados Unidos y Canadá y en la tienda online.

Los diamantes cultivados en laboratorio han experimentado un crecimiento de la demanda y una disminución de los precios en relación con los diamantes extraídos de forma natural, según un informe de Bain & Company. Los diamantes de laboratorio son un 30% más baratos en el mercado que los extraídos en las minas.