Los dos detalles que han llamado la atención en estas fotos de Letizia

La reina ha presidido un acto en la base militar de Colmenar Viejo.
La reina Letizia, este viernes
La reina Letizia, este viernes

Si hace dos semanas fue la princesa Leonor quien lanzó un guiño a su madre con el abrigo que vistió para el amadrinamiento de un submarino en Murcia, esta vez ha sido Letizia la que ha mandado un mensaje a su primogénita.

La reina ha presidido este viernes un acto en la Academia de Aviación del Ejército de Tierra de Colmenar Viejo (Madrid), donde entregó la enseña nacional en modalidad de estandarte a la promoción. Para la ocasión, Letizia ha rescatado de su vestidor el diseño que eligió para el bautizo de Leonor en enero de 2006.

Se trata de un vestido abrigo de tweed, de manga larga y botonadura central de Felipe Varela que la reina ha desempolvado 15 años después de aquel evento en Zarzuela. La manera de combinarlo es muy diferente y, para la ocasión, Letizia ha apostado por unos tacones cruzados en color camel de Magrit y un bolso bicolor de Carolina Herrera.

En lugar de la melena suelta, la reina ha llevado un moño de bailarina que dejaba ver los pendientes redondos de diamantes. También llevó el anillo de Karen Hallam que le regalaron sus hijas y que es imprescindible en su día a día, además de la insignia de la Orden de Carlos III en una de las solapas del vestido.

La reina Letizia, en uno de los posados tras el bautizo de Leonor.
La reina Letizia, en uno de los posados tras el bautizo de Leonor.

Además, del guiño cargado de simbolismo hacia Leonor, hay otro detalle que ha llamado la atención en las imágenes de la reina durante el acto en la base militar. Este viernes las temperaturas en Madrid superan los 26 grados y en la explanada de Colmenar Viejo no había nada bajo lo que resguardarse y ponerse a la sombra.

Aún así, a la reina no le ha importado el calor y ha elegido el tweed, un tejido asociado a temperaturas más bajas y que se utiliza habitualmente en meses fríos. Cabe recordar que cuando lo vistió por primera vez era enero, uno de los meses más gélidos del año.

A pesar de que Letizia ha recuperado de manera discreta los estrenos en lo que llevamos de 2021, la reina sigue tirando de fondo de armario para muchos de sus actos oficiales. En marzo rescató una chaqueta de hace trece años para una visita Fuendetodos, localidad natal de Francisco de Goya.

Más recientemente, este miércoles, la reina también optó por el reciclaje con un vestido de estampado floral de Zara que causó furor cuando lo estrenó en 2017.

Evolución de Letizia Ortiz