Los Goya 2021: nuestro cine, nuestra noche

En tiempos inciertos el talento se robustece, no iba a ser menos en el caso del cine español.
Estatuillas de los Premios Goya.
Estatuillas de los Premios Goya.

La tensión, las prisas, la alfombra verde o roja. El cine, nuestro cine. Este año echaré infinitamente de menos sentir la ceremonia de los Goya en directo, esa sensación de felicidad que solo se vive junto a los compañeros de los medios, todos apostados en la sala de prensa esperando informar de quiénes son los premiados.

No estar presencialmente en los Premios Goya es especialmente doloroso este año, cuando Antonio Banderas y María Casado van a ejercer de maestros de ceremonias y cuando nuestro cine ha dado tanto de sí, demostrando un músculo que muchos percibían invisible. En tiempos inciertos el talento se robustece, no iba a ser menos en el caso del cine español.

Con tres títulos partiendo como favoritos en la presente edición de los Goya, no cabe duda de que tanto Las niñas de Pilar Palomero (9 nominaciones) como Adú de Salvador Calvo (13 nominaciones) y Akelarre de Pablo Agüero (9 nominaciones) cosecharán una importante hilera de premios.

Lo que no es óbice para que títulos como La boda de Rosa de Icíar Bollaín, Sentimental de Cesc Gay, Baby de Juanma Bajo Ulloa, Nieva en Benidorm de Isabel Coixet, El inconveniente de Bernabé Rico o Ane de David Pérez Sañudo no vayan a destacar por su palmarés, como ya lo hicieran por su calidad.

Y es que, en la 35 Gala de los Premios Goya, por primera vez en la historia tres mujeres diferentes podrían hacerse con los galardones de mejor película, mejor dirección y mejor dirección novel, e incluso podría darse la circunstancia de que también se otorgase un Goya a equipos mixtos en las categorías de mejor guion original y mejor guion adaptado. Sea cual sea el resultado final, la calidad del cine creado por mujeres se consolida en áreas consideradas histórica y profesionalmente masculinas.

“La calidad del cine creado por mujeres se consolida en áreas consideradas histórica y profesionalmente masculinas”

Como no podía ser de otra forma, como cada año, y aun a riesgo de errar en las predicciones que realicemos, las cuales son humanas y, por lo tanto, siempre subjetivas, dispongámonos a repasar las películas nominadas y a destacar las cualidades necesarias que las hacen susceptibles de convertirse en las ganadoras de esta edición.

Mejor película

Una escena de la película 'Las niñas'.
Una escena de la película 'Las niñas'.

Cinco películas dirimen su posición en la categoría más ambicionada de los Premios Goya. Este año, están nominadas a mejor película Adú, Ane, La boda de Rosa, Las niñas y Sentimental, cinco títulos profundamente dispares entre sí que viajan de la década de los noventa a la actualidad, yendo de la intimidad del hogar a la costa Mediterránea, pasando por Zaragoza y Camerún. Sus tramas y su aproximación a las relaciones humanas son tan disparejas, que resulta imposible una comparación ponderada de su nivel, sobre todo porque la calidad de todas ellas es muy destacada. Sin embargo, teniendo en cuenta la acogida de Las niñas y lo heterodoxo de su propuesta, es muy probable que finalmente se haga con el galardón.

Mejor dirección

Categoría en liza con mayor dificultad que la anterior, este año están nominados cineastas de la talla de Isabel Coixet —cuya película se echa en falta en muchas más categorías—, Juanma Bajo Ulloa, Icíar Bollaín y Salvador Calvo. Todos ellos poseen un Goya bien a la mejor Dirección, bien a la mejor dirección novel, por lo que es difícil aventurar quién será galardonado. Hay muchas posibilidades de que esta categoría, finalmente, tenga nombre de mujer.

Mejor dirección novel

He aquí uno de los conflictos abiertos más notables de esta edición de los Premios Goya, ya que, sin ninguna duda, en esta categoría no solo se dirime quién ganará el galardón, sino quién queda descartado de otros. Esto sucede porque tanto Ane, El inconveniente, Las niñas y My Mexican Bretzel son excepcionales. Si Las niñas se hace finalmente con el Goya a mejor película, es muy probable que Pilar Palomero también obtenga el de dirección novel. No obstante, podría ocurrir que Nuria Giménez Lorang se haga con el de mejor documental y también con el de mejor dirección novel. Sea la que sea, Palomero y Giménez Lorang se postulan como las más probables.

Mejor guion original y adaptado

Aunque Las niñas y La boda de Rosa son indudables favoritas en esta categoría —el trabajo de Pilar Palomero en la primera y de Alicia Luna e Icíar Bollaín en la segunda es extraordinario—, en esta categoría también aparecen cintas que debemos tener en cuenta como Adú (Alejandro Hernández) e Historias lamentables (Clara García, Javier Fesser). Guionistas de renombre para un galardón extremadamente reñido este año.

En lo referente al mejor guion adaptado, Ane se perfila como la favorita, si bien Sentimental, de Cesc Gay, debe ser tenida en cuenta por su espléndida calidad. Sin duda, tanto la obra teatral de Gay como la película resultante son fabulosas.

Mejor interpretación protagonista y de reparto

Mario Casas, nominado a mejor actor por 'No matarás'.
Mario Casas, nominado a mejor actor por 'No matarás'.

Este año, la categoría de mejor interpretación reúne a lo más granado de nuestro cine. Junto a Candela Peña, Nathalie Poza y Sergi López en La boda de Rosa, se encuentran nominadas Kiti Mánver y Juana Acosta por El inconveniente y el tándem de Javier Cámara y Alberto San Juan por Sentimental. Es muy probable que Patricia López Arnaiz obtenga el de mejor interpretación por Ane, al igual que Mario Casas por No matarás. Y ojo a dos de las nominadas a mejor actriz de reparto: Verónica Echegui por Explota Explota (sería su más que merecido primer Goya) y la multipremiada Natalia de Molina por Las niñas.

Miscelánea

Antes de finalizar este repaso, qué mejor que dar unas pinceladas de nombres que, seguro, retumbarán en los medios durante las próximas horas. El primero, el de La gallina Turuleca, apuesta segura al Goya a mejor película de animación, por ser único título en su categoría. También atención a la mejor película documental, la mejor categoría de este año, con los títulos Anatomía de un dandy, Cartas mojadas, El año del descubrimiento y My Mexican Bretzel. Se merecerían un ex aequo a cuatro bandas.

Por último, aunque soy consciente de que aún hay mucho más que discurrir y mucho más en lo que pensar, sin duda lo más importante es celebrar que, contra todo pronóstico, el cine español ha salido al paso con unas propuestas portentosas. Por si alguien lo dudaba, o por si alguien lo desconocía, no está de más repetirlo: Qué grande es el cine español.

Los actores y directores que siempre están nominados en los Goya