NOTICIAS
05/02/2021 20:51 CET

Los Médicos de Familia lanzan un importante aviso: se ve mucho en las terrazas y es "un riesgo"

Puede tener consecuencias para ciertos grupos de población vulnerable, como ancianos, enfermos o embarazadas.

GETTY
Una mascarilla, tirada en el suelo.

Cualquiera que haya paseado por la calle lo ha visto: multitud de personas, a pesar de estar en medio de una pandemia, siguen fumando tanto en la calle como en las terrazas de bares y restaurantes, con el riesgo que eso conlleva. 

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha manifestado su “preocupación” por el riesgo que supone para la transmisión del virus el permitir fumar y vapear en estos lugares en los que siempre suele haber gente.

“Existe evidencia consistente sobre la transmisión del SARS-CoV-2 por medio de aerosoles como forma predominante de contagio. Los aerosoles se producen al respirar y al hablar, siendo la carga mucho mayor cuando se realizan actividades en las cuales se exhala el aire con más fuerza, como cantar, gritar o fumar. Y esto último es aplicable al vapeo y a otras nuevas formas de consumo de tabaco”, han explicado. 

Así, aunque apuntan que “la mayor carga de evidencia de contagios se produce en sitios cerrados”, indican que “no puede asegurarse que esta transmisión no se realice también en espacios abiertos, con las consecuencias que ello conlleva, principalmente para ciertos grupos de población especialmente vulnerable, como ancianos, enfermos o embarazadas”.

Photo gallery Las mejores mascarillas disponibles en el mercado, según la OCU See Gallery

“Cuando se permite fumar o utilizar otros dispositivos susceptibles de liberar nicotina en una terraza, se pone en riesgo a las personas que se encuentran en ella, así como al propio fumador que, durante varios minutos, permanece expuesto a los aerosoles de otros sin mascarilla”, han señalado.

De la misma forma, argumentan también que, durante el consumo de tabaco o cigarrillos electrónicos, “a la ausencia de mascarilla se suma el gesto reiterado de llevarse la mano a la boca (un fumador de una cajetilla de cigarrillos lo hace más de 300 veces al día)”. “Y en el caso de las cachimbas, se añade el riesgo de transmisión del virus derivado de su uso compartido”, han afirmado.

Por último, resaltan que actualmente existe un incumplimiento generalizado de la normativa vigente sobre las terrazas de la hostelería. “Es una constante que se fume en terrazas semicerradas que no se ajustan a la norma impuesta por la Ley 28/2005 en su artículo 2.2, y donde las concentraciones de partículas de aerosoles pueden llegar a niveles similares a las de un espacio cerrado”, han lamentado.

“Por todo lo expuesto, la semFYC se posiciona a favor de una hostelería sin humo, incluyendo terrazas y zonas compartidas de cualquier naturaleza dentro de ese sector, y recuerda que el derecho a la salud está recogido en todas las Cartas fundamentales y en la Constitución, como un derecho fundamental, no siendo así el derecho a fumar. Baleares, Canarias, Aragón, Comunidad Valenciana y Asturias ya han adoptado esta medida al amparo del estado de alarma.

Photo gallery Los expertos que advirtieron de la tercera ola antes de Navidad See Gallery