Los museos más importantes del mundo, en pie de guerra contra Pornhub

La web ha lanzado la guía 'Classic Nudes', donde se incluyen obras del Prado, el Louvre o los Uffizi.
La maja desnuda, de Goya.
La maja desnuda, de Goya.

“Puede que el porno no se considere arte, pero algunas obras de arte definitivamente lo son”. Con esta premisa la página web porno Pornhub lanzaba hace unos días Classic Nudes, lo que ellos han bautizado como una “guía interactiva” con decenas de cuadros de desnudos de algunos de los museos más relevantes del mundo.

El Prado, la Galería de los Uffizi, el Louvre o la National Gallery son algunos de ellos y no les ha hecho demasiada gracia la iniciativa. En el caso de la pinacoteca madrileña, La maja desnuda, de Goya, es una de las obra elegida por Pornhub.

También aparece Ninfas y sátiros, de Rubens, a la que califican como “la mayor y más inusual orgía de la historia del arte”.

Ninfas y sátiros, de Rubens.
Ninfas y sátiros, de Rubens.

El museo madrileño se plantea tomar acciones legales pero, según revela laSexta, “resulta muy complicado encontrar un delito jurídico”. El parisino museo del Louvre también ha confirmado, como recoge de The Daily Beast, que sus abogados se han puesto en contacto con el portal porno para que eliminen el contenido que incluye sus obras.

Otra de las instituciones afectadas, la Galería de los Uffizi de Florencia también ha dado el paso y ha preparado un requerimiento para enviar el portal porno.

Entre los lienzos que repasa la guía de Pornhub está El nacimiento de Venus (1485) de Botticelli, obra cumbre del Renacimiento florentino y uno de los mayores tesoros de los Uffizi, explicada por la ex actriz porno y expolítica italiana Ilona Staller Cicciolina. También se han usado otros cuadros emblemáticos de la galería como La Venus de Urbino (1534) de Tiziano.

El nacimiento de Venus, de Botticelli.
El nacimiento de Venus, de Botticelli.

La institución de Florencia ha decidido enviar el requerimiento a Pornhub, propiedad de la compañía luxemburguesa MindGeek Holding, para que retiren la campaña porque no pidió permiso para utilizar sus obras con fines comerciales, indican las fuentes de la galería a la agencia EFE.

El procedimiento correcto habría sido pedir la autorización a los Uffizi o al Museo de Cultura italiano, presentar el proyecto a la dirección de la pinacoteca y, en caso de que fuera aceptado, pagar un impuesto por el uso de la imagen del cuadro.

Pornhub compara sus vídeos con las obras de arte eróticas colgadas en los museos, levantando ampollas entre las instituciones, que se han repetido por activa y por pasiva que no sabían nada del asunto. “Algunas personas piensan que los museos son aburridos o estirados. Pero, ¿y si te dijéramos que albergan una colección de porno de valor incalculable?”, reza la guía de la web para animar a sus usuarios.

Las obras eróticas más famosas de la Historia del Arte