Los negocios en Rusia de las empresas españolas señaladas por Zelenski

"Les pido que dejen de hacer negocio con Rusia", ha rogado el presidente ucraniano.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en su intervención telemática ante el Congreso de los Diputados, ha citado expresamente a algunas empresas españolas para pedirles que dejen de hacer negocios con Rusia; en concreto Porcelanosa, Maxam y a la Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo (Sercobe).

Maxam es un grupo industrial dedicado a la fabricación y comercialización de explosivos fundado en 1872 por Alfred Nobel en Galdácano (Bilbao), bajo la denominación de Sociedad Española de la Dinamita.

Esta “compañía global” cuenta con más de 6.000 empleados y está presente en más de 50 países, que coinciden con las principales áreas mineras del mundo. A tenor de las cifras disponibles en su página web, su facturación ronda los 1.000 millones de euros, con ventas en más de 100 mercados.

Su filial Maxam Rusia se constituyó en 2002 con sede en Moscú e instalaciones en diversos puntos del país, como Samara o Siberia.

Según la información disponible, su actividad consiste en proporcionar productos a minas metálicas y no metálicas –hierro en el sur y centro de los Urales, depósitos de plomo y roca caliza en Siberia, oro y diamantes en Alrosa y Sovrudnik-, así como a canteras de toda Rusia.

Según Informa D&B, se trata de una de las únicas seis empresas españolas que cuentan con más de tres empresas participadas en Rusia, y, de acuerdo con la información publicada en su página web, contaba con más de 250 empleados en este país en 2015.

Según el listado del ICEX de entidades españolas presentes en Rusia, la Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo, (Sercobe), en la que se integran, por ejemplo, Anfalum, AFBEL, Socomec, Vertiv, Electra Molins, etc., también tiene relaciones comerciales en el país.

Con sede en Villarreal (Castellón) y creada en 1973, Porcelanosa es un grupo empresarial español dedicado a la fabricación y comercialización de pavimentos y cerámicas, aunque también tiene líneas de negocio que incluyen desde equipamiento para cocina o baño hasta materiales tecnológicos y avanzadas soluciones constructivas para la arquitectura contemporánea.

La empresa ha asegurado este martes que desde que empezó el conflicto bélico en Ucrania ha bloqueado todas sus transacciones comerciales con Rusia y no ha iniciado ningún proceso de venta nuevo con este país.

Primeras reacciones

Porcelanosa ha asegurado este martes que desde que empezó el conflicto bélico en Ucrania ha bloqueado todas sus transacciones comerciales con Rusia y no ha iniciado ningún proceso de venta nuevo con este país, en el que carece de red de distribución propia.

En un comunicado publicado en sus redes sociales, la empresa de Villarreal (Castellón) responde así a las alusiones que ha hecho sobre ella el presidente de Ucrania ante el pleno del Congreso, y ha convocado a los medios a una rueda de prensa a las 19.30 horas en la sede del grupo, que ha remarcado su apoyo al pueblo ucraniano.

Porcelanosa “ha llevado a cabo acciones dirigidas a ayudar al pueblo ucraniano, en defensa de sus derechos humanos. Hemos realizado envíos de ayuda humanitaria, que incluían material sanitario, ropa y alimento”, añade en su mensaje.

Por su parte, Sercobe ha desmentido “rotundamente” que esté haciendo cualquier tipo de negocio con empresas u organismos rusos desde que las sanciones internaciones internacionales han sido puestas en marcha por la comunidad internacional.

“Sercobe cumple rigurosamente la legalidad internacional, siendo uno de los referentes principales ante la Administración española en todos los temas regulatorias y de normativa”, ha remarcado la asociación en un comunicado remitido Europa Press.

La postura del embajador ucraniano

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, ha insistido en que las empresas españolas y las europeas deben dejar de hacer negocios en Rusia porque están subvencionando la guerra, ya que el presidente ruso dirige todo el dinero recaudado del país a pagar los gastos militares.

En declaraciones en el Congreso tras participar en el acto institucional en el que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha instado a las empresas españolas a abandonar sus filiales en Rusia, como Porcelanosa, o Maxam -ésta última especializada en material explosivo-, el embajador ucraniano ha insistido en la misma idea.

“Habría que cerrar todos los negocios con las compañías rusas para evitar que el dinero que ganan estas empresas no sirva para subvencionar y continuar la guerra”, ha señalado tras recordar que antes de la guerra había 100 empresas españolas presentes en Rusia y que la cantidad hoy es “mucho menor”.