INTERNACIONAL
17/11/2019 16:34 CET

No te líes con el escándalo Trump-Ucrania: aquí están todos los datos

Aunque parece que la historia se complica cada vez más, todo es más simple de lo que quieren hacerte creer.

EFE

Parece que el escándalo del presidente estadounidense Donald Trump con Ucrania no deja de complicarse. Hay muchas dudas sobre el proceso de impeachment, sobre las transcripciones que están saliendo a la luz y sobre las trabas que están poniendo los defensores del Trump, que no hacen más que enturbiar los hechos.

Pero, en realidad, todo es tan simple como cuando se hizo pública la información del primer denunciante anónimo. Que el escándalo parezca lioso y complicado es justo lo que Trump y sus aliados han intentado hacer antes de que comenzaran las audiencias en la Cámara de los Representantes en la investigación del juicio político.

Estos son los puntos clave: 

Trump presionó a un país para que investigara a su rival político 

Trump manipuló la política exterior de Estados Unidos para su propio beneficio. El 25 de julio, Trump habló por teléfono con el nuevo presidente electo de Ucrania, Volodímir Zelenski. Según una transcripción de la Casa Blanca que se hizo pública, Trump dijo que quería que Ucrania investigara dos asuntos: en primer lugar, si los ucranianos estaban implicados en el hackeo del Comité Nacional Demócrata en las elecciones de 2016 y, en segundo lugar, el papel que desempeñó el vicepresidente Joe Biden evitando que se investigara Burisma, una compañía eléctrica ucraniana en cuyo consejo se encontraba su hijo.

“Se habla mucho sobre el hijo de Biden, de que Biden detuvo la investigación y mucha gente quiere saberlo, así que agradeceré todo lo que podáis hacer con el fiscal general”, le dijo Trump a Zelenski. “Biden fue por ahí presumiendo de que había detenido la investigación, así que a ver si podéis descubrir algo”.

Tanto la declaración de Trump sobre Biden como su afirmación de que Ucrania había interferido en las elecciones de 2016 son teorías conspiranoicas.

Trump congeló ayuda militar de Estados Unidos a Ucrania 

Una semana antes de hablar con Zelenski por teléfono, Trump le dijo a su jefe de personal que congelara casi 400 millones de dólares en ayudas militares para Ucrania que ya habían sido aprobados por el Congreso.

William Taylor, que era el diplomático de mayor rango de Estados Unidos en Ucrania, confirmó a los legisladores de la Cámara de Representantes que Trump había bloqueado las ayudas y se había negado a reunirse con Zelenski hasta que diera garantías de que Ucrania se comprometía a investigar a los Biden. Cuando estaba en el cargo, Taylor tomaba notas que refuerzan su testimonio.

Creo firmemente en que así fue: el dinero para la asistencia de seguridad no iba a llegarles hasta que el presidente [de Ucrania] no se comprometiera a llevar a cabo la investigación”, afirmó Taylor. 

Gordon Sondland, defensor y donante de Trump que se convirtió en embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, también confirmó que le dijo a una autoridad ucraniana que el país tendría que acatar las exigencias de Trump si querían recibir ayuda financiera. Sondland, sin embargo, había declarado en su primer testimonio que “en ningún momento” pensó que hubiera condiciones para recibir la ayuda.

Trump ha insistido en que congeló las ayudas porque estaba esperando a que Ucrania se implicara más en la lucha contra la corrupción.

“Hay una gran corrupción en Ucrania y eso me preocupaba mucho, y también me preocupaba mucho mucho que Alemania, Francia y todos esos países no pusieran nada de dinero y que nosotros tuviéramos que ser siempre los pringados que lo hacen”, ha declarado Trump este mismo mes.

No obstante, esa versión no se sostiene en pie ante el escrutinio: Ucrania ya estaba adoptando medidas contra la corrupción y las naciones europeas estaban aportando más dinero que Trump a Ucrania.

La Casa Blanca ha tratado de encubrir las acciones de Trump

No hubo ningún secreto de seguridad nacional en la conversación mantenida entre Trump y Zelenski. Sin embargo, la Casa Blanca archivó la transcripción de la conversación como documento clasificado para que los altos funcionarios lo tuvieran más difícil para acceder a él y saber de qué habían hablado.

El teniente coronel Alexander Vindman del ejército estadounidense, principal asesor de la Casa Blanca en materia de Ucrania, estuvo presente en la conversación del 25 de julio y lo que oyó le preocupó. Cuando compartió su inquietud con el abogado de la Casa Blanca, John Eisenberg, este propuso archivar la transcripción fuera del sistema habitual. En otras palabras, se esforzaron por ocultar las pruebas en vez de afrontar lo sucedido.

No está claro qué papel tuvo Trump, si lo tuvo, en este encubrimiento.

Rudy Giuliani tenía un papel excesivo en política exterior pese a que no forma parte del Gobierno

Una figura central de este escándalo es Rudy Giuliani, el abogado personal de Donald Trump. Giuliani no trabaja en la Casa Blanca y no tiene ningún cargo en el Gobierno. Pese a eso, dirigía su propia operación de política exterior con el aparente beneplácito de Trump e impulsaba la conspiración contra los Biden.

John Bolton, consejero de seguridad nacional de entonces, presuntamente calificó a Giuliani de “granada de mano” y comparó las presiones a Ucrania con fines políticos con un “trato de drogas”.

Durante la llamada de Trump del 25 de julio, el presidente estadounidense pidió a Zelenski que colaborara con Giuliani pese a que, como ya se ha dicho, Giuliani no formaba parte del Gobierno.

Dos de los socios de Giuliani en su campaña fueron imputados en octubre por distintos cargos relativos a la financiación de la campaña federal.

Giuliani también fue uno de los principales actores en la destitución de Marie Yovanovitch de su cargo como embajadora de Estados Unidos en Ucrania, ya que la consideraban un obstáculo para convencer a Ucrania de que investigara a los Biden.

La denuncia del denunciante anónimo sigue siendo correcta, pero irrelevante

Se ha especulado mucho entre los aliados conservadores de Trump sobre la identidad del denunciante anónimo. Algunos medios afines a Trump han presionado para que se haga público el nombre de la persona de la que sospechan.

Pero a estas alturas, tanto la información del denunciante anónimo como su identidad son casi irrelevantes. El denunciante admitió que conocía lo sucedido en la llamada telefónica por otros funcionarios de la Casa Blanca, pero que no había estado presente en la conversación. Este testimonio era solo la base sobre la que iniciar una investigación más exhaustiva.

Otras personas con información de primera mano sobre la llamada han confirmado que el testimonio original del denunciante anónimo es verídico.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Los memes de Trump See Gallery