Los republicanos prometen venganza por el registro de la casa de Trump

"Cuando los republicanos recuperemos la Cámara, no dejaremos ninguna piedra sin remover”.
Getty/AP

Los republicanos del Congreso han prometido vengarse del Departamento de Justicia después de que el FBI registrara la casa del expresidente Donald Trump en Florida.

“El Departamento de Justicia ha llegado a un estado intolerable de politización armada”, ha denunciado el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy en un comunicado.

McCarthy no menciona directamente a Trump, pero la declaración es una clara referencia a la noticia de que el FBI ha registrado la casa de Trump en su mansión de Mar-A-Lago en Florida. La investigación apunta a los registros que Trump se llevó a su residencia privada desde la Casa Blanca, aunque el Departamento de Justicia no ha emitido una declaración ni ha confirmado ningún detalle.

El propio Trump se ha quejado de que su casa había sido “asaltada” por un numeroso grupo de agentes del FBI.

“Nunca le había pasado nada parecido a un presidente de Estados Unidos”, ha dicho Trump en un comunicado.

A pesar de la falta de información sobre el registro, McCarthy y otros republicanos sugieren que es improcedente investigar posibles delitos del expresidente; es decir, que Trump debería estar por encima de la ley.

McCarthy asegura que si los republicanos recuperan el control de la Cámara en las elecciones midterm de noviembre, encargarán a los comités que supervisen la investigación que está llevando a cabo el Departamento de Justicia sobre Trump.

“Cuando los republicanos recuperemos la Cámara, llevaremos a cabo una supervisión inmediata del Departamento de Justicia, seguiremos los hechos y no dejaremos ninguna piedra sin remover”, promete McCarthy.

Al fiscal general Merrick Garland, McCarthy le ha advertido: “conserve sus documentos y despeje su calendario”.

Los Archivos Nacionales dijeron a principios de este año que habían obtenido 15 cajas con registros presidenciales que Trump no entregó al final de su mandato, algo que va en contra de la Ley de Registros Presidenciales, que establece que los documentos de un presidente son públicos. Los Archivos dijeron entonces que seguían buscando registros adicionales y que algunos de los documentos que Trump entregó habían sido destruidos.

Agentes del FBI haciendo guardia en una de las entradas de la casa de Trump en Mar-a-Lago.
Agentes del FBI haciendo guardia en una de las entradas de la casa de Trump en Mar-a-Lago.
ANDRES LEIVA/THE PALM BEACH POST VIA ASSOCIATED PRESS

El Departamento de Justicia también ha estado investigando el papel de Trump en los acontecimientos del 6 de enero de 2021, cuando alentó a una multitud violenta a dirigirse al Capitolio de Estados Unidos para intentar anular los resultados de las elecciones de 2020.

Un abogado especial del Departamento de Justicia informó en 2019 que Trump probablemente había cometido obstrucción a la justicia al interferir con una investigación sobre su campaña de 2016. Sin embargo, en declaraciones el lunes por la noche, los republicanos del Congreso descartaron la posibilidad de que Trump pudiera haber cometido un delito.

“Los demócratas llevan demasiado tiempo utilizando nuestras agencias gubernamentales, desde el FBI hasta el IRS [hacienda], para atacar a sus rivales políticos”, ha tuiteado la diputada Diana Harshbarger. “Este asalto inconcebible es un ataque a nuestra República”.

El actual director del FBI, Christopher Wray, es un republicano que fue nombrado por Trump después de que este despidiera a su predecesor, James Comey, por investigar su campaña de 2016.

El senador republicano Lindsey Graham ofreció una respuesta más comedida, limitándose a decir que “el tiempo dirá” y que nadie está por encima de la ley. “Sin embargo, lanzar una investigación de este tipo sobre un expresidente en unas fechas tan cercanas a unas elecciones es más que problemático”, denuncia Graham.

Son muchos los republicanos que afirman que el presidente Joe Biden está detrás de esta redada en la casa de Trump para evitar que este se presente a las elecciones presidenciales de 2024.

“Biden está armando el Departamento de Justicia contra sus rivales políticos”, ha señalado el diputado republicano Fred Keller. “Si pueden hacerle esto al expresidente de los Estados Unidos, imaginaos lo que os pueden hacer a vosotros”.

Otros legisladores republicanos han dicho que tienen que hacer algo más que simplemente supervisar la investigación del FBI.

“Debemos destruir el FBI”, ha tuiteado el diputado republicano Paul Gosar.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Protesta de seguidores de Trump tras el registro de su mansión de Mar-a-Lago (Florida)