INTERNACIONAL
01/07/2019 00:32 CEST | Actualizado 01/07/2019 11:43 CEST

Los Veintiocho son incapaces de llegar a un acuerdo en la cumbre para repartir los cargos de la UE

Los populares, reticentes por ceder al socialista Timmermans la presidencia de la Comisión tras haber ganado las elecciones europeas.

EFE

La presidencia de la Comisión Europea, la presidencia del Consejo Europeo, la presidencia del Parlamento Europeo, el cargo de responsable de la política exterior comunitaria y la presidencia del Banco Central Europeo

Si uno se tiene que reunir por cuarta vez en dos meses para decidir quiénes ocuparán todos estos puestos, se reúne. Y si se tiene que posponer tres horas y media una reunión que iba a comenzar a las 18:00 de la tarde, también lo hace. 

Y eso es lo que han hecho los líderes europeos este domingo en Bruselas porque, como bien ha advertido la canciller alemana, Angela Merkel, “por decirlo de un modo suave, no serán conversaciones muy fáciles”. 

El socialista holandés Frans Timmermans se ha presentado como el único aspirante claro a presidir la Comisión Europea.

Varios países, entre ellos España, negociaron en Japón el reparto con el socialista Timmermans en la Comisión y el popular Weber en el Parlamento

 

Pero Timmermans, propuesto por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, no termina de convencer al ala más dura del Partido Popular Europeo (PPE), liderada por países como Hungría, Polonia y República Checa.

El reparto perfilado ha provocado reticencias en el PPE, incómodo por ceder a un socialista la presidencia de la Comisión tras haber ganado las elecciones europeas. Y la figura de Timmermans provoca el rechazo frontal de varios países de Europa central, con Hungría y Polonia al frente .A su favor, Timmermans tiene a España, Alemania y Francia.

Sin embargo, el desacuerdo es tal que durante, toda la madrugada, han estado sucediéndose los encuentros bilaterales. 

Última propuesta

En la mañana de este lunes, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) continúan barajando que la presidencia de la Comisión, la institución más importante, sea para Timmermans.

La presidencia del Consejo Europeo -la institución que representa a los líderes de los Estados miembros- recaería en la excomisaria europea y directora ejecutiva del Banco Mundial, la búlgara Kristalina Georgieva, del Partido Popular Europeo (PPE).

El puesto de alto representante de la Política Exterior de la Unión Europea (UE) iría a parar a manos de los liberales y para el mismo se barajan los nombres del primer ministro en funciones belga, Charles Michel, y de la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vestager.

En cuanto al Parlamento Europeo, que elige a su propio presidente, está sobre la mesa el nombre del alemán Manfred Weber, candidato principal del PPE a las elecciones europeas y que se quedaría sin la presidencia de la Comisión pese a que los populares ganaron los comicios europeos.

También se baraja el del eurodiputado liberal Guy Verhofstadt ya que tradicionalmente la presidencia de la Eurocámara, que dura cinco años, se reparte entre dos candidatos, cada uno por un periodo de dos años y medio, según las mismas fuentes.

“Situación muy volátil”

Fuentes diplomáticas españolas confirmaron que “la figura de Timmermans al frente de la Comisión va tomando fuerza” porque existe “mayor consenso interno” en el Partido Popular Europeo”, aunque subrayaron que “la situación es muy volátil” todavía.

“Se consolida la idea de que la decisión tiene que ser hoy (lunes) pero todo es volátil”, agregaron las fuentes, que precisaron que no es “difícil” imaginar que no haya ningún alto cargo de un país del este aunque “podría ocurrir que no haya alguien del sur”.

Tampoco se descarta que se logre consenso para que haya dos hombres y dos mujeres en el reparto de cargos de Comisión, Consejo, Parlamento y alta representante.

Tras celebrar otra ronda de consultas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha vuelto a convocar a los líderes a la sesión plenaria para abordar su última propuesta, informó su portavoz, Preben Aamann, en Twitter. 

 

Un acuerdo fraguado en Osaka

El diseño presentado por Tusk ni tan siquiera es suyo: parte de un reparto negociado entre Alemania, Francia, Países Bajos y España en los márgenes de la cumbre del G20 celebrada este fin de semana en Osaka (Japón). 

La idea es que el socialdemócrata holandés Frans Timmermans sea el nuevo presidente de la Comisión Europea, relegando al aspirante del PPE, Manfred Weber, que ocuparía la presidencia del Parlamento. 

Merkel estaría dispuesta a aceptar el 'acuerdo de Osaka', pero no así sus colegas del Partido Popular Europeo

El mando del Consejo Europeo quedaría en manos de un liberal y el puesto de Alta Representante de Política Exterior sería para una mujer del PPE. 

Tusk aspira a lograr el consenso de los Veintiocho para sacar adelante el paquete de reparto, aunque el acuerdo solo necesita ser aprobado por mayoría cualificada para salir adelante, lo que supone sumar el apoyo del 72% de los Estados miembro, que sumen 65% de la población de la UE. 

Rechazo de los países del Este

Pese a que contaría con el visto bueno de Angela Merkel, no sucede lo mismo con el del resto de integrantes del grupo popular. De hecho, fuentes europeas citadas por Europa Press daban por “muerto” el acuerdo e incluso apuntaban a la posibilidad de posponer para septiembre la decisión sobre los cargos en caso de no llegar a un entendimiento. 

“Merkel ha tenido un enorme revés que no se esperaba. No ha habido ni uno que le haya apoyado’, han explicado estas mismas fuentes, expresando el malestar de la familia ‘popular’ al reparto negociado en Japón. 

"Timmermans es un candidato que divide profundamente Europa", dicen los países del Este

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, defiende la elección de Timmermans y achaca el bloqueo a las “disensiones internas” en el PPE. “El problema es la división entre los populares europeos. El PPE no se aclara, no se ponen de acuerdo”, han indicado fuentes españolas a AFP.

Pero los líderes de países del Este como Polonia, Eslovaquia, Hungría y República Checa han rechazado la candidatura de Timmermans. 

“No es un candidato de compromiso, es un candidato que divide profundamente Europa y que, ciertamente, no entiende la Europa central”, ha dicho el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki.

Al primer ministro de Portugal, António Costa, no le sorprende que estos países rechacen a la persona que “lideró” en nombre de la Comisión Europea el “conflicto directo” entre Bruselas y Hungría y Polonia por amenazas al Estado de Derecho y la independencia judicial.

No obstante, el mandatario luso ha afirmado que sería “una muy mala señal” para la ciudadanía europea que se aceptase esta argumentación para no nombrar a Timmermans. Costa, al igual que la canciller alemana y que el presidente francés, se han reunido a solas con los países de Visegrado antes de la cena a Veintiocho para tratar de acercar posturas.

Desde el Ejecutivo español culpan a las "diseniones" en el PPE del bloqueo en la negociación

Varias fuentes cuentan con que Italia también planteará reservas a Timmermans, aunque su primer ministro, Giuseppe Conte, ha dicho a su llegada a la cena de líderes que Italia “valorará” la candidatura del holandés, pero ha avisado de que queda una “larga maratón” de negociaciones antes de llegar a un acuerdo.

Conte ha explicado que a Italia le interesa que los elegidos sean “personalidades fuertes que sepan interpretar este momento crítico para la Unión, que sepan contribuir a construir una Europa más fuerte y sólida”. En este paquete, ha añadido, Italia aspira a ocupar una cartera “económica de peso” en el Ejecutivo comunitario.

ESPECIAL PUBLICIDAD