NOTICIAS
19/06/2019 16:06 CEST | Actualizado 19/06/2019 17:35 CEST

Luis Enrique deja de ser el seleccionador nacional

Lo ha anunciado el presidente de la Federación, Luis Rubiales: “Estamos convencidos que era la mejor decisión”.

AFP

“Estamos convencidos que era la mejor decisión”. Luis Enrique ha dejado de ser el seleccionador español masculino y así lo ha anunciado el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. Lo ha hecho en una rueda de prensa convocada a primera hora de la tarde en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid).

No por esperada, la decisión anunciada esta tarde ha dejado de impactar a la comunidad futbolística y hasta a la sociedad ajena al balompié. La renuncia del antiguo jugador del Barcelona y Real Madrid sobrevolaba por los despachos de la federación desde que en marzo se anunciase el “problema familiar grave” que le impedía dirigir al combinado español en su encuentro contra Malta. Sus circunstancias no mejoraron e igualmente tuvo que perderse las citas contra Islas Feroe y Suecia en junio.

En aquellos partidos ocupó su lugar el que había sido su segundo hasta ese momento, Robert Moreno, ya nuevo seleccionador, como también ha anunciado Rubiales. Moreno es amigo personal de Luis Enrique, al que ha acompañado como técnico asistente en sus anteriores etapas en los banquillos de la Roma, el Celta de Vigo y el Barcelona. El recuerdo de quien fuera su “jefe” ha sido constante en los 40 minutos que ha durado la comparecencia.

Lo que haya cambiado o no de la situación de Luis Enrique es algo que responde a un ámbito privado que yo no puedo tratarLuis Rubiales


“Luis siempre va a tener las puertas de la selección abiertas”, ha explicado el presidente Rubiales nada más comenzar el acto. Con apenas un hilo de voz y en un ambiente de tristeza -solo había que ver sus gestos- el máximo responsable federativo ha estado acompañado del nuevo seleccionador y del director técnico de la federación, José Francisco Molina. No en vano, la de Luis Enrique fue una apuesta personal de Rubiales tras su controvertida decisión de despedir a Julen Lopetegui a días del Mundial... y el consiguiente batacazo en la cita de Rusia el pasado verano.

“Robert Moreno va a ser seleccionador y mantendrá la misma duración y condiciones que ya estaban firmadas en el contrato. Quiero reiterar las gracias a Luis y a Robert porque han sido momentos duros. Tanto Moli -Molina- como yo estamos convencidos de que es la mejor solución”, ha reconocido Rubiales, con un leve hilo de voz.

Ante la pregunta de qué ha cambiado para haber tomado esta decisión de manera definitiva, Rubiales no ha querido dar detalles: “Ha sido una decisión del propio Luis Enrique, que aquí va a tener siempre un recuerdo imborrable. Lo que haya cambiado o no de su situación es algo que responde a un ámbito privado que yo no puedo tratar. Ante esta situación la mejor respuesta es el equipo más preparado y creemos que es este”.

 

Rubiales ha manifestado también que “15 minutos antes de la rueda de prensa hemos llamado a los capitanes para explicar la situación y, como no podía ser de otra manera, lo han aceptado. Van a ser muy importantes ahora”.

En su breve turno de palabra el nuevo seleccionador ha mostrado sus sensaciones encontradas: “Es un día agridulce, más agrio que dulce. Siempre pensaba en llegar a ser primer entrenador algún día, pero no así”. 

AFP


Posteriormente, en el turno de preguntas, Moreno valoró su supuesta falta de experiencia por no haber sido primer técnico: “Yo creo que sí tengo mucha experiencia. Llevo muchos años formándome y aprendiendo. Si ganamos la Eurocopa nadie se acordará si tengo o no experiencia”, ha añadido. “En la vida las oportunidades llegan aunque no siempre por el camino apropiado. Cuando llegan hay que aprovecharlas. Estamos confiados. Haremos un gran trabajo, aunque no puedo prometer resultados”.

A Moreno también le han cuestionado sobre la situación de Luis Enrique, pero ha querido “respetar lo que nos pidió. No me parece correcto desvelar los motivos”, ha puntualizado.

El cambio de roles y los complicados momentos por los que atraviesa su amigo no quitarán que “cuando las circunstancias lo permitan y así se dé, por supuesto voy a consultarle”.

Menos de un año en el cargo

Luis Enrique Martínez se convirtió en el entrenador de “La Roja” hace menos de un año, el 9 de julio del 2018, tras el fiasco español en el Mundial de Rusia que prosiguió al inesperado despido de Julen Lopetegui.

No sin polémicas por su nombramiento -la controversia siempre ha acompañado la figura del exjugador y entrenador gijonés- su balance ha sido de cinco victorias y dos derrotas en los siete partidos que ha dirigido “in situ” en sus 11 meses al frente de “La Roja”. El balance se hace más positivo si contamos los tres en los que delegó en Moreno, todos triunfos. 

Un par de amistosos, la fase de grupos de la novedosa Liga de las Naciones, en la que España se quedó a las puertas de la final a cuatro y el comienzo de la clasificación para la Eurocopa de 2020 han sido las citas en las que Luis Enrique dejó su sello. Tanto en el césped como en las salas de prensa, otro de sus terrenos “de juego”.

Ahora Robert Moreno, su mano derecha y de un perfil notablemente menos polémico, quiere imponer su propia marca. Eso sí, se “apoyará” en su amigo, avisa.

Photo gallery Luis Enrique, presentado See Gallery