Macron volverá a hablar con Putin "si la situación lo justifica"

Johnson pide "desmontar mitos" sobre el papel occidental en guerra de Ucrania.
Emmanuel Macron abandona la sala de prensa de Ifema.
Emmanuel Macron abandona la sala de prensa de Ifema.
Christophe Ena via AP

El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró este jueves que volverá a hablar con su homólogo ruso, Vladímir Putin, si la situación lo justifica y en coordinación con Ucrania. “Cada vez que la situación lo justifique, no excluyo hacerlo, porque creo que es la responsabilidad de Francia” trabajar en cuestiones humanitarias “de urgencia” o que puedan “ser útiles”, afirmó Macron en una rueda de prensa tras el final de la cumbre de la OTAN.

Otro posible motivo para reanudar las conversaciones con el Kremlin sería “si en un momento dado, y será la decisión de Ucrania, la situación permite restablecer el diálogo”, y en ese caso “los europeos podemos hacerlo también”, explicó.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió este jueves “desmontar los mitos” que atribuyen a las sanciones occidentales la responsabilidad de la actual crisis alimentaria en el mundo o que achacan a la OTAN haber incitado el conflicto en Ucrania.

Para el líder británico existe el “riesgo” de que no todos los países vean la invasión rusa de Ucrania como responsabilidad de Putin, por lo que los occidentales deben trabajar para que los ucranianos ganen la guerra y, de esa forma, las democracias ganen la discusión global sobre los valores. “Hemos sobrepasado las expectativas en la unidad sobre cómo afrontar a (el presidente ruso, Vladímir) Putin”, dijo Johnson en su rueda de prensa tras haber participado en la cumbre de la OTAN en Madrid.

“Tenemos que acabar con los mitos de que las sanciones occidentales son de alguna manera responsables de los aumentos de los precios en Occidente. Es la invasión rusa la que ha causado la escasez de alimentos”, afirmó Johnson.

El primer ministro británico, cuyo país ha anunciado una ayuda militar adicional de 1.160 millones de euros para Ucrania, resaltó que el coste de la libertad es algo que “siempre vale la pena pagar”.

“A menos que obtengamos el resultado correcto en Ucrania, Putin estará en posición de cometer más actos de agresión contra otras partes de la antigua Unión Soviética, más o menos con impunidad, lo que generará más incertidumbre global, más crisis petroleras, más pánicos y más angustia económica para todo el mundo”, dijo.

Es por ello, insistió el jefe del Gobierno, que se debe continuar apoyando a Ucrania e intensificar el respaldo militar.

Al mismo tiempo, el líder conservador admitió que es el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, quien tiene que decidir qué hacer, “si quiere llegar a un acuerdo con Rusia” pero, resaltó, “es un asunto totalmente” de los ucranianos.

El trabajo de Occidente, añadió, es “defender el derecho de los ucranianos a protegerse”. “Una de las razones por las que lo que está sucediendo en Ucrania es tan importante es porque hay una clara extrapolación a otros teatros, y por eso estamos apegados al sistema internacional basado en reglas”, incidió.

El primer ministro hizo hincapié en la importancia de invertir a largo plazo en “capacidades” vitales de defensa, por lo que el objetivo es llegar a aportar un 2,5 % del producto bruto interno (PIB) en defensa para finales de la década.

En un mensaje a Putin, Johnson dijo que el presidente ruso debería pensar en “las consecuencias de sus acciones”, así como “la forma en que su invasión realmente ha unido a Occidente, al G7, a la OTAN, a la Unión Europea”.

“Nunca fue remotamente probable que Ucrania fuera a unirse a la OTAN en un futuro previsible, todos lo sabían, era completamente mítico”, dijo.

Si Putin quería menos OTAN en sus fronteras al entrar en Ucrania, lo que ha conseguido, añadió, ha sido que Suecia y Finlandia rompieran sus votos históricos de neutralidad porque están “horrorizados” por su violencia y agresión.

Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, junto a Joe Biden y sus nietas.

Cena de gala de los líderes de la OTAN y de la UE en el Museo del Prado