NOTICIAS
07/05/2020 10:18 CEST

Madrid finaliza el reparto de comida rápida a niños vulnerables al reabrir las empresas de 'catering'

A partir del 18 de mayo.

Europa Press News via Getty Images
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una reunión en la Puerta del Sol el 5 de mayo de 2020. 

La Comunidad de Madrid dará por finalizado el próximo 18 de mayo el acuerdo que mantiene con Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes para dar menús escolares a alumnos de familias receptoras de la Renta Mínima de Inserción (RMI), una vez que las empresas de catering habituales vuelven a abrir y pueden distribuir comida a los alumnos que lo necesiten.

Según ha informado el Gobierno regional, la Consejería de Educación ya llevaba tiempo preparando alternativas a estos menús de comida rápida, que han sido necesarios durante estas semanas para garantizar la alimentación de alumnos de familias desfavorecidas ante el cierre de los catering habituales por el estado de alarma.

Durante este tiempo, las tres empresas han distribuido más de 130.000 menús, que según la Comunidad de Madrid han estado “supervisados por los departamentos de nutrición de las empresas, pensando en una dieta equilibrada y variada, teniendo en cuenta factores como la ingesta de calorías, fibra, vitaminas aportadas y minerales necesarios”.

“Por ello, se incluyeron ensaladas, pasta, yogures y fruta, y se ofrecía también la posibilidad de alternar en las comidas legumbres, arroz, verduras y pescado”, reitera el Gobierno regional.

Durante estas semanas Telepizza, Viena Capellanes y Rodilla han distribuido más de 130.000 menús a alumnos procedentes de familias desfavorecidas, una labor que ha agradecido el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, “por su sensibilidad y compromiso en tiempos de adversidad”.

“Se mostraron dispuestas a poner en marcha este programa cuando nadie se ofreció a hacerlo, en un tiempo récord y demostrando y garantizando la distribución a todos los municipios donde se debían llevar los menús”, ha señalado Ossorio.

Este miércoles el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, celebraba que la Comunidad de Madrid hubiera “decidido dejar de dar menús de comida rápida a los niños y niñas vulnerables”. “La salud de los peques lo merecía. Rectificar en política no siempre es fácil y hay que saludarlo”, añadía Iglesias en Twitter.

Isabel Díaz Ayuso le respondía en la misma red social: “Señor vicepresidente: una vez que las empresas de catering puedan trabajar con normalidad, volveremos a los menús ordinarios. No obstante, las empresas que han colaborado con nosotros, sin su ayuda, no soportaban las calumnias y ataques recibidos por políticos de su ideología”.

El Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que dirige Pablo Iglesias pidió a la Comunidad de Madrid revisar estos menús y presentar una alternativa para poder recibir una ayuda para financiar las comidas.

De acuerdo con las cifras aportadas por el Ministerio, del fondo de 25 millones de euros que la Vicepresidencia social destinó a las comunidades autónomas para financiar estas comidas, a Madrid le correspondieron 2.455.750 euros.

Y de esa cantidad, según explicaron a Efe fuentes de esta Vicepresidencia, la Comunidad de Madrid presentó una factura de 1.049.861 euros dedicada al pago de las comidas diarias que prepara Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes, mientras que el resto fue derivado a ayuntamientos de la región para el pago de cheques de comida o servicios de catering

NUEVOS TIEMPOS