NOTICIAS
25/09/2020 13:47 CEST

Madrid señala a "otras comunidades" por tener datos similares a los suyos, pero no es del todo cierto

Sólo Navarra se acerca a las cifras de la capital, pero ni los datos son los mismos ni son comparables sus circunstancias.

Lo que se ha vivido este viernes durante las ruedas de prensa (simultáneas, pero por separado) del viceconsejero de Sanidad madrileño, Antonio Zapatero, y del ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha sido la escenificación de un desencuentro en toda regla.

Después del ‘acuerdo de paz’ entre Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez representado este lunes, el viernes las cosas se han torcido visiblemente. Zapatero e Illa han comparecido a la misma hora pero en distinto lugar, y para dar dos mensajes diferentes.

Zapatero ha anunciado la ampliación de restricciones a ocho zonas más de Madrid; Illa ha pedido que esa restricción se extienda a toda la ciudad de Madrid, consejo que han desoído en el Gobierno autonómico.

Cuando los periodistas han preguntado a Antonio Zapatero, encargado del ‘plan Covid’ de la Comunidad de Madrid, por qué habían decidido ignorar la petición de Ministerio, Zapatero ha argüido que los criterios de Sanidad no son claros y que, además, había “otras comunidades” con una incidencia superior a 650 casos por 100.000 habitantes a las que el Ministerio no estaba pidiendo explicaciones.

Navarra, la señalada, dista de tener los datos de Madrid

″¿A qué comunidades se refiere?”, le han preguntado en la sala de prensa. Zapatero no ha querido dar nombres y ha remitido a los informes que publica diariamente el Ministerio de Sanidad.

Atendiendo al último informe de este jueves, sólo hay una comunidad con una incidencia acumulada en las dos últimas semanas de más de 650 casos por 100.000 habitantes. Se trata de Navarra, que concretamente registra 658,81. Madrid, por su parte, ocupa el primer puesto del ‘ranking’, con 746,15 contagios por 100.000 habitantes, bastante por encima del segundo ‘competidor’.

El resto de comunidades autónomas no alcanzan ni los 500 positivos por 100.000 habitantes, como es el caso de La Rioja (466), Castilla-La Mancha (416) o Murcia (400).

Aragón, probablemente la primera gran afectada de esta segunda ola, registra una incidencia acumulada de 376, y muy por debajo se encuentran País Vasco, con 290, y Cataluña, con 160 casos por 100.000 habitantes. 

Además de que Madrid sale peor parada que el resto en cuanto a su situación epidemiológica, tampoco es comparable la movilidad de la capital de España (y principal nudo de comunicaciones) con la movilidad de Navarra.

Madrid, como comunidad “supercontagiadora”

Como se encargó Ayuso de recordar este lunes, “Madrid es una España dentro de España”. Aunque la frase no es la más acertada, Ayuso tenía algo de razón; ella pedía un trato “diferente” al resto de comunidades por tener unas condiciones particulares, y en eso estaba en lo cierto: el virus se transmite principalmente por la movilidad de personas y si la situación está mal en Madrid, es muy probable que eso acabe afectando al resto de comunidades (por algo las dos Castillas temen tanto el empeoramiento del vecino).

“Madrid tiene una capacidad muy importante para diseminar”, explicaba hace unas semanas a El HuffPost Javier Padilla, médico de atención primaria y coautor de Epidemiocracia. “Al principio se hablaba de personas supercontagiadoras; ahora casi podríamos decir que Madrid es una comunidad supercontagiadora, porque pasan por ella tantos flujos de comunicación que hay que cuidarla muy especialmente”, sostiene. “Madrid puede ser un problema de salud pública para otras comunidades”, sentenciaba Padilla.

Madrid tiene una capacidad muy importante para diseminar y puede ser un problema de salud pública para otras comunidades

Adrián Hugo Aginagalde, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, coincidía con él: la cifra de población de un territorio es un factor importante a tener en cuenta y, mientras que la Comunidad de Madrid tiene 6,6 millones de habitantes, la Comunidad Foral de Navarra no llega ni a una décima parte, con menos de 650.000 habitantes.

“Me preocupan especialmente las comunidades densamente pobladas”, admitía Aginagalde en esa misma entrevista. “Ese es el mejor parámetro: las grandes capitales y urbes son las que nos deberían preocupar más y, dentro de esas urbes, las zonas donde haya centros sanitarios, especialmente centros sociosanitarios o de atención a la dependencia”, afirma el epidemiólogo.

Photo gallery El metro de Madrid, a reventar en pleno repunte de la pandemia See Gallery

NUEVOS TIEMPOS