POLÍTICA
27/07/2021 08:18 CEST | Actualizado 27/07/2021 12:32 CEST

Maialen Chourraut logra la plata en la final del eslalon de K1

La palista vasca consigue el tercer metal de España en Tokio 2020 y agranda su carrera deportiva.

COE
Mailen Chourraut, durante la semifinal en Tokio

¡Brava! ¡Qué brava eres! Maialen Chourraut ha vuelto a hacer historia en aguas bravas. La palista española, campeona olímpica en Río de Janeiro, ha mordido la plata en la final de K1 eslalon. La deportista ha llegado a la final en Tokio luchando hasta el último momento por revalidar el oro logrado en 2016. No sólo se ha dejado la piel en defender el liderato, también lo ha hecho agrandando una trayectoria deportiva que ya es leyenda.

Chourraut se ha impuesto a la británica Kimberley Woods, a la hasta ahora subcampeona olímpica, la neozelandesa Luuka Jones, y a la italiana Stefanie Horn. Ellas no han conseguido desbancarla de la cima, pero sí lo ha logrado una gran alemana Ricarda Funk, que por momentos vio peligrar su oro. 

La piragüista vasca ha podido ver el resto de actuaciones de sus rivales con la seguridad de subirse a algún cajón del podio. La mala bajada de la eslovaca Eliska Mintalova le ha dado directamente la medalla. 

A este se han sumado los dos errores de la favorita, la australiana Jessica Fox, plata en Londres y bronce en Río, que le permitieron lograr un segundo puesto que sabe a primero. De esta manera, Chourraut ha sumado su tercera medalla en Juegos, tras el bronce de Londres 2012 y el oro de Río 2016. 

EFE
Maialen

Unas semis casi impecables

En el Centro de Eslalon de Kasai, la guipuzcoana, número siete del ranking mundial, ha realizado una bajada sólida con una única penalización, que le ofreció un tiempo de 109.92. Contra todo pronóstico, la vigente campeona del mundo, la eslovena Eva Tercelj, ha caído eliminada después de recibir una penalización de 50 segundos por saltarse una puerta (162.48).

Este ha sido el preludio de una gesta que no ha dejado indiferente a nadie. Chourraut ha demostrado que puede doblegar cualquier corriente. Ha probado su valía como deportista profesional siendo también madre, aunque ese cliché ya lo pulverizó en Río, donde pudo dedicar el oro a una familia que crecía.

Tras la plata conquistada por la taekwondista madrileña Adriana Cerezo y el bronce del ciclista granadino David Valero, así está el medallero de la competición ahora mismo.