Mamen Mendizábal se pronuncia claramente sobre las exigencias a las mujeres en televisión

“Las mujeres en la tele pasado un tiempo no existen”.
La periodista Mamen Mendizábal en el programa 'Fuera del Mapa', de Alberto Chicote.
La periodista Mamen Mendizábal en el programa 'Fuera del Mapa', de Alberto Chicote.
LASEXTA

La periodista Mamen Mendizábal ha recorrido junto a Alberto Chicote el Parque Nacional de los Picos de Europa en el programa Fuera del Mapa, donde ha reflexionado sobre las exigencias que existen para las mujeres y su imagen en el mundo de la televisión.

“Tú notas que hay como una mayor exigencia para las mujeres a la hora de mantener una imagen, de cuidarse de otro modo, de estar siempre igual o siempre perfecta”, ha preguntado Chicote a la periodista, quien ha reconocido que le gustaría decir que no, “pero es que no es verdad”. “Claro que hay más exigencia”, ha confirmado.

Mendizábal, además ha destacado que “las mujeres en la tele pasado un tiempo no existen”. “Echa un ojo a todos lados”, ha señalado al cocinero.

Sin embargo, también ha apuntado que considera que “la presión de la imagen antes era mucho mayor”. “Ahora yo creo que las mujeres ya hemos llegado a un momento en que hemos demostrado que la cabeza vale más que cualquier otra cosa”, ha resaltado.

“Y claro que sí, la imagen ayuda, en los tío y en las tías, no nos engañemos, en los hombres también. Al menos en el territorio que yo me muevo que es el de la información, el entretenimiento”, ha expreado. “Pero sí, sí, las mujeres seguimos marcadas por la imagen”, ha insistido.

En ese momento la periodista ha querido señalar algo que a ella le “preocupa”. “Yo me quiero hacer mayor con mis arrugas y mis cosas”, ha afirmado, ante lo que Chicote le ha preguntado si se pincharía “cositas” en la cara.

“Espero que no. No te puedo decir que no, porque luego nunca se sabe, pero yo no lo quiero hacer”, ha asegurado ella. “Yo respeto que cada una haga lo que quiera”, ha matizado. “Pero este club de mujeres ya maduras que vamos a ser, sin edad determinada, concreta, en el que estemos todas hinchadas, recauchutadas, no tío”, ha añadido justo después.

“Yo prefiero que pase la edad por mí, y que se me note y tener que asumirlo”, ha revelado. “Hacerse mayor no es fácil”, ha reconocido, “no digo que tener arrugas sea lo mejor, pero sí que digo que tendremos que empezar a aceptarnos como somos en vez de convertirnos en una parodia de nosotras mismas”.

Y ha sentenciado que eso de “la eterna juventud es un timo, como la copa de un pino”. “Yo voy a cumplir 46 años, si no se me notan es un milagro”, ha zanjado.