POLÍTICA
09/07/2019 21:51 CEST

Mañueco, nuevo presidente de Castilla y León con el apoyo de Cs

Vox se ha abstenido.

EFE

El líder del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha convertido este martes en el séptimo presidente de esta Comunidad al recibir el apoyo de los 29 procuradores de su partido y los 12 de Ciudadanos, tal y como habían pactado ambas formaciones tras las elecciones del 26-M.

Han votado en contra los 35 procuradores del PSOE, los dos de Podemos y el procurador de la Unión del Pueblo Leonés, mientras que se han abstenido los respectivos representantes de Vox y del nuevo partido Por Ávila.

Estaba previsto que Mañueco saliera elegido en la primera votación, al alcanzar los 41 votos necesarios para llegar a la mayoría absoluta, y así ha ocurrido, en una sesión que ha durado unas cinco horas, con una intervención inicial del candidato de una hora y otras cuatro de debate con los grupos parlamentarios, marcado por las críticas y los elogios al acuerdo de gobernabilidad fraguado entre el PP y Cs en las últimas semanas.

En su primera intervención, Mañueco ha desgranado la mayor parte del centenar de medidas pactadas con Ciudadanos para constituir “un gobierno honesto y sincero”, marcado más por “sus actos” que por sus palabras. “Seremos un gobierno de actos”, ha anticipado aún como aspirante al cargo.

“Vengo con los brazos abiertos, la camisa remangada y las manos tendidas con un espíritu de concordia para hacer de esta tierra la mejor del mundo porque creo en sus enormes posibilidades”, ha planteado casi al final de una intervención que ha estado precedida de un minuto de silencio en repulsa del asesinato machista perpetrado ayer en el municipio burgalés de Salas de los Infantes, que se cobró la vida de una mujer de 28 años.

Como reflejo del resultado electoral, sin mayoría absoluta y con un triunfo del PSOE que no se ha traducido en acuerdos de gobierno, Mañueco ha apelado al “diálogo”: “Quiero ser el presidente del diálogo, el presidente de la transformación que garantice el impuso definitivo que nuestra región necesita después de esta larga y dura crisis”.

Adelanto de sus objetivos de Gobierno

En materia económica, Mañueco ha comenzado por decir que el “esfuerzo” de su gobierno “se encaminará al pleno empleo” y buscará la mejora de su calidad, la estabilidad, la reducción de la temporalidad, la seguridad y la mejora de la productividad.

En el caso de las medidas fiscales, ha reiterado su intención de bonificar al 99 por ciento el impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares, por considerarlo “injusto”, y establecer una “fiscalidad favorable” a través de otras bonificaciones y deducciones del IRPF, especialmente en municipio de menos de 5.000 habitantes, aunque no ha detallado en qué cuantía.

Se ha detenido también en las medidas centradas en la mejora de la sanidad, entre las que ha destacado que en los 100 primeros días su gobierno ofrecerá datos de rendimiento, actividad y gasto sanitario, y los indicadores de calidad de todos los servicios hospitalarios, mientras que en educación se ha comprometido a subir de manera progresiva hasta un 10 por ciento las aportaciones a las universidades de la Comunidad y, a la vez, rebajar las tasas que pagan los estudiantes.

En sólo cuatro párrafos, Mañueco ha abordado una de las cuestiones que más ha enfrentado a ambos partidos durante las negociaciones, la regeneración, y, en concreto, el dirigente popular ha asumido que la propuesta de suprimir los aforamientos políticos en la Comunidad, que incluye a los miembros del Gobierno, es una propuesta de Cs que “cuenta con el respaldo del PP” y con “todo” su apoyo.

En la primera parte de su discurso, Mañueco ha personalizado su agradecimiento a Ciudadanos en la figura de su líder autonómico, Francisco Igea, a quien ha reconocido haber antepuesto “los intereses de esta tierra” a los personales. Además, le ha elogiado como un “hábil y duro negociador”, y le ha situado como un “socio leal y comprometido en esta etapa que ahora comienza”.

Críticas del PSOE: “Nos han quitado la voz”

Las críticas le han llegado a Mañueco y a Igea por boca del socialista Luis Tudanca, quien ha afirmado que los firmantes del pacto de gobierno de esta Comunidad “han traicionado a Castilla y León” y la han convertido “en un protectorado” y una “colonia de Madrid”.

“Lo que no les perdonarán nunca los castellanos y los leoneses es que ustedes han vendido nuestra autonomía, nos han quitado la voz”, ha resumido Tudanca.

Con la elección de Mañueco se cierra una etapa de 18 años al frente del Ejecutivo autonómico del también popular Juan Vicente Herrera, a quien ha dirigido unas palabras: “Te puedes ir con la cabeza bien alta, la conciencia tranquila y orgulloso de este periodo”.

ESPACIO ECO