BLOGS
05/09/2019 07:16 CEST | Actualizado 05/09/2019 07:16 CEST

Margo Glantz y Mario Bellatín desvelan en vídeo cómo Twitter, Facebook e Instagram influyen en sus libros

Con este tema WMagazín inaugura la sección en vídeo 'Diálogos literarios sobre la vida'.

Por Winston Manrique Sabogal

 

Desde la década pasada el mundo se ha hecho más ruidoso y estridente y dado rienda suelta al narcisismo y la violencia verbal debido a las redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram. Y también más grande, más pequeño y más rápido gracias a ellas. Poco a poco se han extendido y penetrado en la gente, en las empresas y en la vida social en general. Nada, o casi nada, escapa a su influjo. Libera al otro Yo o Yoes agazapados en algunas personas. Incluso su sombra cae sobre los creadores ya sea como elemento a la hora de crear por su influencia inevitable o como herramienta a utilizar en su beneficio para explorar y expandir el arte.

Con este tema WMagazín inaugura la sección en vídeo Diálogos literarios sobre la vida, que saldrá la primera semana de cada mes. Y nadie mejor para hablar de las redes sociales y la literatura que dos de los escritores latinoamericanos más destacados y usuarios activos de las redes: Margo Glantz y Mario Bellatín. WMagazín los invitó, en la pasada Feria del Libro de Bogotá, a conversar sobre cómo Twitter, Facebook e Instagram influyen en sus libros. La siguiente es una idea:

“Yo hasta he perdido la vista. De repente veo que el sistema te dice cuántas horas has estado conectada. Entonces me digo, es que ya no leo como antes. Es una adiccion virtual verdaderamente insoportable. Pero, por otro lado, me sirve para mi literatura”, reconoce Margo Glantz (Ciudad de México, 1930) cuyo último libro Y por mirarlo todo, nada veía (Sexto Piso) analiza el torrente informativo de Twitter a través de una estructura narrativa fragmentaria y muy original que invita a la reflexión al mostrar un mundo que parece irreconocible.

Mario Bellatín, seguidor de Facebook e Instagram, confiesa: “Lo terrible es que yo había llegado a cierto punto en mi vida que pensaba que no iba a caer más en ningún vicio, pero fue como un áspid que estaba escondido. Cuando no estoy en mis aplicaciones es como si estuviera fuera del mundo, entonces busco ver, es bastante funesto”. Bellatín (Ciudad de México, 1960) ha publicado recientemente Bola negra (Sexto piso) y Cartas sobre los ciegos para uso de los que ven (Alfaguara).

Los dos escritores dialogan en el siguiente videorrelato de cuatro partes sobre temas como por qué seguir las Redes Sociales, cómo usarlas como herramientas literarias, cómo romper la realidad con ellas y cuáles son sus claroscuros. Que disfruten estos Diálogos literarios sobre la vida:

Margo Glantz y Mario Bellatín en el Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

Por qué seguir Twitter y Facebook

Margo Glantz. Me interesó Twitter porque había la posibilidad de que algo político importante se cumpliera: la Primavera árabe. Ver cómo a través de un twit se gestó una revolución fallida que pudo cambiar el destino de países de religión musulmana. No pasó así, pero fue interesante políticamente ingresar en ese medio.

Fue importante saber qué significaba ese aluvión de noticias y en qué medida me podía servir a mí para entender mejor el mundo y, de alguna manera, también cómo me podía servir para mi literatura. Como a mí me interesa mucho el fragmento, trabajarlo, el que un twit tuviera 140 caracteres me pareció una contriccion muy  interesante y seductora.

Mario Bellatín. Yo tengo dos redes, aplicaciones: Facebook e Instagram. Lo que hago en Facebook es inventar una personalidad falsa, me escudo en ella para exacerbar una serie de  experiencias de la vida de un escritor como si fuese yo, entonces yo a ese persoanje le echo la culpa de todo lo que va haciendo ese escritor; mientras que yo me dedico a cosas más mundanas y tranquilas. Instagram me sirve para estar todo el tiempo con la mirada alerta, para buscar en qué punto de la realidad cotidiana se establece ese quiebre de lo ficcional, de lo que no se puede creer, de lo lógico, son milésimas de segundo. Es la fugacidad, el instante, el tiempo. Eso me permite captar esos picos de irrealidad que tiene lo cotidiano.

El escritor mexicano Mario Bellatín en el Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

Las redes sociales como herramientas literarias

Margo Glantz. De alguna forma a ti te sirve Instagram porque tienes buen ojo para imágenes, yo no, pero yo me fijo en los textos que son como cosas fulgurantes que te están hablando de una realidad muy fugaz, muy evanescente, muy engañosa, pero que de alguna manera es lo que está pasando en el mundo. Detenerme a trabajar en un libro con esos elementos me ayuda a repensar aquello que pierde vista por estar atento al twitter. Puedo darme cuenta de esa fracción de la que tú hablas a partir de utilizar esos textos, crear un catálogo con ellos y organizar una estructura narrativa. Porque no es simplemente acumular textos, inventariar textos, sino utilizarlos para poder hacer algo con ellos. (el libro de Glantz es Y por mirarlo todo, nada veía)

Mario Bellatín. Eso es lo que me intreresa mucho en tu libro, que al sacar al texto de su medio y pasarlo a una obra literaria y reconstruir eso que parece fugaz, también hay una sensación de fugacidad. Ese ejercicio me parece sumamente importante al trasladarlo a un libro porque se utiliza como herramienta. Lo que sucede es que mucha gente lo usa como fin en sí mismo, y cuando es fin en sí mismo entonces sí es algo fugaz que no lleva a nada. Pero en tu libro, de pronto, reaparece un mundo bastante insólito que ni siquiera está reflejado en las redes así.

Margo Glantz. Hay gente que ha leído el libro y me dice que se va a quedar obsoleto muy pronto. Pienso que no, que ciertas noticias sí van a ser obsoletas, pero lo que importa no es la noticia en sí, sino la organización de todo ese grupo de noticias que combino con otro tipo de problemas algo más personal, como una autobiografia que siempre digo que es fragmentaria o pulverizada. Es una relación muy importante con la literatura y con la forma de ser la literatura. En ese texto trabajo también las figuras retóricas. Las figuras retóricas sirven para que un texto tenga,  aunque no las utilice uno conscientemente, una cuadratura particular.

Mario Bellatín. Y se siente eso. Se ve una esencia independientemente de cuál sea la noticia porque eso es circunstancial. Está la esencia de la repetición, la esencia de las constantes que nos damos cuenta que recurrentemente se cae en lo mismo. Al final se cae en lo mismo como si no se aprendiera esa circularidad que está en los libros sagrados, que está en la historia de la humanidad, y que de alguna manera se reproduce de una forma bastante inmediata, concreta.

La escritora mexicana Margo Glantz en Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

Romper la realidad

Mario BellatínLas redes hay que utilizarlas como herramientas no como fin. Para mí las redes y lo virtual y los libros virtuales no me parece que sean buenos depositarios de la literatura. Cambian todo el tiempo… y la palabra es tan antigua… yo confío en el papel para que realmente dialogue una palabra con Gutenberg que al menos tiene 700 años de garantía, pero aquí cambia y cambia. A lo mejor, dentro de poco, twitter no va a existir y va a haber otra cosa.

Margo Glantz. Me interesa twitter también porque puedo decir cosas que de otra manera no diría y que son muy divertidas y funcionan como literatura y que tienen que ver con un sentido del humor que muchas veces es muy cruel, que funciona y que de otra manera yo no me imaginaría que pudiera hacerlo. Me encanta levantarme y pensar qué puedo escribir que rompa la realidad y, al mismo tiempo, la refleje. Eso me parece  interesante como  forma de escritura.

Los escritores Margo Glantz y Mario Bellatín en los Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín, en 2019.

Claroscuros de las redes sociales

Mario Bellatín. Creo que twitter saca lo peor de la persona, como ese pitecantropus, esa cosa primitiva, violenta, boba, estúpida que está ahí presente, sin filtro; y de alguna manera nos hace pensar en el ser humano como alguien bastante primitivo .

Margo Glantz. También en Facebook.

Mario Bellatín. Pero menos, aunque ya poco a poco…

Margo Glantz. Hay un mundo de difamasión, de acusación, de violencia verbal y de narcisismos que surgen de una manera inesperada porque de otra forma no saldrían tan directamente. Hay algo muy perverso, siniestro y corrupto que ha permitido también cambios políticos muy graves como el de Trump o Bolsonaro, y de grupos fascistas que utilizan twiter con noticias falsas y formas de atacar que son muy incidiosas y graves. Tiene todos esos aspectos. A mí me interesa por lo literario, por las herramientas que tu mencionas, pero también veo ese problema en que muchas veces yo también caigo.

Mario Bellatín. Es peligroso, un arma letal. Dices que llegaste a twitter por la Primavera árabe pero hay cosas nefastas.

Margo Glantz. Son cosas que siempre han estado presentes pero que se han agigantado en el mundo virtual, un mundo muy anónimo, muy artero en el que te puedes escudar y en Facebook hay un excesivo narcisismo.

 

Suscríbete gratis a WMagazín

Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye la sección Avances Literarioscon los pasajes exclusivos de los libros más destacados de la temporada como puedes ver en este enlace.

SOMOS LO QUE HACEMOS