POLÍTICA
26/05/2020 14:41 CEST | Actualizado 26/05/2020 16:50 CEST

Marlaska desvincula la destitución de Pérez de los Cobos del informe sobre el 8-M

El ministro del interior sube el sueldo de los policías nacionales y guardias civiles en plena crisis por el cese.

La destitución del jefe de la Guardia Civil en Madrid, Diego Pérez de los Cobos, se debe ”única y exclusivamente” a la “reconstitución de nuevos equipos de máxima confianza que todo dirigente político plantea”. En mitad de un terremoto político de primera magnitud, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha desligado el cese del informe sobre las manifestaciones del 8-M, que el instituto armado remitió a un juzgado sin su consentimiento.

Marlaska ha insistido en varias ocasiones en que esa “sustitución o cese” es ”únicamente debido” a una “política razonable y normal del ámbito de máxima confianza”. No hay, ha asegurado, “otra razón u objetivo” y, de hecho, esa renovación se había visto “paralizada” por la pandemia del coronavirus.

Sus palabras no han servido para atemperar las críticas de los principales partidos de la oposición. El PP ha exigido a través de un comunicado que Pedro Sánchez destituya de forma “inmediata”a Grande-Marlaska por llevar a cabo, desde su punto de vista, el “ataque más grave a la independencia del Poder Judicial ocurrido en España en los últimos años”. Desde Ciudadanos también se ha pedido su dimisión por “el inmenso daño que está causando a las instituciones”. 

Durante su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Grande-Marlaska ha matizado que Pérez de los Cobos “nunca pidió su cese”. “No es perder la confianza ni no perderla, sino rodearse de personas en la alta gestión del Ministerio que tienen mayor confianza”.

Haciendo hincapié en desvincular la destitución y el informe de la Guardia Civil sobre el 8-M, el ministro ha asegurado que no tiene el informe en cuestión y que, después de 30 años trabajando como juez, ha tenido “siempre muy claro” cuál es la función de ese cargo y de cualquier poder del Estado: “Sé perfectamente cuál es la competencia de un ministro y de un juez. Hay una palabra que no conjugaré nunca: injerencia”. 

Según Marlaska, los actos de ese día son el “iceberg de las políticas de igualdad e implica todo lo que nos queda por hacer en materia de igualdad entre hombre y mujeres, de lucha contra la violencia machista, brecha salarial, de la corresponsabilidad y de ser de uan vez todos iguales”. 

Marlaska ha dado cuenta también de la sustitución del ‘número dos’ de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, que se jubiló el pasado 23 de marzo pero que continuó en su cargo por la pandemia del coronavirus, por el general de división Pablo Salas, hasta ahora máximo responsable del Servicio de Información del instituto armado. “Ahora ya es posible retomar cambios. El general Ceña tenía previsto retirarse el 13 de mayo”, ha insistido Marlaska.

Subida de sueldos en la Guardia Civil y policía

El titular de Interior ha aprovecha la crisis en su departamento para pagar el tercer y último tramo del proceso de equiparación salarial de los policías nacionales y guardias civiles con los miembros de las policías autonómicas, lo que supondrá un desembolso de 247 millones de euros. 

Ha desvinculado, sin embargo, la ejecución del acuerdo sobre esta equiparación salarial con los cambios en la cúpula de la Guardia Civil. Así, ha asegurado que era un compromiso del Gobierno, “se ha negociado con distintos Ministerios y el asunto se abordó en la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, que el pasado jueves preparó el Consejo de Ministros”.

El acuerdo del Consejo, ha explicado, permite completar el acuerdo para la equiparación salarial alcanzado en 2018 con sindicatos y asociaciones de la guardia civil y de la policía nacional, cuyos miembros verán finalmente incrementadas sus nóminas un 20% respecto a los salarios que percibían antes del pacto. 

Un auténtico terremoto

El terremoto se desató este lunes cuando trascendió la noticia de que Marlaska había destituido al jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, por “pérdida de confianza”.

Sin embargo, fuentes del Instituto Armado y asociaciones como Jucil (Justicia para la Guardia Civil) y APROGC (Asociación Pro Guardia Civil) indicaron que sospechan que el motivo del cese es un informe que hace pocos días la comandancia que dirigía Pérez de los Cobos envió al juzgado de instrucción 51 de Madrid, según informa El País.

La principal conclusión del informe en cuestión es que el 8-M no se tendría que haber celebrado “ninguna manifestación”.

EL HUFFPOST PARA JOYCLUB