POLÍTICA
29/03/2020 10:35 CEST | Actualizado 30/03/2020 09:42 CEST

Martínez-Almeida, el alcalde inesperado

Así es el regidor ‘popular’ de Madrid que se ha ganado el respeto de la izquierda durante la pandemia.

Instagram
Almeida

Días durísimos en Madrid. El gran epicentro de la pandemia del coronavirus. Esa ciudad dinámica, cosmopolita, noctámbula, estresada, de contrastes… es un desierto de asfalto, con sus hospitales colapsados, con miles de vecinos contagiados, todos pendientes de las noticias e intuyendo un sol fantasma desde las ventanas.

El alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, pone un tuit por las mañanas con ánimos, con una ilustración, con un vídeo que llama a quedarse en casa y a soñar con el mañana que vendrá de cañas, paseos por el Retiro y noches con los amigos. Y habla de unidad y lealtad con convicción; los reproches, dice, hay que dejarlos para después.

Una actitud que choca con la del líder de su partido, Pablo Casado, que cada día emplea un tono más duro, y con la de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, que carga todas las culpas a La Moncloa y no admite ni los recortes durante estos años en la Sanidad por parte de su partido.

Almeida (Madrid, 1975), al que muchos rivales y dentro de su propio partido consideraban un político menor, está cosechando de repente aplausos desde las otras filas y ha sabido labrarse un liderazgo en tiempos de crisis que nadie esperaba. Fue de los primeros que llamó a todos a quedarse en sus casas y el Ayuntamiento se anticipó con algunas medidas antes de que las decretara el Gobierno, como el cierre de terrazas o espacios municipales.

Un político al que nadie esperaba ver hace un año en el despacho más grande del Palacio de Cibeles. No era ni siquiera la opción favorita de Pablo Casado para encabezar la batalla contra Manuela Carmena, llegando a la contienda de rebote y como el menos popular y mediático de todos sus rivales: la exalcaldesa de Más Madrid, Pepu Hernández (PSOE), Begoña Villacís (Ciudadanos) y Javier Ortega Smith (Vox). Pero la vida da muchas vueltas y pacto a tres le otorgó el bastón de mando a pesar de haber tenido los peores resultados del PP.

El PSOE: “Lo está haciendo muy bien, se ha ganado el respeto”

Los resumen así fuentes socialistas del Ayuntamiento de la capital: “Lo está haciendo muy bien, se está ganando el respeto de la izquierda. Ha dejado de ser el alcalde macarra para ser el alcalde de todos. Es el ejemplo de cómo una crisis es una oportunidad política”.

Twitter
Almeida

“Durante ocho o nueve meses, antes de la crisis, solo había gobernado para los suyos. Lo tenía clarísimo. No había otra voz en el gobierno municipal que fuera el malo. Él era el bueno, el malo, todo. Y tomaba medidas muy de derechas contra el medio ambiente, atacando directamente a los ecologistas. Era un alcalde muy poco institucional”, comentan las fuentes.

En el PSOE creen que este político, que era “muy desconocido”, ha visto que era el momento, insisten, de dejar de ser “macarra”: “Es muy inteligente, le está dando a la gente lo que necesita en un momento muy complicado. Es consciente de que es el alcalde de una ciudad asolada por la muerte y tiene que estar a la altura”. “No está haciendo como Ayuso, que es la opositora de Sánchez, él se ha granjeado el respeto de parte de la sociedad que le detestaba”, desliza un concejal socialista.

Ha dejado de ser el acalde macarra

En la oposición distinguen su papel y el de Ayuso constantemente: “La Comunidad no está haciendo política, el alcalde sí. Ella está haciendo comunicación, quiere tener entidad como Esperanza Aguirre. Está dirigida por Miguel Ángel Rodríguez”. Pero también enfocan en el PSOE que Almeida había sido hasta ahora un “provocador”, con frases como la de Notre Dame: “Le gusta jugar en la política, lo hizo para ganarse a la derecha, a Vox”.

“La situación en Madrid es crítica”, explica a El HuffPost la portavoz de Más Madrid, Rita Maetre, que subraya que el Ayuntamiento se ha “diferenciado de la Comunidad: el alcalde está siendo más respetuoso que Ayuso, cuya deslealtad, falta de rigor y mala gestión es grave y preocupante”. “Es un mérito leve, en todo caso: el deber de todo responable político en una situación así es ser serio y responsable”.

Twitter
Almeida

No obstante, Maestre indica varios “graves errores” de Almedia durante estos días: “negar hace unos días que dos trabajadores de la EMT hubieran fallecido a causa de esta enfermedad intentando provocar por Twitter una polémica con Íñigo Errejòn que creemos carece de sentido, sobre todo porque estamos hablando de la vida de dos personas, o sea de un hecho muy doloroso que no merece esta reacció hooligan”.

“En cuanto a su gestión política de la crisis, el ayuntamiento es una administración que no tiene demasiadas competencias en esta crisis, aún así echamos en falta que no haya sido más resolutivo y crítico con Ayuso sobre la situación de las residencias de ancianos, no haya garantizado la alimentación saludable de las familias más vulnerables o con su falta de previsión para la compra de material sanitario”, agrega. 

Echamos en falta que no haya sido más resolutivo y crítico con AyusoRita Maestre

 

La imagen que desprendía Almeida era la del viejoven que borraba graffitis y se metía con Carmena. Pero los que tratan con él a diario en el Ayuntamiento manifiestan que es “muy divertido e inteligente”. Un edil con el que habla casi a diario dice que en sus llamadas estos días le ha contado los momentos duros como cuando visitó el hospital de Ifema o cuando se publican los datos, pero que siempre es él el que termina dando ánimos.

En Génova 13 ya lo bautizan como el “alcalde de España”. Fuentes de la dirección popular indican: “Es una gran persona, en esta crisis ha demostrado su gran capacidad de gestión, de la que muchos no dudábamos pero, sobre todo, no ha perdido la humildad”.

En Génova 13 destacan su capacidad de gestión y que es buena persona

 

Desde el equipo de Almeida resaltan que el alcalde está “muy responsabilizado con esta crisis”: “Aunque el Ayuntamiento apenas tiene competencias sanitarias, sí es la institución más cercana al ciudadano y responsable de buena parte de su bienestar”. El hecho de tener información de primera mano, comentan desde el consistorio, le permitió tomar medidas muy rápidas: fue la primera institución que mandó a sus trabajadores a casa.

Su día a día, cuentan desde su entorno, es mucho teletrabajo en casa y algún momento pasa por Cibeles para videoconferencias de coordinación con la oposición o juntas de gobierno. Los suyos trasladan que tiene “bastante claro” que la ciudad se enfrenta a la “mayor crisis conocida hasta la fecha”. “A la gente hay que decirle la verdad, sin alarmismos, pero con sinceridad”, explican fuentes de la Alcaldía, que rematan: “Cree que es el momento de la mayor lealtad institucional, tanto con el Gobierno como con la Comunidad, como con la oposición a la que informa personalmente varias veces a la semana”.

¿Pero quién está detrás de Almeida? ¿De dónde sale? Es un producto de Esperanza Aguirre, ella fue quien lo acogió en las listas y bajo su sombra creció. Tomó las riendas del grupo municipal cuando Aguirre dejó el Ayuntamiento de Madrid tras la detención de Ignacio González por el saqueo del Canal de Isabel II. Se libró entonces una dura batalla interna dentro del PP de Madrid y Almeida, con el apoyo de Cristina Cifuentes, ganó una votación interna por tan solo dos votos para ser el nuevo portavoz frente a Íñigo Henríquez de Luna, que ahora milita en las filas de Vox.

Aguirre fue su gran madrina política, a los dos les apasiona el golf

 

Un antiguo ‘popular’ y que hoy forma parte de Vox, bajo la condición de anonimato, hace este retrato: “Se prestó al juego de Cifuentes. No se conocía ni las agrupaciones. Cuando algunos estábamos yendo al País Vasco, él estaba preparando oposiciones”. “Fue un descubrimiento de Esperanza Aguirre jugando al golf y lo fichó para la Comunidad. Se lo debe todo a Aguirre, méritos pocos en el PP. Ha tenido la suerte de ser amigo de Esperanza. La política es como es, se da la circunstancia de que ella dejó el Ayuntamiento y todos sabíamos que ese puerto era para Íñigo. Cifuentes vio la posibilidad de coger el control, pensó quién era el más bizcochable y tocan a Almeida”

 

Gtres
Almeida

Eso sí, reconocen en Vox que lo está “haciendo bastante bien”: “Es alcalde gracias a los cuatro concejales de Vox. No lo sería sólo con Cs”. Y otra crítica de este cargo de la ultraderecha a Almeida: “No se rodea de la gente más preparada, sino de un grupo de amigos. Ves pasearse a Ángel Carromero por Cibeles con los aires de aquí mando yo”.

Un gobierno municipal que es de coalición con Ciudadanos: el tándem Almeida-Villacís. Esta pareja política funciona mucho mejor que la de la Comunidad de Ayuso e Ignacio Aguado. Fuentes naranjas municipales hacen esta valoración: “La relación es buena, trabajando de forma conjunta. La comunicación es constante y diaria por teléfono y whatsapp. De hecho, a diferencia de otras instituciones las ruedas de prensa tras las juntas de gobierno son conjuntas”. “Es muy campechano, muy cercano y simpático. No es nada sobrado”, comentan desde Cs sobre el alcalde.

Un regidor criado en ambientes bien de Madrid, en una familia monárquica -su abuelo fue consejero privado de Juan de Borbón-. Y que pasó por las aulas elitistas del colegio Retamar, perteneciente al Opus, y de la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI-ICADE). Siempre con la pasión por el Atlético de Madrid, furor absoluto por el club. Que cuando se apagan las luces intenta hacer algo de ejercicio en su casa de la zona del Santiago Bernabéu en una máquina de remo. Martínez-Almeida, el alcalde inesperado.

Photo gallery La España vaciada por la cuarentena See Gallery

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST