BLOGS
14/10/2019 18:28 CEST | Actualizado 14/10/2019 19:40 CEST

Más País: lo que las encuestas aún no pueden ver

Pronosticar el resultado de un partido nuevo siempre es difícil.

Más País

Hay una pregunta que sobrevuela la arena política española y que nadie, hasta la fecha, ha logrado responder. Tras el fracaso de las negociaciones para la formación de gobierno entre PSOE y Podemos, todo parecía apuntar a que la repetición electoral supondría un avance significativo de las derechas precisamente como castigo al decepcionante papel jugado por las izquierdas. Las posibles soluciones al bloqueo político se han convertido en la cuestión que ordena la discusión electoral, y en ese escenario la irrupción de Más País se presenta como la respuesta más autorizada para la pregunta planteada. Sin embargo, a pesar de que en la calle y en los medios se percibe desde hace semanas ese auge del fenómeno Más País, mucha gente se pregunta por qué en ocasiones las encuestas no terminan de reflejarlo.

Pronosticar el resultado de un partido nuevo siempre es difícil. En 2014, a 20 días de las elecciones europeas, el CIS publicó una encuesta en la que otorgaba a Podemos un 1,8% de los votos y un único escaño mientras que, por ejemplo, a IU le otorgaba 5 y un 9,3% de los votos. Finalmente Podemos obtuvo casi un 8% y 5 escaños mientras que IU sí que obtuvo el resultado que vaticinaba la demoscopia (9,9% y 6 diputados).  

Una situación similar se dio en las andaluzas de 2018 con la irrupción de Vox con 400.000 votos y 12 escaños, cuando la mayor parte de las encuestas les daba entre tres y cuatro diputados. Incluso el CIS de noviembre de 2018 no pasó de otorgarle un único diputado al partido de Abascal. Los analistas concluyeron, una vez más, que la ausencia de datos históricos sobre esta nueva formación impedía ofrecer previsiones concluyentes.

Sin embargo, no hay que remontarse tanto para comprobar las dificultades que encuentra la demoscopia para pronosticar el resultado de partidos nuevos. En las autonómicas de mayo Más Madrid concurría por primera vez a las elecciones, con una marca muy poco consolidada y en una situación de evidente debilidad organizativa y económica respecto del resto de candidaturas. Las encuestas siempre reflejaron un empate técnico entre Más Madrid y Podemos en torno al 8% de los votos, incluso en algunas fases hablaron de un cierto “estancamiento” de Más Madrid que supuestamente habría situado a Podemos por delante de la formación de Carmena y Errejón. El resultado no pudo ser más revelador: Más Madrid alcanzó prácticamente el 15% de los votos y triplicó a Podemos en numero de escaños hasta situarse en los 20. Tampoco se cumplieron las profecías de quienes aseguraban que la concurrencia de Más Madrid perjudicaría el resultado del bloque progresista, sino que justamente se produjo el efecto lo contrario aumentando en más de 4 puntos el resultado de las generales en Madrid.

A pesar de que en la calle y en los medios se percibe ese auge del fenómeno Más País, mucha gente se pregunta por qué algunas encuestas no terminan de reflejarlo.

¿Significa esto que las encuestas no sirven para medir la irrupción de Más País? En absoluto. Se impone la necesidad de leerlas en términos relativos, observando la tendencia a lo largo de las semanas y sobre todo los valores absolutos en aquellos territorios en los que Más País concurre en coalición con organizaciones de las que sí se dispone de un histórico de voto y, por tanto, sí se conoce el comportamiento habitual de sus electores. Este es el caso del País Valenciano, donde según una encuesta reciente de el diario Levante la coalición Més Compromís (Más País y Compromís) obtendría entre 3 y 4 diputados, por delante de Podemos y Ciudadanos y garantizaría el ensanchamiento del bloque progresista.

El interés de la ciudadanía en Más País está fuera de toda duda si atendemos a otros indicadores igualmente importantes. Errejón se ha consolidado como el líder nacional mejor valorado por los electores, por encima incluso de Pedro Sánchez y ello a pesar de encabezar una candidatura que en estos momentos no tiene representación a nivel nacional. Junto con ello, la semana se cerró con récord de audiencia en todos los programas de televisión en los que el candidato de Más País fue entrevistado. El día 8 de octubre, la entrevista de Piqueras en Telecinco obtuvo un 16,4% de cuota de pantalla y 2,3 millones de espectadores, superando con holgura los resultados obtenidos por Pedro Sánchez en Antena 3 el día anterior. Una situación que se repitió el domingo en El Objetivo de Ana Pastor cuando el programa batió el récord de audiencia de la temporada con la entrevista a Errejón, con 1.353.000 espectadores y el 8 % de cuota de pantalla.

Enfrentamos unas elecciones que nunca quisimos y que son producto del incumplimiento por parte del PSOE y Podemos del mandato salido de las urnas. Probablemente la responsabilidad mayor deba recaer sobre el partido que más poder tenía, pero la realidad es que ninguno estuvo a la altura de lo que muchos de sus votantes esperábamos. Sin embargo, esta decepción no puede convertirse en un balón de oxígeno para las derechas. El bloque progresista sufre en las elecciones cuando la abstención aumenta y por eso precisamente Más País puede ser el antídoto para evitar la desmovilización y garantizar que el 11 de noviembre en España habrá un gobierno verde, feminista y comprometido con la justicia social.

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs