Mascarilla y altas temperaturas: medidas para sobrellevar las molestias en plena ola de calor

Nunca debemos dejar de usarla.
Sevilla, lunes 22 de junio
Sevilla, lunes 22 de junio

El verano ha llegado y lo ha hecho con todas sus fuerzas. En los próximos días se espera que en Andalucía, Extremadura, Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha las temperaturas superen los 40º C.

Si normalmente cuesta hacer frente a ese intenso calor, este año el problema se intensifica con la obligatoriedad del uso de mascarilla en espacios públicos.

El sudor, la sensación de falta de aire y el resto de molestias que puede producir la combinación mascarillas más calor no son excusa para dejar de usarlas. “Aunque estemos en verano y el virus esté controlado, la situación sigue siendo igual y las recomendaciones siguen siendo las mismas. Si hace más calor, tendremos que aguantarnos”, afirma Leopoldo González, secretario general de la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia de Andalucía (CEOFA).

Poco se puede hacer a este respecto por paliar ese calor pues las circunstancias son las que son y en ningún caso podemos permitirnos no utilizar este sistema de protección porque “el virus sigue estando y no podemos volver atrás”. ¿Consejos para reducir las molestias? Pocos se pueden dar, asegura el profesional, pero podemos tomar algunas precauciones para no sentirnos tan agobiados.

¿Cuál es la mejor mascarilla contra el calor?

Las mascarillas quirúrgicas son la mejor opción porque son más cómodas de llevar y están hechas con materiales transpirables. Para las personas que pertenecen a algún grupo de riesgo se recomienda seguir utilizando las FFP2, como así insisten las autoridades sanitarias.

En cuando a las mascarillas higiénicas, mejor que sean de algodón, pues permiten la transpiración. Hay que evitar los materiales sintéticos.

¿Puedo refrescar la mascarilla con agua?

Nunca se deben mojar las mascarillas porque el material con el que están confeccionadas se deteriora y ya no cumplen su función.

si se mojan con el sudor hay que sustituirla pues con la humedad pierde efectividad y se propicia la proliferación de bacterias. “En estos días habrá que sustituirla con más asiduidad”, asegura González.

¿Puedo quitármela de vez en cuando?

La norma es que hay que llevar la mascarilla en espacios públicos cerrados y en espacios abiertos cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad. “Pero si yo voy solo por la calle, claro que me la puedo quitar y descansar de ella”, aclara.

Pero aún se puede hacer más

El día 1 de junio, el Ministerio de Sanidad activó el Plan de Acciones contra los Efectos del Exceso de Temperaturas, con el fin de minimizar los riesgos de salud que el calor pueda acarrear en personas de riesgo (tercera edad, niños, mujeres gestantes y enfermos crónicos). “Algunas de estas medidas son aplicables a la población general para aliviar las molestias añadidas de tener que llevar mascarilla”, asegura el secretario general de CEOFA.

Estas son algunas de las recomendaciones a seguir en estos días de ola de calor:

  • Beber agua con frecuencia, aunque no se tenga sed.
  • Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que se necesite.
  • Evitar el ejercicio en las horas de más calor.
  • Usar ropa ligera, holgada y transpirable.
  • Hacer comidas ligeras y que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor.
Mascarillas: cuáles protegen y cómo lo hacen