El grave impacto de mascarillas y guantes en el medio ambiente

El coronavirus puede agravar todavía más la emergencia climática.

La pandemia de COVID-19 ha sido la mayor crisis sanitaria de los últimos 100 años, ha provocado una crisis económica y va camino de profundizar más la crisis climática. El uso obligatorio de mascarillas, necesario para protegernos frente al coronavirus, ha hecho que el consumo de plástico sea inevitable.

A todo esto hay que añadir que gracias al poco civismo de la gente las calles, playas o parques se han llenado de mascarillas y guantes. De hecho en Cantabria ya se ha denunciado el aumento de estos residuos abandonados en los arenales y el litoral de la comunidad. En marzo, la organización Oceans Asia encontró miles de mascarillas en la costa del archipiélago de Soko, cerca de Hong Kong.

Según un estudio de WWF, si el 1% de las mascarillas que se utilizan se desechan mal, terminaríamos con 10 millones de mascarillas al mes contaminando el medio ambiente. Por eso es imprescindible incidir en la gestión correcta de los residuos.

El pasado lunes Fernando Simón lanzó un mensaje en una de sus ruedas de prensa recordando que estos productos no solo dañan el medio ambiente, sino que también pueden estar contaminados.

“Las mascarillas que se quedan por el suelo, potencialmente infectadas, los guantes que se tiran al suelo... pueden suponer un riesgo para los demás”, explicó el epidemiólogo, que insiste en que la desescalada no es un “sálvese quien pueda” y que es fundamental “jugar en equipo”.

Mascarillas y guantes deben tirarse al contenedor de resto no reciclable, habitualmente de color gris, igual que sucede con otros productos de higiene personal como compresas o discos de algodón. Nunca en un contenedor destinado al reciclaje. Desde el Ministerio de Transición Ecológica recuerdan que si, por ejemplo, se utilizan los guantes en el supermercado y queremos tirarlos antes de volver a casa, lo apropiado es hacerlo en una papelera.

Mascarillas higiénicas reutilizables, una posible solución

El ministerio de Sanidad recomienda el uso de mascarillas higiénicas y quirúrgicas para la población sana y que no esté en contacto con el virus. En el caso de las higiénicas, muchas son reutilizables, por lo que aguantan varios lavados antes de perder su eficacia.

De hecho, el equipo de Salvador Illa ha publicado una guía su correcta limpieza y desinfección. Antes de usarlas es imprescindible asegurarse de que cumplen la norma UNE 0065, que debe aparecer en el etiquetado.

Los guantes, contraproducentes y contaminantes

Tanto el Ministerio de Sanidad como algunos expertos han insistido en que los guantes no son la mejor protección frente al coronavirus, y apuntan a que su uso debe limitarse a situaciones concretas. No es recomendable, por ejemplo, salir a pasear con los guantes puestos.

Si a este riesgo sumamos que son productos de un solo uso, el crecimiento del consumo y los fallos a la hora de gestionar los residuos hacen que la situación sea insostenible a medio plazo. Esto se solucionaría siguiendo la recomendación de Sanidad de mantener el lavado de manos frecuente ya sea con agua y jabón o, si no es posible y se está fuera de casa, con gel hidroalcohólico.

Mascarillas: cuáles protegen y cómo lo hacen