Máxima de Holanda, una reina de polémica en polémica

La consorte cumple 50 años con su popularidad en horas bajas.
La reina Máxima, el pasado 10 de mayo.
Patrick van Katwijk via Getty Images
La reina Máxima, el pasado 10 de mayo.

La pandemia no ha evitado que Máxima de Holanda celebre su cumpleaños por todo lo alto. Un lujoso concierto, eventos oficiales y una colección de sellos con la imagen de la reina para marcar el 50 aniversario de la argentina.

Casada con Guillermo de Orange desde 2002 y consorte desde 2013, Máxima atraviesa su peor momento de popularidad desde que entró a formar parte de la familia real holandesa. Según una encuesta publicada en el país en abril, la aprobación de la reina ha pasado de un 83% a un 68%. ¿La razón? La larga lista de polémicas a las que se ha enfrentado en los últimos años, especialmente desde que estalló la crisis del coronavirus.

La familia real holandesa, celebrando el cumpleaños de Máxima con un concierto
Patrick van Katwijk via Getty Images
La familia real holandesa, celebrando el cumpleaños de Máxima con un concierto

Este verano, los reyes de Holanda vivieron uno de sus momentos más delicados como monarcas cuando se filtró que estaban disfrutando de unas lujosas vacaciones en Grecia. Según los medios holandeses, la pareja y sus tres hijas estuvieron más de un mes de viaje, algo que contrasta con la decisión de otras casas reales europeas de pasar el verano en casa.

Además, posaron con personas sin distancia de seguridad y sin mascarilla y surcaron los mares griegos a borde de un carísimo yate valorado en dos millones de euros que compraron el pasado mes de junio. La indignación en el país fue tal que Guillermo y Máxima tuvieron que pedir perdón en público.

“Ha aparecido una foto en los medios en la que mantenemos muy poca distancia con la gente. En la espontaneidad del momento, no fuimos conscientes. Por supuesto que deberíamos haberlo hecho. Porque el cumplimiento de las reglas de la corona también es esencial en vacaciones para no contraer el virus”, escribieron desde su cuenta oficial de Twitter.

No es el único quebradero de cabeza al que se ha enfrentado la reina en los últimos meses. En febrero, se conoció la noticia de que Máxima podría estar involucrada en el caso del piloto Julio Poch, investigado por participar en los llamados ‘vuelos de la muerte’ durante la dictadura de Videla.

Al parecer, la reina intervino en el proceso de extradición por el que el gobierno de Holanda, país donde vivía Poch, permitió que el piloto fuera juzgado en su Argentina natal. Según las informaciones, se hizo una llamada desde la Casa Real en la que se preguntó si “el caso contra el piloto argentino era necesario” porque “podría ser doloroso para Máxima”. La respuesta oficial se limitó a indicar que no se había confirmado que la llamada se hiciera desde Palacio.

Cabe recordar que el régimen de Videla ha marcado la relación de los reyes Guillermo y Máxima desde que se conoció su noviazgo. La reina fue investigada por las autoridades holandesas antes de que el parlamento aprobara su compromiso ya que su padre, Jorge Zorreguieta, formó parte del gobierno del dictador argentino. Aunque finalmente sí se produjo el matrimonio, se prohibió a su padre asistir a la boda real.

La reina mejor pagada de Europa

La consorte holandesa ha acaparado un sinfín de portadas desde que llegó al trono por su sueldo. Máxima recibe 1,1 millones de euros anuales, 395.000 euros anuales sin tener que pagar impuestos, además de otros 700.000 por parte del Gobierno estatal en concepto de gastos de representación. Es diez veces más de lo que cobra la reina Letizia en un año. También recibe más que su marido, que cobra a nivel personal 998.000 euros.

No sólo la cantidad ha escocido a los holandeses, la reina ha sido criticada por gastarse el 95% de su presupuesto para vestuario en marcas extranjeras, algo que los medios del país han calificado como “indignante” y una oportunidad perdida para aportar visibilidad a los diseñadores holandeses.

Máxima y Alexia de Holanda, en abril.
KOEN VAN WEEL via ANP/AFP via Getty Images
Máxima y Alexia de Holanda, en abril.

Y el sueldo de Máxima no es único que ha generado voces en contra de la familia real, incluso dentro del parlamento. El año pasado se conocía que la princesa Amalia, heredera al trono, recibirá en 2021 una asignación del presupuesto de la Casa Real cuando cumpla la mayoría de edad en diciembre a pesar de que apenas tiene funciones oficiales. En total serán 110.000 por 25 días, lo que equivale a 4.400 euros al día. Falta confirmar cuál será su sueldo anual para 2022, pero ya se rumorea que rondará el millón y medio de euros.

La coronación de los reyes de Holanda