NOTICIAS
21/07/2019 18:54 CEST

Maximiliano Richeze, el argentino "atómico", el último en la etapa de hoy

A más de media hora de Simon Yates.

DECEUNICK-QUICK STEP

Hoy no tocaba ganar. El Deceuninck-Quick Step hoy por ¿primera vez? ha sufrido en este Tour y aunque sea un reflejo simbólico, el último ha sido de los suyos. Se trata de Maximiliano Richeze, el habitual lanzador de los sprints, que en la decimoquinta etapa, última de los Pirineos, ha llegado a 32′36″ del ganador Simon Yates (Mitchelton-Scott).

Argentino de 36 años -ya van varios de esa quinta cerrando las etapas-, Richeze respira ciclismo por todos los poros de su piel. Hijo de, hermano de... las bicis están presentes en su familia. Como para salir motorista...

Su palmarés se ha visto frenado por ejercer -muy, muy bien- labores de lanzador de los sprints de su equipo; ese último hombre que precede al velocista en los últimos 200-300 metros. Aún así, suele encuentrar hueco para levantar los brazos, como en el Campeonato Nacional de Argentina, amén de en múltiples pruebas del segundo y tercer circuito de nivel.

Este año se le ha visto delante cuando tocaba, en las llegadas masivas... y atrás cuando tocaba también -en las llegadas en alto-. Martes y quizás miércoles y seguro domingo le volverá a tocar emplearse a fondo, así que como a tantos otros, hoy le tocaba “descanso activo”. 

A “El Atómico”, como se le conoce en confianza, no le importa currar. Asume su rol en un equipo de estrellas y lo hace lo mejor que puede. Quizás, como hoy. ser último -o penúltimo, o antepenúltimo- era parte del plan. Ya vendrán mejores momentos. 

ESPACIO ECO