INTERNACIONAL
24/03/2021 12:54 CET | Actualizado 24/03/2021 18:38 CET

Merkel da marcha atrás y retira el confinamiento pactado para Semana Santa

Lo hace tras las críticas recibidas por la falta de claridad en su plan.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha dado marcha atrás al confinamiento estricto de cinco días anunciado para Semana Santa tras las críticas recibidas en las últimas horas por la falta de claridad sobre los elementos claves de dicho plan.

Apenas 24 horas después del primer anuncio, que llegó tras una reunión maratoniana, Merkel ha confirmado el cambio en una reunión convocada de urgencia este miércoles con los principales responsables políticos de los estados federados, según fuentes conocedoras de esta reunión consultadas por la agencia de noticias DPA.

Las autoridades alemanes habían pactado que, entre el 1 y el 5 de abril, se endureciesen aún más las actuales restricciones, en vigor en principio hasta el 18 de abril. Durante los cinco días especiales, estaba previsto que cerrasen prácticamente todos los comercios y se limitasen las reuniones.

Las autoridades de Alemania han confirmado este miércoles cerca de 250 muertos por coronavirus durante el último día, con lo que el país europeo supera el umbral de los 75.000 fallecidos en el marco de la pandemia, según los datos recabados por el Instituto Robert Koch.

El organismo, el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas, ha manifestado que durante las últimas 24 horas se han detectado 15.813 casos y 248 decesos, lo que sitúa los totales en 2.690.523 y 75.212, respectivamente.

Asimismo, ha señalado que la tasa de incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 108,1 casos por cada 100.000 habitantes, con 89.940 contagios durante la última semana y cerca de 170.000 casos activos. Tras varias semanas de descenso, este indicador ha vuelto a ascender en los últimos días.

Por otra parte, ha cifrado en alrededor de 2.445.300 el total de personas recuperadas hasta la fecha de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, incluidas unas 11.600 durante las últimas 24 horas.

  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    El cuerpo de un anciano víctima del coronavirus, descansa tapado con una sábana sobre una cama en un centro de mayores en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Una persona duerme en una cama a unos pocos pasos de un cadáver, envuelto en bolsas protectoras y tendido en el piso de un centro de mayores, en Barcelona, el 19 de noviembre de 2020.
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Con trajes de protección para evitar infecciones, dos trabajadores de una funeraria preparan el cuerpo de un anciano fallecido por COVID-19 antes de retirarlo de un centro de mayores, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    El cuerpo de una persona muerta por Covid, cubierta en su cama de un asilo de Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Con trajes de protección para evitar contagios, empleados funerarios sacan el cuerpo de una persona mayor fallecida a causa del coronavirus tras retirarlo de una residencia de ancianos, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Dos empleados de una funeraria retiran el cuerpo de una víctima de COVID-19 de una residencia de ancianos, en Barcelona, el 19 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Empleados de una funeraria trasladan el cuerpo de un anciano fallecido por coronavirus en una camilla tras retirarlo de una residencia de mayores, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Marina Gómez, empleada de una funeraria, maneja el cadávez de una víctima del coronavirus en la morgue de su empresa, Mémora, en Barcelona, el 16 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Una empleada de funeraria, tratando un cuerpo, el 17 de noviembre de 2020 en Barcelona. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Un trabajador de una funeraria prepara un féretro de una víctima del COVID-19 antes de su incineración, en un tanatorio de la empresa Mémora, en Girona, el 19 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Un empleado del crematorio recoge las cenizas de un fallecido por covid en el tatatorio de Mémora, Girona. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Familiares de un fallecido por Covid. en el tanatorio Mémora de Girona, el 29 de noviembre de 2020.

EL HUFFPOST PARA BBVA