INTERNACIONAL
11/11/2019 23:09 CET

México otorga asilo político a Evo Morales

Ha sido el propio Morales quien lo ha solicitado.

EFE
Evo Morales

El ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, ha anunciado este lunes que su país ha concedido asilo político al expresidente boliviano Evo Morales después de que el propio Morales lo solicitara.

“En términos de la legislación vigente, la Cancillería mexicana, previa opinión de la Secretaría de Gobernación, en voz de la secretaria Olga Sánchez Cordero, ha decidido concederle asilo político al señor Evo Morales, por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que enfrenta en Bolivia, en donde su vida e integridad corren riesgo”, ha explicado Ebrard desde la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Ciudad de México.

En concreto, Ebrard ha explicado que él mismo recibió “hace unos momentos” una llamada telefónica de Morales “mediante la cual respondió a nuestra invitación y solicitó verbal y formalmente asilo político en nuestro país”.

En consecuencia, el Gobierno mexicano ha notificado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia de que “bajo el derecho internacional, proceda a otorgar el correspondiente salvoconducto y las seguridades, así como garantías de que la vida, integridad personal y libertad del señor Morales no serán puestas en peligro y que podrá ponerse en seguridad”.

Por último, Ebrard ha destacado que la concesión de asilo se ha hecho del conocimiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) y se pondrá en conocimiento de la ONU “invocando la protección internacional a la vida y la integridad de Evo Morales”.

Crisis en Bolivia

El origen de la crisis en Bolivia son las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre, en las que, según el candidato opositor Carlos Mesa, se produjo un “fraude gigantesco” para garantizar un cuarto mandato de Morales.

Tras una ola de protestas que derivó en enfrentamientos, bloqueos y saqueos, Morales accedió a que la Organización de Estados Americanos hiciera una auditoría electoral que finalmente ha confirmado irregularidades.

En este contexto, el líder indígena aceptó celebrar nuevas elecciones, pese a lo cual tanto la Policía como las Fuerzas Armadas le sugirieron que dimitiera, algo que hizo poco después. Morales, así como algunos países latinoamericanos, ha denunciado un “golpe de Estado”.

ESPACIO ECO