El Miguel Bosé más negacionista: contra el Foro de Davos y las vacunas pero sin ciencia

Lo que dio de sí la segunda parte de la entrevista de Jordi Évole sobre el coronavirus.
El cantante Miguel Bosé, durante su entrevista con Jordi Évole en laSexta.
LA SEXTA
El cantante Miguel Bosé, durante su entrevista con Jordi Évole en laSexta.

La adicción a las drogas de Miguel Bosé y sus relaciones familiares centraron la primera parte de la entrevista de Jordi Évole de hace una semana, pero el periodista se guardó la traca para la segunda entrega, emitida este domingo en laSexta: la postura negacionista del cantante sobre el coronavirus.

“Lo soy. Soy negacionista, lo llevo con la cabeza bien alta”, afirmó Bosé en el arranque de la segunda parte, en la que defendió que está “del lado de la verdad” y que actúa por responsabilidad pese al “bullying” sufrido por ello.

Durante la charla, Évole llamó la atención sobre la contradicción de que para realizarla, el equipo del artista les recomendó “que nos hiciésemos test PCR en vez de antígenos, que fuésemos un equipo reducido, que guardásemos la distancia entre nosotros y que el espacio donde lo hiciésemos estuviese ventilado”.

“Te diré más, no nos habían hecho tantas recomendaciones para una entrevista en este sentido de la pandemia, ni cuando entrevistamos a Fernando Simón”, agregó el comunicador. ”¿Pero yo soy mi equipo?”, reaccionó el músico. “Yo soy el jefe, pero en las cosas que conciernen a mi carrera, en el resto de las cosas no”, se excusó.

Para llevar la conversación hacia el virus, Évole le puso la canción El negacionista, de Los Plantetas, que Bosé tachó de “graciosísima”. No todo fueron risas; más adelante hubo momentos más tensos en los que, exaltado, exclamó cosas como ”¡Qué respeto tengo que tener yo a esta mierda!”, ”¿Dónde está el virus?” o ”¿Qué le pasa a este virus que es diferente? ¿Quién se puede creer semejante estupidez. A mí que no me traten de idiota”. No hay que olvidar que el virus ya se ha cobrado más de tres millones de muertes en todo el mundo.

Bosé, contra el Foro de Davos

Según el artista, “este tema [la pandemia] sale de un cártel de multimillonarios psicópatas llamado Foro de Davos”. “Se lo han creído tanto, se creen tanto los dueños de la humanidad, de la Tierra, del planeta, porque son muy ricos, muy soberbios y muy arrogantes”, continuó.

Bosé defendió estar más informado que el propio periodista: “Tengo acceso a todos los millones de documentos que puede tener cualquier ciudadano para darse cuenta de la gran estafa y de lo que esto va a traerles, van a caer todos, uno detrás de otros: médicos, políticos y farmacéuticos. Y el brazo armado, que son los medios”. En otro momento apuntó que se basa en “datos reales de gente que es seria, con conocimiento, con experiencia y con ética”.

“Vamos a ir a un segundo juicio de Núremberg tan espectacular, que ya están en marcha, que se van a cagar”, apostilló.

Sus ideas políticas

El cantante renegó de su apoyo durante años al PSOE—incluso calificó de “proyecto maravilloso” al de Felipe González—, al que ya no votaría “jamás” por haberse vuelto “más lúcido”. Ahora “no votaría a nadie, creo que en el panorama político no hay personas que estén a la altura en llevar una democracia, de pensar en el ciudadano”.

El músico desveló que en las últimas elecciones votó desde el Consultado (vive en México), pero lo hizo en blanco.

Con tono irritado, aseguró que lo que le molesta es “el sistema entero”, en el que engloba a “demócratas, republicanos, izquierdas, derechas, y la madre que los parió”.

Sobre la manifestación negacionista y la vacuna del VIH

Desde sus redes sociales, Bosé alentó a sus seguidores a asistir a una manifestación negacionista celebrada en agosto en Madrid a la que no acudió —y eso que un vídeo animó con un ‘Nos vemos allí’—. “Estaba en México, fue una forma de hablar”, se excusó en la entrevista.

El cantante también se retractó sobre palabras suyas del pasado que rescató Évole, puesto que Bosé era una de las figuras que más recaudaba a favor de una vacuna contra el VIH. Aseguró que entonces quería “una venganza” contra el sida, pero que aunque sea “pro-cura” de todas las enfermedades, “las vacunas no son la solución”.

“Igual de aquí a unos años nos encontramos con un Miguel que ya no es negacionista”, bromeó el entrevistador. “Una de las cualidades más tiernas que tiene el hombre es el poder de contradicción”, fue su contestación.

No quiso debatir con un científico

El culmen de la entrevista llegó cuando Évole quiso que el artista debatiera con Quique Bassat, epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona pero Bosé se negó. “Hemos dicho que no íbamos a hacer nada científico”, advirtió éste.

Cuando el periodista fue a sacar un ordenador para realizar la conexión, el entrevistado le espetó: “Está feo lo que estás haciendo porque yo no soy un profesional”. “No me voy a poner a hablar con ningún científico porque no tengo conocimientos suficientes”, admitió, en la que quizá fue la mejor frase que pudo pronunciar en toda la hora.

La evolución de Miguel Bosé