El pasado deportivo de la familia de Miquel Iceta del que ha hablado en su toma de posesión

El ministro de Cultura y Deportes ha recibido la cartera este lunes.
Miquel Iceta en su discurso de toma de posesión de la cartera de Cultura y Deportes el lunes 12 de julio.
EFE
Miquel Iceta en su discurso de toma de posesión de la cartera de Cultura y Deportes el lunes 12 de julio.

Miquel Iceta ha sido protagonista por partida doble este lunes en el traspaso de carteras tras la reestructuración del Gobierno de Pedro Sánchez. El catalán ha salido del ministerio de Política Territorial y Función Pública y ha entrado en el de Cultura y Deportes.

Del primero ha mostrado su emoción a la hora de dejar el cargo. “Siento mucho dejar este ministerio, y lo quiero decir así de claro”, ha señalado. Con respecto al segundo, Iceta ha hecho un alegato a favor de la “cultura frente al odio” y del conocimiento como herramienta frente a la falta de tolerancia. Pero también ha querido hacer su particular guiño al deporte, del que ha bromeado que “aunque no practique mucho”, sí que admira a los grandes deportistas.

Ha sido precisamente entonces cuando ha tirado archivo y recordar el pasado deportivo de sus tíos abuelos, uno de ellos futbolista del Athletic de Bilbao y seleccionador de la Selección Española de Fútbol, Luis Iceta; y el otro, introductor del fútbol en Cuenca, Fidel Iceta.

Al primero ya le hizo referencia al tomar posesión de la cartera de Política Territorial y Función Pública el pasado mes de febrero. “Las bromas que me dicen que no haga... pero los Iceta ya hemos dado un seleccionador nacional de fútbol y ahora ofrecemos un ministro”, bromeó entonces.

Sobre su tío Luis, Iceta ha contado que, además de ser futbolista ganó un oro olímpico con el equipo de pelota vasca en los Juegos Olímpicos de París de 1924, donde esta disciplina estaba de “exhibición” porque, según él, “los franceses querían asegurarse una medalla”.

Tal y como revela La Vanguardia, Luis Iceta estudió en Inglaterra para aprender inglés y extender su negocio familiar. Sin embargo, utilizó sus dotes en esta lengua para entablar relaciones en el fútbol, y fue intérprete entre los jugadores del Athletic Club y el entrenador William Barnes.

Tras esto, Barnes decidió colocarlo como centrocampista, posición en la que jugó entre 1910 y 1916, incluyendo tres finales de la Copa de Europa. Tras retirarse de los terrenos de juego en 1951, fue elegido seleccionador nacional junto a Paulino Alcántara y Félix Quesada.

Por su parte, Fidel Iceta, sobrino nieto de Luis Iceta, fue el encargado de llevar el fútbol a Cuenca gracias a su traslado en 1919 a Eras del Tío Cañamón (Cuenca), donde trabajó en la fábrica de maderas del industrial vasco Horacio Echevarrieta. Allí enseñó a los jóvenes el deporte británico, que ya se practicaba años antes en el norte de España.

Los nuevos ministros de Sánchez asumen sus cargos