POLÍTICA
15/10/2019 15:46 CEST | Actualizado 15/10/2019 18:00 CEST

La batalla de Moncloa y el Govern por el relato internacional

Sánchez no quiere caer en el error del Gobierno de Rajoy y la Generalitat busca presionar a través de los corresponsales extranjeros.

REUTERS
Borrell

Las imágenes de las cargas del 1-O dieron la vuelta al mundo. El independentismo ganó entonces la batalla visual allende de las fronteras españolas. Porras frente a urnas, daba igual que fuese un referéndum ilegal y que estuviera prohibido por el Constitucional. Los medios de todo el mundo abrieron ese día con esas impactantes fotografías difíciles de explicar.

El soberanismo siempre tuvo claro desde el primer día que inició el procés que debía ganarse el apoyo internacional. Posteriormente se dio cuenta de que ningún Estado reconocía aquella DUI, pero siempre ha cuidado a los medios internacionales. Y desde La Moncloa de Mariano Rajoy se contrarrestó muy tarde y débilmente en el aspecto comunicativo. Se esperó a que pasara la tormenta, intentar no hacer ruido. Pero el mundo mediático y de las redes en el siglo XXI va de otra cosa.

Han pasado dos años y ha llegado otro momento clave y muy delicado: la sentencia del Tribunal Supremo que condena a los líderes independentistas a entre nueve y trece años de cárcel por sedición y malversación. Y se vive ahora entre Moncloa y el Govern un auténtico pulso por la batalla del relato internacional.

Sánchez y Torra ‘in English, please’

Desde diferentes ángulos y en diferentes idiomas. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo un gesto pensado más allá de España en su comparecencia del lunes en La Moncloa: una parte de su declaración institucional fue en inglés. Y apeló con mucha contundencia a Europa y el futuro común del continente.

Hasta el momento siempre habían sido los líderes soberanistas los que intervenían en varios idiomas en las ruedas de prensa para captar la atención internacional, como pasaba en las comparecencias de Artur Mas y Carles Puigdemont.

Desde Barcelona se sigue intentado cautivar a los periodistas extranjeros. Este martes, por ejemplo, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha ofrecido una rueda de prensa junto al conseller de Exteriores, Alfred Bosch, para medios internacionales. El mensaje que han mandado: hay un “problema de democracia” en España y lo que fractura a la sociedad es no dejar votar. Y en inglés también han pedido “diálogo” y sentarse a negociar. “Pedimos a los gobiernos del mundo que se muevan y presionen”, ha solicitado en inglés Bosch.

Y pensando en el exterior, Oriol Junqueras ha concedido una entrevista a la agencia Reuters, difundida en inglés. “Han ejercido venganza, no justicia, y por esto contesto este cuestionario desde la cárcel pero el movimiento independentista está fuerte y consolidado Estoy convencido de esta sentencia no debilitará al independentismo sino todo los contrario”, lanza el condenado a trece años de prisión. Un referéndum es “inevitable”, propulsa.

A lo que hay que sumar el videocomunicado emitido por la BBC, la agencia Frances Presse y TV3 en el que aparece el seleccionador del Manchester City, Pep Guardiola, con este argumento: “España, siéntate y habla”.

La Moncloa: vídeos y despliegue internacional de ministros

El Gobierno no quiere perder y se está desplegando para contrarrestar las informaciones de la Generalitat. Ya el mismo lunes por la mañana, antes de conocerse la sentencia, se difundió un vídeo con varios ministros hablando en varios idiomas -inglés, francés, alemán- y defendiendo la democracia española como una de las más avanzadas del mundo. Algunos de estos dirigentes tienen muy buenos contactos internacionales y son muy respetados por sus colegas extranjeros como Josep Borrell -que a partir del 31 será el Alto Representante de la UE-, Nadia Calviño, Pedro Duque, Fernando Grande-Marlaska y Teresa Ribera.

El presidente del Gobierno también ha colgado este martes otro vídeo de la campaña Everybodysland, con el mensaje de que hay muchos motivos para estar “orgullosos” de España: “una democracia consolidada, moderna y diversa”. Todo acompañado con un vídeo de extranjeros que viven en España. Y no es casualidad que empiece con la intervención de una escocesa.

Moncloa ha dado la orden de explicar qué ha sucedido en España y qué significa la sentencia del Supremo. Por ejemplo, el italiano Corriere della Serapublica una entrevista con el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que hace hincapié en que el Gobierno siempre ha actuado bajo la “ley” y el “diálogo”. Hasta en medios rusos hemos escuchado asimismo al ministro Pedro Duque.

Su compañero en el Ministerio de Fomento, José Luis Ábalos, también ha hablado con la prensa internacional y ha dejado titulares en el argentino Claríncomo: “No es una sentencia de venganza ni una sentencia que se ensaña” o “Se han juzgado hechos y no ideas”. Además, aparece en las páginas del francésLe Croix explicando que el Alto Tribunal ha trabajado con “rigor y moderación”.

Y más intervenciones: hay declaraciones de la ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, a The Guardian, y el titular de Agricultura, Luis Planas, ha charlado también con Euronews.

 

El Ministerio de Asuntos Exteriores lleva ya bastante moviéndose y trabajando en este tema. Ya desde su nombramiento, Borrell ha tenido como uno de sus objetivos desenmascarar las tesis independentistas en el extranjero.

Su departamento convocó este lunes por la tarde, tras conocerse la sentencia, una sesión informativa para el cuerpo diplomático acreditado en España para hablar sobre el fallo, con la presencia de la secretaria de Estado de España Global, Irene Lozano. Además, desde el Palacio de Santa Cruz se está remitiendo información a las embajadas y consultados para defender la postura de España.

Siglo XXI, la guerra del relato internacional.

Photo gallery La revuelta callejera del independentismo, en imágenes See Gallery
Photo gallery Famosos y la sentencia del procés See Gallery