ECONOMÍA
05/08/2021 08:46 CEST | Actualizado 05/08/2021 08:51 CEST

Montero descarta incluir concesiones al Govern en los presupuestos

La ministra de Hacienda defiende que habrá tiempo para discutir las cuentas públicas.

Jesús Hellín / Europa Press via Getty Images
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, descarta incluir en los futuros Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 concesiones políticas “que nada tienen que ver con las cuentas públicas” pese a la “tentación” de algunos partidos de mezclar las negociaciones.

Se trata de la posibilidad de que ERC quiera incluir en la negociación presupuestaria alguna de sus reivindicaciones de la mesa de diálogo Gobierno-Generalitat, un encuentro que llega precedido por la reciente reunión bilateral en la que se ha anunciado la ampliación del aeropuerto del Prat. “No es de extrañar que en esas conversaciones algunos tengan la tentación de incorporar otras materias”, admite la ministra.

En la política hay tiempo para todo: para debatir Presupuestos y para debatir financiación autonómicaMaría Jesús Montero, ministra de Hacienda

Sin embargo, Montero considera que “en la política hay tiempo para todo: para debatir Presupuestos y para debatir financiación autonómica”. En este sentido, afirma que el Gobierno afronta la negociación con la máxima de “que no se incorporen elementos al Presupuesto que nada tienen que ver con las cuentas públicas”.

Tras la aprobación del techo de gasto para 2022 la pasada semana y ya con apoyos suficientes en el Congreso para mantener suspendidas las reglas fiscales, la ministra trabaja en la “arquitectura” del proyecto presupuestario de 2022, que prevé presentar en septiembre, tal y como marca el calendario.

Las cuentas públicas

A partir de ahí, “si todo va bien”, a final de año habrá unas cuentas públicas aprobadas con las que el Ejecutivo pretende recuperar el crecimiento previo a la pandemia y fortalecer los servicios públicos.

La negociación presupuestaria ya ha comenzado con su socio de coalición, Unidas Podemos, y continuará con una ronda de contactos previa a la presentación del proyecto para garantizar que supera la fase de vetos. La ministra aspira a ampliar los apoyos logrados en las cuentas de 2021, con 11 partidos y 188 votos.

“Nuestra vocación tiene que ser que cuantos más, mejor”, subraya, al tiempo que muestra su deseo de que “los grupos de la derecha, básicamente el PP, dejen a un lado los intereses partidistas” y, “al menos”, permitan con su abstención la tramitación de la ley.

El plan de reequilibrio de las cuentas públicas

Por otra parte, Montero, planea presentar el llamado plan de reequilibrio de las cuentas públicas cuando se reactiven las reglas fiscales, algo que previsiblemente ocurrirá en 2023.

La ministra de Hacienda considera que “no es ahora el momento de hablar” de ajustes fiscales en un plan que reclaman instituciones como el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) como muestra de transparencia.

En cambio, la ministra argumenta que cuando se activen las reglas fiscales, suspendidas por la pandemia hasta el próximo año, tocará justificar el proyecto ante la Comisión Europea. “Habrá que presentar ante Bruselas y también ante el Congreso un plan creíble que permita certificar que el Gobierno está en una hoja de ruta de bajada del déficit y el endeudamiento”, señala.

En ese momento se tendrán que aplicar políticas eficaces “que no impliquen recortes”, sino que mejoren la recaudación y aseguren un uso “racional” del dinero público”.

NUEVOS TIEMPOS