Olona amenaza a Moreno con no apoyar su investidura ni abstenerse si Vox no entra en la Junta

El presidente andaluz ha afeado a la candidata de la ultraderecha que quiera entrar en un Gobierno en el que no cree.
|

Caretas fuera. Macarena Olona se ha ofrecido, alto y claro, a ser la vicepresidenta de Juanma Moreno, al que “tiende su mano” a partir del 19 de junio. Pero la oferta es condicionada; la candidata de la ultraderecha ha dejado claro al presidente en funciones que “si tan solo necesita un voto, si tan solo necesita una abstención de Vox, no se la vamos a dar si Vox no está en el Gobierno”.

“No es cuestión de cargos, es cuestión de que ya han demostrado que si Vox no está dentro no cumplen lo firmado, ha añadido Olona, que se ha venido arriba ahí. “En directo y ante toda Andalucía”, la exdiputada nacional le ha ‘ofrecido’ que sea “su vicepresidente si Vox gana sin mayoría absoluta”, lo que ha generado una cierta risa en el líder popular.

La interpelación de Olona ha sido directa, mirando a la cara a Juanma Moreno, al que el sorteo le situó justo a su lado en el plató y hacia el que también se ha girado para decirle que “no le tiene en cuenta todas las cosas malas que ha dicho en campaña”.

De este modo, el partido de Abascal pretende exportar a Andalucía el modelo adoptado en Castilla y León, donde marcó como línea roja entrar en el Ejecutivo para sacar adelante la nueva legislatura de Fernández Mañueco.

“No entiendo, en términos de coherencia política, que usted no crea en la autonomía y ahora quiera ser vicepresidenta de un Gobierno en el que no cree y en una institución que quiere destruir, no tiene ningún sentido”

- Juanma Moreno, a Olona

El presidente de la Junta, con todas las encuestas a favor pero sin previsión de mayoría absoluta, ha cargado contra la líder de la ultraderecha por su discurso: “Señora Olona, usted no sabe lo que es gobernar, usted no sabe lo que es desalojar a miles de personas o cerrar negocios. Y nadie promete tanto como quien no va a gobernar”.

En ese punto, ha contestado a medias, evitando una respuesta clara: “Yo quiero gobernar en una alianza con los andaluces, interpretando la diversidad y pluralidad de esta tierra”. Sí le ha dedicado un mensaje concreto a Olona, a la que ha señalado que “no entiendo, en términos de coherencia política que usted no crea en la autonomía y ahora quiera ser vicepresidenta de un Gobierno en el que no cree y en una institución que quiere destruir, no tiene ningún sentido”. De la ‘oferta’ para ser el ‘vice’ de Olona se ha limitado a señalar que “eso es un delirio, un delirio”.

Posteriormente, a preguntas del candidato socialista, Moreno Bonilla ha repetido su mantra del acuerdo con los andaluces. “Podemos gobernar para la mayoría de los andaluces, porque mi opción es la que mejor representa la pluralidad”.

Macarena Olona se guardaba una última pulla al presidente, que gastó en su minuto de oro final: “Tengo tan poquitas ganas de gobernar juntos como el señor Moreno Bonilla, pero vengo con hambre de cambio”. La respuesta de este ha sido, de nuevo, menos contundente, apostando por su candidatura como la ”única” posible para gobernar en favor de la “pluralidad”.