Moreno pone su línea roja para pactar en el Estatuto y su protección de la mujer y la autonomía

"Hace falta más respeto, más tolerancia y, a veces, más educación en la política", reclama el presidente andaluz, tras el escándalo de García Gallardo en Castilla y León.
Juanma Moreno, ayer, en el CEIP Giner de los Ríos de Málaga, donde él cursó la EGB.
Juanma Moreno, ayer, en el CEIP Giner de los Ríos de Málaga, donde él cursó la EGB.
Europa Press News via Getty Images

El presidente de la Junta de Andalucía y aspirante a la reelección por el PP, Juanma Moreno, ha insistido esta mañana en que quiere gobernar en solitario tras las elecciones del 19 de junio, en que va a intentar “por todos los medios posibles” no tener que cerrar pactos. Pero, entrevistado en La Hora de la 1, ha tenido que referirse de nuevo a la posibilidad de que no logre una mayoría absoluta y deba buscar aliados, léase Vox. Moreno ha defendido que su “línea roja” para pactar con quien sea será “el Estatuto y la Constitución” y lo que en los dos articulados se fija. Y ha citado expresamente contenidos que están en ambos textos: la protección de la mujer ante casos de violencia y el modelo autonómico actual.

El popular ha enfatizado que no desea que haya una repetición electoral, sino tener en julio un Gobierno y ponerse con los presupuestos lo antes posible, pero reconoce que hace falta un Ejecutivo “viable, posible”, y eso “sólo” se puede firmar con “quienes entiendan” esa línea roja que ha de marcar quien gane las elecciones, y si es el PP, son Estatuto y Constitución. “Y de ahí no me puedo mover ni un milímetro”, sentencia.

Ante las encuestas que dan vencedor a su partido pero sin llegar a la mayoría absoluta, recuerda que la situación “puede cambiar” en las semanas que que quedan por delante y que se seguirá empeñando en que el PP siga siendo la “opción preferida”. Moreno ha pedido que le voten “los andaluces serenos, sensatos, a los que no le gustan las voces ni los aspavientos”, “moderados” que le hagan tener una fuerza sin alianzas. Insiste, incluso, en pedir el voto de los socialistas “decepcionados” con la gestión de Pedro Sánchez. “Aquí cabe todo el mundo”, resume.

Sobre la polémica vivida en las cortes de Castilla y León, donde el vicepresidente de la región, Juan García-Gallardo, del ultraderechista Vox, se refirió de forma despectiva a una diputada socialista con discapacidad, Moreno ha dicho que “hace falta más respeto, más tolerancia y, a veces, más educación en la política”. “Puedes defender tu posición son necesidad de insultar al adversario”, señala.

Sobre su relación con el nuevo presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, el andaluz ha defendido que se siente “muy cómodo y muy reforzado” con su llegada, porque es “una figura que ayuda, por lo que estamos viendo en las encuestas”.

Juanma Moreno