Nagami, diseño futurista en el presente

Fundada en 2016 en Ávila, la compañía lleva la impresión 3D y la fabricación robótica al siguiente nivel.
Robotica TM by Ross Lovegrove – Special Edition.
Robotica TM by Ross Lovegrove – Special Edition.

El futuro ya es el presente. Nagami ofrece productos de diseño creándolos a partir de un proceso de investigación e innovación muy completo. Sus fundadores, Manuel Jiménez García, Miki Jiménez García y Ignacio Viguera Ochoa, han decidido colaborar con arquitectos, diseñadores y artistas con renombre internacional y con talentos emergentes, apostando por ellos para desafiar lo convencional y materializarlo.

Nagami se preocupa de todo el proceso, desde la concepción del producto hasta el software que permite darle vida y explorar con nuevas formas en los muebles. La imaginación no conoce límites para la marca, lo que les ayuda a llegar a territorios desconocidos para ellos. Gracias a su gran labor, Nagami ha estado presente en eventos y exposiciones, como la Mutations-Créations / Imprimer le monde, celebrada en en el Centre Pompidou de París en 2017.

Entre sus productos, podemos encontrar Nital, Estrat y Nobu, diseñados por Manuel Jiménez García. El primero, Nital Vase, proyecta la belleza e innovación por la que apuesta Nagami, además de reflejar la conexión con la naturaleza. Esto lo consigue empleando líneas sinuosas y formas esbeltas, representando un crecimiento armónico y simbolizando la evolución y la progresión.

Con Estrat, el diseñador evoca las composiciones de cristales minerales. Su estructura perfecta y su textura fibrosa proyecta ligereza y elegancia, lo que le convierte en una silla idónea para conseguir el efecto de un diseño de alta calidad en el entorno que se desee. Por último, Nobu es otra silla que refleja suavidad y va transitando hacia una visión enrevesada. El objeto cobra vida a partir de los métodos empleados en su fabricación.

La botánica y la robótica se unen en el siguiente diseño bajo el nombre de Robótica TM, diseñado por Ross Lovegrove. Construido a partir de una geometría rotacional y su acceso formal de 306º, su función es indirectamente inteligible y adaptable, pudiendo utilizarse tanto como taburete como mesa. Satisface cualquier necesidad auxiliar dentro del hogar.

Rise by Zaha Hadid Architects.
Rise by Zaha Hadid Architects.

Otro colaborador es Zaha Hadid Architects, con las sillas Bow & Rise, las cuales son resultado de los últimas investigaciones que han llevado a cabo dentro de la impresión 3D y la experimentación de materiales. El patrón y los tonos degradados de ambos diseños buscan redefinir la relación entre el mobiliario y su entorno. El material de fabricación es el plástico PLA, un material biodegradable no tóxico procedente de fuentes renovables.

Daniel Widrig ha concebido Peeler para superar los límites de la fabricación aditiva. Impresión en tres dimensiones por capas individuales de PLA, la silla pretende satisfacer limitaciones ergonómicas del cuerpo humano. Con tres superficies onduladas semejantes a la piel, consigue unir lo humano con lo mecánico y tecnológico.

Por último, cabe destacar la Voxel Chair, un primer prototipo hecho con un nuevo software de diseño específico para la impresión tridimensional robótica. En principio diseñada para la exposición Imprimer Le Monde en el Centro Pompidou de París, finalmente comenzó a formar parte de la colección permanente del museo.

La investigación del software está liderada por Manuel Jiménez García y Gilles Retsin en la Escuela de Arquitectura Bartlett, Design Computation Lab. Técnicamente, se basa en píxeles tridimensionales, una tecnología procedente de la imagen médica, que posibilita al diseñador decidir sobre cada parte del objeto.

Además, con motivo de la situación actual del coronavirus, Nagami lideró una iniciativa para acelerar la producción de mascarillas para donar a la sanidad española e internacional. La empresa suspendió la producción de muebles para emplear sus robots en este proyecto tan urgente y necesario, consiguiendo fabricar 500 EPI por día. Una idea que muestra, una vez más, cómo la unión de la tecnología con el compromiso humano pueden hacer de nuestro entorno un mundo mejor.

Artículo publicado por Ana Quílez en White Paper by