Ni Almodóvar ni Amenábar: la joya se llama 'La trinchera infinita'

'Mientras dure la guerra' es la película más nominada a los Goya 2020, por delante de 'Dolor y Gloria' y la película protagonizada por Belén Cuesta y Antonio de la Torre.
Belén Cuesta y Antonio de la Torre en 'La trichera infinita'.
Belén Cuesta y Antonio de la Torre en 'La trichera infinita'.

Cuanto daño hace que a veces pese más la firma que la obra. Hoy en los cines parece que solo existen grandes joyas o bodrios descomunales. La cartelera se llena de películas sobrevaloradas o infravaloradas, como si un director de éxito solo hiciera películas mayúsculas que hacen sombra a otros largometrajes que, injustamente, pasan desapercibidos. Por eso, Almodóvar y Amenábar ‘solo dirigen películas de culto’ y Los amantes pasajeros y Regresión nunca existieron, ¿no?

Es imposible que Mientras dure la guerra y Dolor y gloria pasen de largo por la alfombra de los Goya 2020 porque sería una aberración no tenerlas en cuenta. Vamos, sería un delito. Pero también lo sería que La trinchera infinita no salga por la puerta grande por competir con películas con el sello de Pedro Almodóvar o Alejandro Amenábar. Que el nombre de los dos directores ocultara una película así es lo mismo que menospreciarla. Sobran categorías para dar a las tres el valor que merecen.

El largometraje de Amenábar lidera con 17 candidaturas, el de Almodóvar tiene 16 y el de Aitor Arregui, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, 15. A pesar de que son las grandes favoritas, no sería la primera vez en unos premios que una película que parte con una ventaja clara se va de vacío, o casi de vacío. Si pasa, a veces, la sensación de ‘fracaso’ parece pesar más que haber llamado la atención para conseguir nominaciones. Como si competir con lo mejor del año no fuese un premio suficiente para sentirse orgulloso.

Del lamento —siempre con discrepancias— de “otra vez Almodóvar” y “otra vez Amenábar” tampoco se libra La trinchera infinita: otra vez Antonio de la Torre. Y otra vez Luis Tosar, Karra Elejalde, Penélope Cruz, Eduard Fernández, Natalia de Molina... Los de siempre donde siempre (quizás porque en el gremio pocos tienen la suerte de trabajar y, encima, hacerlo por más de 3.000 euros al año).

Antonio de la Torre es el omnipresente de los Goya. Si un año tiene película, cae la nominación. Su importancia en La trinchera infinita no se puede cuestionar, pero esta vez está al lado de otro gran valor: lo de Belén Cuesta en esta película no tiene nombre. Esta es su tercera nominación a los Goya y, de ganarlo, sería el primero que consigue.

Antonio de la Torre y Belén Cuesta en 'La trinchera infinita'.
Antonio de la Torre y Belén Cuesta en 'La trinchera infinita'.

¿Cómo se iba a imaginar un fan de Paquita Salas que la misma actriz que da vida a Magüi podía ser tan creíble como Rosa (La trinchera infinita)? Aunque hablar solo de estos dos papeles sea reducir su carrera de manera injusta.

No es la única que brilla en la película de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, hay otras muchas cosas que merecen una mención:

1. Cuando termina, no hay ni un solo ‘pero’, y sí hay muchas sensaciones. Es de esas películas para ver una y otra vez.

2. Los actores brillan (y nunca hay que olvidar la parte de responsabilidad que tiene el director en ello). De Antonio de la Torre está todo dicho y Belén Cuesta es un (re)descubrimiento.

3. Además de contar una buena historia, la película tiene el tono artístico suficiente para competir con otra de Almodóvar o Amenábar. Y la han hecho tres directores, aunque coordinarse nunca sea fácil.

4. Es una película española sobre la Guerra Civil, pero no es una película española más sobre la Guerra Civil. Cuenta una historia basada en hechos reales de forma que el espectador se siente tan asfixiado como el protagonista. Es imposible no entender a los personajes.

Películas imprescindibles sobre la Guerra Civil española

5. Parece imposible ver a Belén Cuesta envejecida y que sea creíble. Pues ocurre, sin que nadie cuestione la edad del personaje.

6. Los aspectos técnicos consiguen que salga una película redonda.

La trinchera infinita podría seguir un camino similar al de La voz dormida. La película de Benito Zambrano (que este año está nominado al Mejor guion adaptado por Intemperie) es una de las películas españolas sobre la Guerra Civil que más repercusión ha tenido. Obtuvo nominaciones en nueve categorías, y ganó en tres de ellas: Mejor actriz de reparto (Ana Wagener), Mejor actriz revelación (María León) y Mejor canción original (Nana de la hierbabuena, de Carmen Agredano).

La voz dormida también competía con una obra de Almodóvar, La piel que habito. Eso sí, La trinchera infinita no correrá la misma suerte a posteriori de los Goya que la película de Zambrano, que se convirtió en una de las más esperadas en DVD. El cine, entonces, todavía se consumía en ese formato.

Las nominaciones de ‘La trinchera infinita’

Mejor película

Mejor dirección

Aitor Arregui, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga

Mejor actor protagonista

Antonio de la Torre

Mejor actriz protagonista

Belén Cuesta

Mejor actor revelación

Vicente Vergara

Mejor guion original

Jose Mari Goenaga y Luiso Berdejo

Mejor montaje

Laurent Dufreche y Raúl López

Mejor dirección de fotografía

Javi Agirre Erauso

Mejor música original

Pascal Gaigne

Mejor dirección artística

Pepe Domínguez

Mejor maquillaje y/o peluquería

Yolanda Piña, Félix Terrero y Nacho Díaz

Mejor diseño de vestuario

Lourdes Fuentes y Saioa Lara

Mejor sonido

Iñaki Díez, Alazne Ameztoy, Xanti Salvador y Nacho Royo-Villanova

Mejor dirección de producción

Ander Sistiaga

Mejores efectos especiales