INTERNACIONAL
22/08/2019 20:14 CEST | Actualizado 22/08/2019 21:24 CEST

Ni elecciones, ni nuevo gobierno: el presidente de Italia da "más tiempo" para resolver la crisis política

Sergio Mattarella emplaza al "martes" para una nueva ronda de contactos tras haberse reunido con los representantes políticos.

REUTERS

Ni elecciones, ni nuevo gobierno. El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, ha dado “más tiempo” para resolver una “crisis política con decisiones claras pero en el menor tiempo posible” y ha indicado que se abrirá una nueva ronda de consultas “el martes”.

Mattarella ha dado este plazo porque “me han comunicado que algunos partidos políticos han iniciado unas negociaciones para formar otro Gobierno y se me ha pedido tiempo para desarrollar estas negociaciones. Es mi deber no eludir la voluntad mayoritaria del Parlamento”.

Sus declaraciones han llegado en una comparecencia posterior a su primera tanda de consultas con los distintos líderes políticos y que ha venido provocada por la inesperada ruptura del Ejecutivo anunciada por Matteo Salvini en un órdago del que ya parece haber empezado a recular.

El pasado 8 de agosto, el viceprimer ministro, titular de Interior y líder de la ultraderechista Liga dio por rota la coalición de gobierno que su partido mantenía desde junio de 2018 con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y que estaba presidido por Guiseppe Conte, candidato de consenso de ambas fuerzas. 

Italia enfrentaba, así, una situación límite que se hizo insostenible con la moción de censura presentada por la Liga contra el propio Conte, que decidió dimitir antes de que se votase.  

El plan de Salvini, pergeñado entre chiringuitos y alguna que otra foto vergonzante -no en vano, a la crisis la prensa transalpina la conoce como “del mojito”- pasaba por llegar al poder, más aún, por la vía rápida. Espoleado por las encuestas y sus resultados en las elecciones europeas del 26-M, cuando su Liga fue la fuerza más votada en Italia, lanzó un órdago que parecía no tener vuelta atrás: descomposición del Gobierno y nuevas elecciones... Pero Italia nunca deja de sorprender y menos en la ‘cosa’ política.

Las reuniones del presidente de la República, de 78 años y en el cargo desde 2015, con las diferentes fuerzas parlamentarias dejaron en el aire una nueva opción aritméticamente posible: un pacto entre M5S y el Partido Demócrata, de centroizquierda. Un riesgo que Salvini no calculó y que le ha llevado a ofrecer este mismo jueves gobernar de nuevo a sus antiguos -hace dos semanas- socios de Ejecutivo.

A este respecto, Luigi di Maio, líder de los populistas M5S, ya ha confirmado haber iniciado las negociaciones para una mayoría “sólida” en el Parlamento. Esta podría construirse con un apoyo de su fuerza con el PD, una suma de escaños que daría mayoría absoluta en el Congreso.

En las elecciones legislativas del 2018 el M5E arrasó con el 32% mientras el Partido Democrático fue la segunda fuerza más votada con poco más del 17%, seguido muy de cerca por la Liga de Salvini.

Ahora las cosas podrían ser bien diferentes. Pero primero hay que ver si Italia tiene nuevos comicios o nuevo gobierno... o qué. De momento todo está en el aire; al menos, hasta el martes.