Al menos tres niños muertos y dos heridos por un alud que sepultó una escuela en Colombia

En el momento del derrumbe en la zona rural de Tapartó había al menos 22 alumnos, una profesora y una mujer que trabajaba en el comedor escolar.
Integrantes del Ejército y grupos de socorro trabajan en el rescate de víctimas de un deslizamiento que sepultó una escuela en Tapartó, municipio de Andes (Colombia).
Integrantes del Ejército y grupos de socorro trabajan en el rescate de víctimas de un deslizamiento que sepultó una escuela en Tapartó, municipio de Andes (Colombia).
EFE/ Gobernación de Antioquia

Al menos tres niños han muerto y dos han resultado heridos este jueves después de que un alud de tierra sepultara una escuela en el momento en que al menos 22 alumnos estaban en ella, según han informado fuentes oficiales que atendieron la emergencia en el departamento colombiano de Antioquia (noroeste).

La emergencia ocurrió en el caserío Tapartó, que hace parte del municipio de Andes, donde el derrumbe sepultó la escuela El Porvenir. Además de los 22 alumnos también se encontraba una profesora y una mujer que ayudaba en el comedor escolar.

“Diecisiete de los niños fueron rescatados sin mayor novedad, de los otros cinco, dos fueron llevados al hospital local y están fuera de peligro y estables. Pero damos una noticia muy triste, que tres niños pierden la vida en este hecho”, ha detallado el alcalde de Andes, Carlos Alberto Osorio.

También salieron ilesas la profesora y la otra persona que ayudaba en el restaurante escolar, ha añadido Osorio.

Además, ha explicado que de acuerdo con las informaciones que se tienen hasta el momento es que en la parte alta de la escuela hubo un represamiento de aguas, lo que originó la tragedia.

“Los niños escucharon un ruido muy fuerte. La mayoría de ellos logró salir de la escuela”, ha detallado Osorio, quien ha añadido que los organismos de rescate siguen evacuando la tierra de la escuela.

En el sitio de la tragedia, el gobernador encargado de Antioquia, Juan Pablo López, ha expresado su solidaridad con las familias golpeadas por esta tragedia.

Ha agradecido al Ejército, Policía, Bomberos, Defensa Civil, Personería, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF, que se encarga de los niños) y a las más de 200 personas que se vincularon para atender la emergencia.

Según el gobernador, la escuela estaba en buenas condiciones y la causa de la tragedia fue la “acumulación de aguas” producto de las fuertes y constantes precipitaciones que azotan a buena parte del país.

La tragedia se produce un día después de que dos personas murieran —una niña de 2 años y una mujer de 30— tras el derrumbe de una ladera en un caserío (aldea) cercano a Medellín.

En vídeos que circulan en redes sociales se ve cómo una gran porción de la montaña cede en medio de los gritos de angustia de los lugareños.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, también ordenó la evacuación urgente de personas asentadas en las márgenes de la quebrada Doña María, a donde fue a parar gran cantidad de tierra y árboles que se desprendieron de la montaña.

Ir a la página principal