TENDENCIAS
14/06/2019 19:24 CEST

No solo existe el camping: otras opciones para dormir en un festival

Las hemos probado todas y estos son los pros y contras de cada una.

Mirko Vitali / EyeEm via Getty Images

Al pensar en dormir en un festival lo primero que se te viene a la cabeza es la tienda de campaña y los colchones inflables. Pero no es la única opción: no todos los festivales tienen área de acampada y, para los más exquisitos, un apartamento o un hotel es siempre la mejor alternativa.

Al fin y al cabo no a todo el mundo le gusta dormir en el suelo ni pasar dos días escuchando música constantemente. Día y noche.

Pero en el camping no todo son desventajas, como cualquiera de las otras opciones festivaleras tiene sus pros y sus contras. Las hemos probado todas para buscar ventajas e inconvenientes. Revísalos y elige.

Apartamento u hotel en la ciudad

Es la opción perfecta para los más exquisitos y también para grupos, además de la mejor alternativa si no hay zona de acampada.  

A favor: Tienes todas las comodidades, puedes descansar en una cama, hacerte la comida —en el caso del apartamento— y desconectar del ruido. Además, tus cosas están siempre seguras y se montar montar una fiesta alternativa en casa para calentar motores antes del evento. 

En contra: No estás cerca del festival ni te sumerges en el ambiente. Los apartamentos no suelen ser especialmente baratos y hay que tener en cuenta el transporte del recinto al alojamiento una vez que acaben las actuaciones que, al ser de madrugada, se reduce en muchos casos a coche —por lo que no podrás beber—, taxis o VTCs. Porque lo de volver andando puede ser una paliza.

EFE

Camping dentro del festival

Es la opción clásica para los festivales no-urbanos. Obliga a llegar más o menos pronto para coger buen sitio teniendo varios factores en cuenta: estar cerca del baño, al sol pero sin achicharrarse... Y exige tener destreza montando la tienda. Lo recomendable es tener un amigo hábil o un boy scout en el grupo.

A favor: Estás inmerso en el ambiente del festival, puedes relacionarte con el resto de gente que vive los conciertos igual que tú (y quién sabe si intimar o hacer amigos para toda la vida). Además, te ahorras el transporte para trasladarte al lugar del evento.

En contra: La comodidad brilla por su ausencia, sobre todo para los que no estén acostumbrados a dormir en saco. Para cocinar también hay ciertas limitaciones, así como para la higiene personal, tampoco hay baño más allá de los aseos químicos. Y claro, para coger sitio hay que madrugar como para coger hueco en las playas del Mediterráneo en agosto. Además, si hace mal tiempo puede que te ocurra como en el Arenal Sound 2015, cuando se inundó todo el área de acampada y tuvieron que cancelar el festival.

Apartamento dentro del festival

Solo apto para los más privilegiados. En el último Primavera Sound, Ikea montó cuatro apartamentos de 35 m² para no tener que abandonar el recinto ni un minuto. 

A favor: Se vive como un VIP con terraza privada para poder hacer fiestas, baño completo, cama cómoda y una casa diseñada para cualquier amante de la música. También tiene cocina, con microondas y frigorífico.

A esto hay que unir que no hay que moverse demasiado para ir a los conciertos y se puede descubrir qué ocurre en el festival cuando nadie está dentro. Es decir, se vive el evento en toda su esencia e incluso uno se puede encontrar con alguno de los cabeza de cartel haciendo la prueba de sonido cuando nadie lo ve.

En contra: A pesar de la comodidad de poder dormir en una cama o sofá-cama, tener un escenario al lado con música hasta las 5:30 de la madrugada no facilita demasiado el descanso. Son indispensables los tapones.

Photo gallery Ikea en Primavera Sound See Gallery