"No valgo la pena": descubriendo qué hay debajo de esta creencia

Se nos presenta en terapia con más frecuencia de la que se podría pensar por el enorme peso que conlleva.

Seguimos desgranando las creencias invalidantes.

“No valgo la pena” es una creencia que ejerce la presión de una losa en la vida de quienes cargan con ella.

Se nos presenta en terapia con más frecuencia de la que se podría pensar por el enorme peso que conlleva.

La consecuencia, para aquellos que la han interiorizado, es invisibilizarse en sus propias vidas.

.
.

Si profundizamos para qué hay debajo, podemos encontrarnos otras creencias como prefiero pasar desapercibida o desapercibido, me siento insegura o inseguro, temo que me puedan juzgar, me siento inferior a otras personas, temo que me rechacen.

Todas estas ideas pueden provocarnos sentimientos como la culpa, la rabia, la tristeza, la frustración por no poder salir del bucle, la inseguridad. Todo esto lleva, en muchas ocasiones, a no darnos una oportunidad a nosotras/os mismas, y podemos terminar aislándonos e infravalorándonos.

La ayuda de un profesional implicará aprender a manejar estas creencias, a gestionar los sentimientos que conllevan y, por tanto, modificar la base para poder hacer avances reales y duraderos, y que en nuestro día a día tengamos una mayor calidad de vida.